[Editorial] Presupuesto Municipal

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: Mauricio Ulloa

El crecimiento del presupuesto municipal de Chillán para 2017 debe ser motivo de optimismo para los habitantes de esta comuna, puesto que en teoría significa que la autoridad proyecta un aumento de los ingresos durante el próximo año, lo que permitirá abordar más gastos e inversiones que en el presente, con el único fin de mejorar la calidad de vida de los chillanejos.

 Para el próximo año, según el proyecto de Presupuesto entregado a consideración del Concejo Municipal para su análisis y aprobación final el 15 de diciembre, las arcas del gobierno comunal tendrán un total de $27.485.415.000. 

En teoría -conviene reiterar- esto merece aplausos, toda vez que no se trata de un incremento menor: el presupuesto 2017 representa un aumento de 11% nominal respecto de 2016. Y es que la expansión del presupuesto responde a aumentos en los ingresos previstos para el próximo año, como los provenientes de patentes, de licencias de conducir, de rentas de inmuebles municipales, de transferencias corrientes del Fisco y del Fondo Común Municipal (FCM). 

Pero además de aplaudir este aumento de los ingresos presupuestados, corresponde analizar cómo se gastarán esos recursos. Un ítem que crece es “Programas Sociales”, que para el 2017 manejará un presupuesto de $879.412.000 para cubrir las necesidades de 28 programas y casi 50 subprogramas. La cifra proyectada supera a lo definido para este año, donde llegó a $721.965.000. Otra partida que se incrementa es Servicio a la Comunidad, que llegará el próximo año a los $7.954.993.000, superior al de 2016, que es de $7.320.195.000.

A la baja, en tanto, se ha proyectado el ítem Actividades Municipales, que corresponde a actos y celebraciones de fechas y efemérides importantes para la ciudad y la comunidad. Para 2017 se destinan $236.076.000, mientras que en 2016 contó con $278 millones. Lo mismo ocurre con Programas Culturales, donde se comprometen $368.783.000, 7 millones  menos que este año, pese a que en 2017 se debe financiar la gestión y operación del Teatro Municipal. 

Por otra parte, el análisis de la partida de Educación vuelve a instalar la duda sobre la eficiencia que presentan este sector, lo mismo que la incapacidad del municipio por superar el déficit que año a año debe cubrir y que para 2017 se prevé del orden de $2.500 millones. 

De igual forma, no se observan medidas que apunten a reducir el gasto en remuneraciones. De hecho, en el marco presupuestario 2017 la municipalidad destina $8.739.383.000 para pagar a su personal, tanto de planta, a contrata como a honorarios y a quienes se desempeñen en diversos programas municipales. Tal cifra representa un incremento de 18,94%, muy por sobre el IPC y el reajuste del sector público en su conjunto. 

Situaciones como ésta reavivan el debate respecto de la necesidad de racionalizar los gastos por parte del planificador, mejorar la fiscalización de los concejales, así como también, de contar con efectivas instancias de participación ciudadana, alejadas del populismo, que den mayor transparencia al proceso de elaboración del presupuesto. 

Como consecuencia de estas falencias, la fuerte concentración en gasto que se advierte en el proyecto de Presupuesto 2017 disminuye las alternativas de inversión por parte del municipio, hecho que en la práctica no hace sino empobrecerlo e incrementar su dependencia respecto de factores externos.