Municipio de Chillán tiene 90 propiedades de alto valor en Ñuble

Casi un centenar de propiedades figura en un listado, desconocido hasta ahora, que da cuenta de todos los bienes que posee el municipio chillanejo, tanto en la cabecera comunal como en localidades rurales de Ñuble, entre los que obviamente está el más conocido de todos, el emblemático predio de las Termas de Chillán, en la comuna de Pinto.

El fundo cordillerano eleva a la Municipalidad de Chillán a la altura de los municipios del país que tienen una riqueza inmobiliaria de un nivel superlativo, si se considera el valor que tendría si fuera enajenado, pues diversas estimaciones calculan su precio de mercado en unos US$250 millones.

Según el último catastro emanado desde la Municipalidad de Chillán, a través de Transparencia, la entidad edilicia registra 90 inmuebles, de los cuales la mayor parte son terrenos utilizados para equipamiento comunitario en las poblaciones de la ciudad.

El documento tiene la virtud de exponer con claridad la tipología del predio y su ubicación, restando por conocer la superficie de cada uno de ellos, elemento básico para calcular su valor de comercialización. No obstante, la venta de terrenos no está al menos por el momento en la agenda local, aunque no se descarta si se dieran las condiciones para ello.

Hace unos años existió presión por vender terrenos municipales. Por ejemplo, el año 2005 hubo preacuerdos con las arrendatarias de las Cocinerías de Primera del Mercado Techado, para indemnizarlas frente al traspaso a privados del recinto que gestionaba la entidad edilicia.

Incluso en esa época existían discusiones respecto de la venta del Complejo Quilamapu, que tenía un estándar inferior al actual, pues carecía de los servicios que posee hoy como la moderna cancha de atletismo y campo de fútbol sintético.

El consejero regional Cristian Quiroz, ex concejal de Chillán,  recuerda que efectivamente entre 2004 y 2008 hubo debates internos acerca de la necesidad de deprenderse de determinados bienes inmuebles, pero las gestiones no pasaron de la fase de tentativas.

En la discusión incluso se llegó a ponerle valor a los predios que la municipalidad tiene en la cordillera de Pinto. Sobre el tema no existían certezas absolutas, sino que apreciaciones y evaluaciones muy preliminares surgidas a la luz de la venta de paños en las inmediaciones.

Además, las ideas tuvieron como base las tratativas de la familia propietaria del llamado fundo El Plan,  que abarcaba parte de las Termas, que puso en venta las tierras mediante una licitación internacional pidiendo alrededor de US$150 millones por su enajenación.

El concejal Jorge Vaccaro (RN)  recuerda que al interior del gobierno comunal se manejó un precio de US$250 millones por las Termas de Chillán, a la luz de los precios que se pagaban por terrenos en Las Trancas y la referida licitación que de alguna manera fue un referente.

La corredora de propiedades María Luisa Solar agrega que es evidente que el predio tiene un valor muy elevado si fuera puesto en venta o arriendo. En todo caso, a la hora de calcular un valor para parcelar se debe considerar que no toda la superficie tiene la misma calidad, pues existen zonas montañosas de difícil acceso donde no es factible construir, por lo que la cotización de esas áreas serían mínimas.

Hasta ahora, la principal estimación que se maneja para las Termas es aquella surgida en el interior del Concejo Municipal el año 2007,  cuando en momentos en que se estudiaba su licitación, se analizaba la posibilidad de vender el emblemático fundo municipal.

“El municipio no comercializa sus bienes”

El alcalde (s), Ricardo Vallejos,   al ser consultado sobre la eventualidad de enajenar bienes municipales, comentó que el municipio chillanejo “por regla general no comercializa sus bienes”.

Es por ello que si bien existe un catastro de propiedades y terrenos municipales en toda la ciudad, áreas urbanas y en las Termas, las casas y terrenos tienen solo valores fiscales, pero no comerciales.

En el caso del principal activo municipal, las Termas de Chillán, se indica desde el municipio que “eventualmente se puede enajenar, pero ello es una decisión del alcalde y del Concejo Municipal justificada para atender necesidades sociales”.

Las áreas que pueden ser arrendadas o concesionadas son en especial aquellas que no están incluidas en los contratos de concesión que mantiene la municipalidad con Nevados de Chillán.

La municipalidad chillaneja maneja los “valores fiscales” (no comerciales) para cada uno de los predios que tiene registrados, y en el caso de las Termas hasta ahora no se había indicado su monto, que según el registro oficial llegaría solo a $1.067 millones aproximadamente y que corresponde al fundo en su totalidad, sino que al terreno de mayor extensión. 

Pero agrega la municipalidad, “dentro del predio hay otro rol seccionado donde está ubicado el Hotel Nevados, que es de propiedad del municipio, con tasación de $4.300 millones aproximados. Además, cuando termine la concesión el municipio recibirá el otro hotel que construyó Consorcio, que pasará a dominio municipal”.

Las diferencias de valor fiscal entre el predio de mayor superficie y el de menor se justificaría por el hecho que en el segundo donde están emplazados los hoteles, es el que tiene mejores condiciones para albergar edificios.

De hecho el concejal Jorge Vaccaro, quien presidió la Comisión Termas el año 2007, en la época de la licitación del predio cordillerano, relata que en el corazón del fundo municipal se pueden construir torres de departamentos, los que le darían mayor plusvalía a los bienes de la ciudad.

Más terrenos

En poco tiempo más se debe sumar otro bien al municipio chillanejo, un predio de 25 hectáreas con acceso expedito junto a la carretera a Coihueco, que le traspasará la Dirección General de Aeronáutica Civil a cambio de otro de 30 hectáreas emplazado al lado norte del terminal aéreo Bernardo O’Higgins.

La municipalidad chillaneja ganará un predio menor en superficie, pero que tiene según antecedentes oficiales una tasación fiscal (no comercial) de unos $689 millones, contra solo $31 millones del que posee en la actualidad.

En el gobierno comunal aún se debate cual será el destino final para ese terreno, pero lo más seguro es que se transforme en un parque público y deportivo.

Como se trata de un terreno de gran extensión, la municipalidad ha propuesto preliminarmente que además de iniciativas municipales, algunos sectores puedan ser concesionados o arrendados a privados para potenciar su desarrollo.

Propiedades en pleno centro

En el centro de la ciudad la municipalidad tiene una serie de bienes de altísimo valor , que si fueran enajenados le darían ingresos multimillonarios, a la luz de los valores de locales comerciales que han sido traspasados en las zonas donde están emplazados.

María Luisa Solar plantea que en el sector del Mercado la municipalidad tiene una verdadera mina de oro, pues en ese sitio el metro cuadrado puede llegar costar 137 UF. Los valores son referenciales, pues las ventas de locales son escasas y lo que más se produce son arriendos a grandes tiendas nacionales a largo plazo, que es lo que más conviene a los propietarios locales.

Aún así, de tanto en tanto prosperan transferencias que permiten generar un precedente para ventas futuras. Por ejemplo, un local comercial de 250 metros cuadrados fue transferido hace poco en $900 millones.

Pero lo normal es que en el centro de Chillán y en 5 de Abril, entre Maipón y Constitución, el valor del metro cuadrado pueda llegar a las 80 UF, lo que se justifica por la ubicación, la demanda y sobre todo por la circulación de personas que le da atractivo comercial al sector.

Estas características son las que llevan a que la Casa del Deporte, emplazada justamente en 5 de Abril, tenga un valor comercial muy elevado si es que la municipalidad se decidiera desprenderse de ese bien raíz.

Hasta ahora el actual gobierno local se ha mantenido fiel a su interés por conservar los numerosos bienes que tiene registrados, argumentando que por ahora no tiene interés de lucrar con aquellos como si estuviera en el mercado inmobiliario.

Pero en el caso de un bien como es la Casa de Deportes o los terrenos de los corralones municipales, el municipio sostiene que podría estudiar un eventual negocio, pues al menos está dentro de sus atribuciones.

Sobre estos recintos y la posibilidad de enajenarlos, la entidad edilicia plantea  que “en la medida de existir una necesidad social imperativa que lo justifique, sí se podría hacer, pero por regla general el municipio no es agente de comercio”.

Otro de los bienes importantes que tiene la ciudad es un terreno que en el pasado cobijó un establecimiento educacional, ubicado en Claudio Arrau con Itata.

Se trata de un terreno que lleva años absolutamente deshabitado y que hasta hace poco estuvo abandonado y transformado en sitio eriazo, hasta que fue cercado con un cierre perimetral, lo que no ha impedido que sea ocupado.

El concejal Jorge Vaccaro plantea que en este lugar “debiera ser construido un centro de reciclaje, según una propuesta que hice a la municipalidad y que no prosperó”.

El core Cristian Quiroz, en cambio piensa que la municipalidad tiene en esa esquina un terreno donde puede construir una edificación que permita cobijar a alguna de las numerosas unidades municipales que han tenido que salir de la sede consistorial, dado que esta carece de espacios suficientes para todos sus departamentos y direcciones.

En este sitio, aparentemente, la municipalidad no tiene un proyecto específico en el corto plazo, pero se recalca que puede darle el uso que “estime conveniente de acuerdo al Plan Regulador Comunal”.

El gobierno local además es propietaria de una serie de terrenos donde se emplazan unidades educativas. En la medida que los establecimientos cierren por pérdida de matrícula se podrían convertir en terrenos susceptibles de ser enajenados.

La corporación edilicia podría eventualmente hacer negocios con los bienes de los que se desprenda. Y hay varias unidades educacionales que podrían cerrar en el futuro.
La municipalidad plantea que la venta de los terrenos donde se asientan escuelas y liceos podría ocurrir “siempre y cuando sean de su propiedad y cumpliendo el requisito de obtener recursos para solventar necesidades públicas”.