Los 4 cerrajeros más antiguos de Chillán explican el robo de autos

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: La Discusión

A veces es cosa de dejar el auto un par de minutos estacionado en el centro, a plena luz del día, para volver y encontrarlo con la chapa rota, sin la radio, el cenicero volcado y sin las monedas, la guantera vacía y -peor aún- sin el bolso, el maletín o el notebook que habíamos guardado para no hacer el trámite con las manos ocupadas.
La desazón es adivinable, sin embargo se estima que debido a que muchas veces el monto de lo robado no es muy alto, apenas un 50% de estos casos se denuncian en Carabineros.
Año tras año, carabineros de la Segunda Comisaría confecciona dentro de su cuenta pública una tabla estadística con las cifras exactas de cada uno de los delitos cometidos en la comuna de Chillán.
Sin lugar a dudas en la del 2015, que debería hacerse pública en el mes de abril, destacarán dos de los delitos que han sido tan notorios en nuestra ciudad que han sido remarcadas a nivel nacional por la encuestas de Paz Ciudadana: la de robos de vehículos y la de robo en bienes nacionales, que en este caso apunta al robo de especies que estaban dentro de un vehículo estacionado.
La cifra dura dice que en 2015 se robaron 151 autos, es decir un 36% más de lo denunciado en 2014. El total de Ñuble fue de 273 casos.
Sin embargo, el de robo en bienes nacionales, que sin duda llama menos la atención mediática, afecta a mucha más personas. Solo el año pasado se consignaron 587 denuncias en Chillán, donde más del 90% de los casos parte por la destrucción de la chapa de la puerta.
Una querella interpuesta por diversas concesionarias automotrices en Santiago en contra de Carabineros, en 2015, le impide a la institución volver a informar públicamente cuáles son las marcas de vehículos más robados o los más vulnerados, sin embargo, los cuatro cerrajeros más antiguos de Chillán, tienen su propio ránking, el que de hecho es perfectamente compatible.
Esta lista parte con el Nissan V 16, seguido por el Nissan Sentra, Hyunday Accent y la camioneta Chevrolet Luv.
Dentro de los vehículos “asegurados”, es decir aquellos de menos de 10 años, destacan el Toyota Yaris, el Hyunday Santa Fe y el Samsung SM3.
¿Por qué? “Lo que pasa es que desde hace unos 20 años que la calidad de las chapas bajó, antes las hacían de acero y ahora son una mezcla de bronce con plástico y basta con un atornillador o una llave allen limada en la punta para hacerlas pedazos en 30 segundos”, dice Rafael Rosemberg, quien lleva más de cuatro décadas con su cerrajería en el mercado y dice que “hoy por hoy recibo un promedio de siete a diez clientes por semana para que les arregle la chapa de su auto”.
Como los otros tres cerrajeros que tiene sus locales casi uno al lado del otro, coincide en que “en cambio los que no se rompen con nada son los Mercedes Benz, los BMW, los Audi o ese tipo de autos más caros, porque las chapas son casi de fierro forjado, imposibles de reventar”.
El maestro Sebastián Solís señala que reparar una chapa cuesta entre 7 mil y 8 mil pesos. Advierte que si la chapa no tiene arreglo se debe comprar el cilindro completo, cuyo valor oscila entre los 8 mil y los 13 mil pesos, mientras que su instalación “es de 7 mil pesos por puerta”. Según él “no solo se pueden abrir puertas reventando chapas, porque los autos que vienen con el seguro de la puerta al lado de la ventana se abren en cinco minutos con un alambre”.
Cualquiera que fuera el caso, en la cerrajería Romero aclara que “no hay absolutamente nada que hacer para mejorar la calidad de las chapas o la seguridad de las puertas, los autos hoy vienen así y hay que aceptarlo”.
Finalmente, Santiago Rosemberg, dice que “cuando llegan los clientes a arreglar sus chapas nos cuentan que les robaron las radios, un bolso, una chaqueta o un celular, entonces lo mejor que se puede hacer para evitar que les revienten las chapas es no dejar absolutamente nada dentro del auto”.