ONG chillaneja ayudará a jóvenes madres a salir adelante con sus niños

María Eugenia Martin, directora de “Luces del Futuro”, ONG inaugurada en Chillán, hace un movimiento enérgico con sus manos y dice -como asumiendo que falta caminar 100 kilómetros para llegar al destino- que “sabemos que en muchos casos van a llegar mamás que no van a querer a sus guaguas, pero nuestro compromiso es que en seis meses la terminen adorando y con las herramientas necesarias como para salir adelante en la vida, juntos”.


“Luces del Futuro” es el primer centro de acogida en la provincia, que busca ser un filtro, una instancia de oportunidad para que aquella madre primeriza que no cuenta con redes de apoyo, ni recursos, ni competencias suficientes para subsistir con su guagua en forma eficiente, termine cayendo en un estado de vulnerabilidad social que no le deje más opción que ir a un tribunal de justicia resolviendo qué hacer con su niño y termine por derivarlo a algún hogar de menores.


Por el momento cuentan con capacidad para acoger a siete mujeres con sus respectivos hijos o hijas, disponiendo de un moderno centro que cuenta con sala multiuso, baños con mudadores, cocinas, una estación de preparación de leche, baños, cocina, patio y boxes dormitorios para cada residente.


El centro está emplazado en el sector sur de la ciudad, cuenta con cerca de 290 metros cuadrados y se construyó en dos etapas, con fondos Presidente de la República y del Gobierno Regional por un total de $89.111.000.


“Todo nació por la decisión personal de querer realizar uno de los sueños que siempre tuve, que es tener un centro de acogida de este tipo, para mamás primerizas que están muy desorientadas o desvalidas y ayudarlas a salir adelante”, cuenta la directora, quien además es educadora de párvulos.


El equipo de trabajo contempla asistentes sociales, sicólogos, manipuladora de alimentos y una educadora de trato directo, quien será la que vele por el bienestar de las residentes durante la noche.


De tres a los ocho meses
Respecto al perfil de quienes podrán residir en “Luces del Futuro”, las capacidades del personal permiten -por el momento- atender a mujeres mayores de 18 años que no cuenten con un hogar, que sean víctimas de violencia intrafamiliar, que no presenten uso ni abuso de alcohol o drogas, que no requieran de cuidados específicos de salud y “que por sobre todo manifiesten su deseo de salir adelante”, acota Sthephany Henríquez, asistente social del programa.
En cuanto a los menores, estos deben ser de preferencia, de una edad no muy lejana de los tres meses de edad al día del ingreso, para que madre e hija puedan egresar cuando las guaguas ya bordeen los ocho meses.


Durante el proceso de reinserción social, a las madres se les entregará la oportunidad de continuar con sus estudios básicos o medios, se les entregará apresto laboral, talleres educativos en el área de salud “y otra serie de actividades recreativas para ellas y sus guaguas”, acotó la asistente social.
Por el momento el centro está recibiendo colaboración de diversas empresas privadas y públicas, como Chile Crece Contigo o la red RIA, “pero necesitamos más apoyo porque a futuro queremos hacer un trabajo aún más completo y por eso llamamos a las personas para que se hagan socios nuestros”.