Chillanejas demostraron que son las mejores bomberas del país

Épico, esa es la palabra que mejor refleja lo vivido -y obtenido- por el equipo femenino del Cuerpo de Bomberos de Chillán este pasado domingo en Santiago, cuando tras dejar en carrera a otros 13 equipos y vencer en la final a las favoritas, las de la 18ª Compañía de Vitacura, las cinco chillanejas se quedaron con el primer lugar del torneo “Desafío Bomberos Chile”, disputado en la Elipse del Parque O´Higgins.

Las pruebas eran una mezcla de destreza física, habilidades en el manejo de elementos propios del rescate vehicular como del combate de cualquier otro tipo de siniestro, sincronización, velocidad, capacidad organizativa y, por sobre todo, fortaleza mental.

Cada equipo estaba compuesto por cinco integrantes, que en el caso de las locales, son Paola Rivas (29), María Recabal (31), Paola Mundaca (32), Carla Fernández (24) y Jennyfer Castillo (21), por ser miembros de distintas compañías del cuerpo chillanejo, “ni siquiera nos conocíamos hasta antes de que se lanzara el concurso, yo con la Paola (Rivas) nos ubicábamos por ser de la 5ª Compañía, pero con las otras niñas nada, nos veíamos en las emergencias y hola y chao, nada más. Ese era un problema porque siempre hubo demasiada rivalidad”, explicó Paola Mundaca, quien con sus 176 centímetros de estatura, es la más alta del equipo.

Por lo anterior, es que más que ganar un trofeo, para el quinteto, “era nuestra principal misión el empezar a echar abajo esa rivalidad que hay entre las mujeres de las diferentes compañías, con este triunfo demostramos que no hay nada mejor que ser equipo. La verdad es que después de esto nos sentimos como una familia”, repasó María Recabal, de la 6ª Compañía.

Aún sonrientes, con el orgullo iluminando sus sonrisas, lucen la copa conseguida, que impresiona por su tamaño, como también lo hacen ellas ya que tres integrantes sobrepasan el metro 70.

“Esa fue una de nuestras ventajas, sin duda, en los rescates la fuerza física es fundamental y siempre hemos luchado para que no haya diferencias con hombres”, apuntó  Paola Mundaca.

Casi todas son mujeres con hijos que además trabajan y estudian, pero el compromiso con esta competencia se refleja -por ejemplo- en que Paola Rivas por motivos de trabajo se tuvo que ir a vivir a Santiago, “pero igual todos los fines de semana, desde que se anunció la competencia, estoy viajando a entrenar con mis compañeras”, contó a LA DISCUSIÓN.

Ahora el objetivo es mayor, competir a nivel internacional en un torneo que pronto definirá si la sede es Argentina o Brasil, “y ahí vamos a trabajar con pesos reales, con las exigencias que nos plantean los operativos reales, no tiene sentido hacerlo con los pesos de competencia”, apuntó Carla Fernández, de la Tercera Compañía.

En un edificio abandonado
A veces no tener con quién dejar a su hija o ser bombera pese a la oposición de su madre y hermana, son parte de las dificultades del día a día de María Recabal. A eso hay que sumar el que “nosotras entrenamos con elementos casi amateur, por ejemplo practicamos en un edificio de cuatro pisos que está abandonado y nuestro Randy (así se llama el muñeco que se debe rescatar) era un neumático”, cuenta Paola Rivas.

Pero no contienen las carcajadas al notar que entre ellas y Los 4 Fantásticos hay una similitud notable. Mientras la “Mole” es sin dudas la fuerte Paola Mundaca, Flash es Carla (le tocaba subir corriendo por las escaleras con un equipo de 14 kilos y ganó), Elastic Man era María, cuyo trabajo era estirar al máximo los brazos para subir las cuerdas.

Y la mujer invisible es Paola Rivas, porque llevaba la manguera al hombro y al apuntar, en su apuro, olvidó sacársela de los hombros y el chorro la lanzó hacia atrás, “entonces en la primera foto salgo con la manguera y en la foto siguiente, sale el puro chorro”, bromea.

Lo que viene es más y más esfuerzo, no solo en lo físico y mental, “viajar  al extranjero requiere recursos así que nos gustaría recibir alguna ayuda, sabiendo que ahora representaremos a Chile”, apuntó Carla.