Hospital busca vínculo con la comunidad tras agresión a funcionarios

Extienden horarios de visita  En el Hospital asumen que el cambio cultural es lento. Avendaño sostiene que el respeto mutuo en el trato es quizás lo más importante: “hemos avanzado mucho y no queremos retroceder. Hoy las unidades tienen visitas por más de 6 horas a excepción de los pacientes críticos. Los niños y adultos mayores pueden permanecer acompañados las 24 horas, y eso se ha construido con confianza y durante años”.

Sometidos a un fuerte momento de tensión, funcionarios del Hospital de Chillán no olvidan la traumática experiencia vivida la madrugada del 23 de septiembre último cuando fueron agredidos por familiares de una persona que murió tras ser baleado en su propio hogar en el sector poniente de Chillán.

Aunque los funcionarios constataron solo lesiones leves, las personas que presenciaron el hecho se sometieron a momentos de alto estrés, que obligaron a las autoridades del recinto asistencial, a reforzar medidas de seguridad que permitan otorgar mayor tranquilidad a los trabajadores que diariamente se desempeñan en el único hospital de alta complejidad de Ñuble.

  El director del Hospital Herminda Martín, Rodrigo Avendaño, reconoce que si bien los funcionarios deben mejorar el trato, y que ese es un tema de continuo análisis, sin embargo, sostiene que “es el trabajador quien tiene una mayor presión social porque está más observado en su labor, cuestión que entendemos como un signo de los nuevos tiempos. Pero también exigimos ser respetados y nuestro desafío es que la comunidad comprenda que aquello resulta clave para mantener la confianza”. 

El integrante del Consejo Consultivo de Usuarios, René Viveros, expresó su desazón con el hecho,  pues “como representantes de la comunidad, sabemos de los problemas con las listas de espera, las horas de especialistas, y la atención de urgencia, y expresamos en cada instancia nuestro parecer al director, a quien asesoramos y sugerimos ideas para mejorar, pero eso en ningún caso puede justificar las agresiones físicas hacia los funcionarios, sobre todo cuando existen las herramientas formales para reclamar”.

HOSPITAL AMIGO
Para fortalecer el vínculo con la comunidad, el establecimiento implementó el Programa Hospital Amigo de la Familia próximo a cumplir diez años, el cual brinda la posibilidad del acompañamiento nocturno de adultos mayores y niños.

“La posibilidad de que nos quedáramos, fue muy buena alternativa ya que pudimos acompañarla. Las personas que trabajan acá se portaron bien, ayudándome en todo”, grafica José Zapata Morales, residente en Pemuco y quien puede acompañar las 24 horas a su hija de 13 quien permanece hospitalizada.