“Un Paseo por la Ciencia” abrió la XXII Semana de Ciencia y Tecnología

En el marco de la XII Semana Nacional de la Ciencia y la Tecnología, los chillanejos disfrutaron de un entretenido recorrido por los laboratorios del Campus de la Universidad de Concepción con la actividad “Un Paseo por la Ciencia”.

Los visitantes pudieron conocer las distintas actividades de las Facultades de Ingeniería Agrícola, Agronomía y de la Carrera de Enfermería. El decano de la Facultad de Ingeniería Agrícola, José Luis Arumí, dijo que “esto es bastante importante dentro de la facultad, porque tiene que ver con uno de los roles de la universidad, que es la transferencia del conocimiento y la divulgación científica, esto es importante porque nosotros como científicos tenemos que contar lo que se hace”. 

Agregó que “aquí en el laboratorio de recursos hídricos preparamos un set de fotos para mostrar, con el fin de que las personas vean que uno se puede divertir haciendo este trabajo, para mostrar que esto es más que puros números y rigurosidad científica. Yo vivo de esto, lo paso bien y me gusta compartirlo”.

La jefa de Carrera de Enfermería, Karina Bustamante Vásquez, agregó que además de acercar la ciencia a las familias, la idea de esta jornada “es que conozcan este maravilloso campus, que tienen un espacio acogedor que invita a hacer un recorrido por las instalaciones que muchas veces no apreciamos estando aquí mismo”.

En una dinámica educativa lúdica y con talleres de biomimética realizados por el Centro Interactivo de Ciencias, Artes y Tecnologías, Cicat, los visitantes pudieron apreciar diversos ámbitos de la ciencia. Guillermo Sáez llegó con su familia y contó que vive desde hace casi cuatro años en Chillán. “La verdad es que nos pareció súper interesante, porque nuestros hijos (de 12 y 13 años) están en edad adolescente y esto les sirve para que vayan viendo algún sentido, alguna orientación de lo que quieren ser en un futuro”, comentó.

Su hijo, Natanael Sáez (12), cursa séptimo básico en el Colegio Concepción de Chillán. “Es primera vez que vengo a la universidad y me pareció interesante la actividad,  porque pude conocer más sobre ella, los mecanismos que tiene y además me recordó el campo,  cuando vivíamos en Temuco”, evocó.

Para Emilia Martínez, quien estudia en la localidad de El Carmen, fue una experiencia enriquecedora. “Me gustó porque pudimos aprender muchas cosas distintas y con los talleres de biomimética pudimos aprender más haciendo las cosas nosotros mismos”. Su amiga, Martina Sepúlveda, del Colegio Concepción, agregó que “es más didáctico trabajar así, con actividades manuales para ver cómo funcionan las cosas.