Sistema educacional municipal de Chillán sigue perdiendo matrícula

¿Cuál es la realidad de la matrícula de los establecimientos de la ciudad de Chillán? La pregunta comienzan a repetirse entre los concejales de Chillán, que ayer recibieron el Plan Anual de Desarrollo de la Educación Municipal, Padem, del año 2017.

La inquietud surge porque durante los pasados cuatro años se insistió en que el sector municipal,  que había perdido más de 10 mil alumnos durante el último decenio, presentaba signos de mejoría y se destacaba que el número de estudiantes se había estabilizado en alrededor de 10.000.

Pero en el informe presentado ayer a los concejales para su estudio durante este mes en comisiones, aparece una realidad diferente, como es que en los últimos cinco años la cantidad de alumnos registrados ha seguido disminuyendo a tasas menores, pero la pérdida es evidente.

El sistema ya no tendría fugas de integrantes a tasas de mil por año, pero parece estar lejos aún de sumar a más niños y jóvenes, los que se van al sistema particular subvencionado.

El concejal Víctor Sepúlveda (PC) comentó ayer que le llamó la atención la aparente incongruencia de las cifras aparecidas en el nuevo Padem con las que se plasmaban en los documentos de trabajo anteriores.

El edil precisó que “este es un instrumento de trabajo y la información que allí aparece debe ser cotejada y aclarada con los profesionales del DAEM desde la próxima semana”.

En lo inmediato, el lunes 3 de octubre, en la primera reunión de Concejo Municipal del mes, Sepúlveda pedirá que se justifiquen algunos elementos que aparecen en el plan educativo elaborado por el DAEM.

Cifras

Según el documento, “los establecimientos municipales han perdido del orden del 23% de matrícula en los últimos 5 años. Este comportamiento migratorio del alumnado del sector municipal hacia el sector particular subvencionado es una problemática general en todo el país y responde a diferentes causalidades”.
En cifras, el DAEM registraba el año 2010 12.448 alumnos, mientras que el 2011 la cifra llegaba a 11.498; el 2012 a 10.593; el 2013 a 9.899; el 2014, 9.689 y el 2015 a 9.574.

Las estadísticas más precisas y expuestas mediante gráficos llegan hasta el año 2015, pero en un desglose por áreas se puede ver que durante el año 2016 el sector parvulario atendía 1.192 menores; y prekínder y kínder a 1.016 (menos que en 2015).

En básica se anotan 6.076, menor en 340 a la cifra de 2015. Y en enseñanza media habría 1.305 alumnos, con un ascenso de 46 estudiantes. Se suman estudiantes de educación especial y enseñanza de adultos.

El sector no parece pasar por su mejor momento y según estadísticas del DAEM, los 38 establecimientos educacionales de la ciudad registran un déficit económico de $1.676.669.471.

En estas condiciones, para el año 2017 el DAEM solicita al municipio un aporte de $2.415.584.327, cifra similar a la entregada para el presente ejercicio presupuestario.

Déficit financiero

La persistente fuga de estudiantes desde el sector municipal al particular subvencionado ha generado déficit de operación, que debe ser cubierto por la municipalidad a través de aportes extraordinarios. El año 2013 la municipalidad destinó más de $2.600 millones y el 2014 el aporte llegó a los casi $3.000 millones. En 2015 fueron traspasados unos $2.300 millones y durante este año $2.400 millones, cifra similar a la propuesta para el año 2017.