Obispo llamó a la esperanza en tiempos de pesimismo

El obispo de Chillán, Carlos Pellegrin Barrera, presidió hoy, a las 19.00 horas,  el Te Deum de Fiestas Patrias, que se adelantó en un día a lo que ha sido la tradición en la Diócesis de Chillán.  


Ante la presencia de diversas autoridades, entre ellas, la gobernadora de Ñuble, Lorena Vera; el alcalde Sergio Zarzar; parlamentarios y representantes de las FF.AA. y de orden, hizo un especial llamado a cultivar la esperanza, frente al ambiente nacional marcado por el pesimismo y la falta de confianza por la que atraviesa el mundo de la política, la economía, y las instituciones a todo a nivel. “Nuestra misión es unir las manos a las de todos los que desean el bien común y aportar con nuestra actitud positiva y con la súplica al Señor de la historia, para que asista a nuestros gobernantes, a nuestras autoridades, y a cada chileno, para que no descansemos de construir puentes de diálogo y encuentro, en un ambiente de respeto a la diversidad que nos enriquece como nación”, sostuvo en su mensaje.


La férrea defensa a la vida en el debate de la agenda legislativa; el espíritu de unidad que debe primar ante la futura Región de Ñuble; la reforma de la educación superior; el empleo y el salario mínimo; y el verdadero valor de la vocación política; también fueron parte de los tópicos a los cuales el obispo Pellegrin invitó a la reflexión, donde destacó el progreso que ha experimentado el país en las últimas décadas, pero aún con la deuda pendiente ante la falta de equidad. “Lo que Chile requiere aún consolidar es una profunda vivencia de valores que conduzcan a la vida plena. Proveer nuevas oportunidades, mayor equidad y justicia en el campo de la educación, la salud, el trabajo, son caminos a la plenitud humana pero no fines en sí mismos”, enfatizó.