Dictamen motiva bloquear derechos de aguas en las Termas

La próxima semana la Junta de Vigilancia del Río Diguillín presentará finalmente, y dentro de los plazos legales establecidos, el recurso de casación ante la Corte de Apelaciones de Chillán, que busca dejar sin efecto el dictamen del 2º Juzgado Civil que favoreció al municipio en la llamada “guerra del agua” en las Termas.

La entidad que agrupa a regantes de la cuenca de ese curso fluvial y sus afluentes inició acciones en abril de 2015, luego de que denunciara ante la Dirección General de Aguas (DGA) el uso aparentemente arbitrario de aguas que le pertenecen y que no están registradas por parte del municipio, entidad que incluso ha construido obras para aprovechar los recursos hídricos que emanan de diferentes fuentes que nacen en el predio cordillerano.

La Municipalidad de Chillán,  que pretendía inscribir los derechos de aprovechamiento de aguas, se encontró con el rechazo de los regantes, quienes no estarían dispuestos a que la entidad edilicia registre derechos que les pertenecerían, por formar parte de la cuenca del Renegado y del Diguillín.

En primera instancia el 2º Juzgado Civil de Chillán falló a favor del municipio, dejando sin efecto las multas que deberían haber sido cursadas a la corporación municipal por captar aguas en la cordillera no inscritas.

Durante el análisis del recurso la municipalidad argumentó que la DGA no debió haber dictado las resoluciones reclamadas (contra las captaciones de agua y uso del recurso de manera irregular) sino que haberse limitado a regularizar los derechos de agua que se encuentran en curso.

Según aquello, la entidad edilicia defiende que se debería respetar el estatus quo existente respecto al uso y aprovechamiento de las aguas que se captan en el predio “Termas Minerales de Chillán”.

No obstante, el director de la Junta de Vigilancia, Francisco Saldías, confirmó que recurrirán ante la Corte de Apelaciones de Chillán, donde esperan revertir el dictamen del juez de primera instancia, pues entienden que el derecho los ampara.

Además estiman que si tuvieran un nuevo resultado desfavorable en el Tribunal de Alzada local, llegarán hasta la Corte Suprema para hacer valer sus derechos.

PRECEDENTE FAVORABLE
Para los regantes no todo está perdido, pues a diferencia del Juzgado Civil local, la Corte de Apelaciones de Concepción acaba de emitir un fallo que favorece su posición.

El pasado 11 de enero el tribunal regional dictó sentencia respecto del recurso que el 23 de mayo había presentado ante esa instancia el administrador y abogado municipal Ricardo Vallejos Palacios en nombre del municipio de Chillán.

El profesional exponía ante el tribunal penquista un recurso de reclamación contra de las resoluciones exentas pronunciadas por la Dirección General de Aguas del Bío Bío, de fecha 8 de abril de 2015, donde la entidad estatal le imputaba a la municipalidad una extracción no autorizada de aguas y la existencia de obras no autorizadas sobre vertientes situadas en la cuenca hidrográfica del río Diguillín; además de la presunta autoría del delito de usurpación de aguas.

Vallejos explicó que durante enero de 2015, atendiendo que desde tiempo inmemorial las Termas ha tenido el uso y aprovechamiento de las aguas en las vertientes ubicadas en su predio situado en la cuenca hidrográfica del río Diguillín, por caudales totales de unos 80 litros por segundo, inició un procedimiento de regularización de dichos derechos de aprovechamiento de aguas, de conformidad a lo prevenido en el artículo segundo transitorio del Código del ramo, disposición que posibilita la regularización de los derechos de agua no inscritos que se tenían en uso antes de la época de entrada en vigencia del citado Código de Aguas, durante o con posterioridad. 

Según constata el tribunal de Concepción, el argumento fundamental esgrimido por el reclamante, la Municipalidad de Chillán, “es la existencia en su favor de un derecho de aprovechamiento de carácter inmemorial o ancestral, atendido el uso y aprovechamiento de las aguas que ha efectuado en las vertientes ubicadas en su predio”.

No obstante, a pesar de las pruebas presentadas por el municipio, la Corte de Apelaciones de la capital regional sobre fundamentos legales rechazó, sin costas, el recurso de reclamación interpuesto por Ricardo Vallejos Palacios, en representación de la Municipalidad de Chillán, pues no habría presentado argumentos suficientes en contra de las resoluciones exentas pronunciadas por la Dirección General de Aguas.

Es este dictamen el que permite a los regantes entender que en nuevas etapas del proceso, que puede durar varios años, conseguirán finalmente hacer valer los principios del derecho que según su visión no fueron apreciados por los magistrados locales.