Solo 10 comunas de Ñuble destacan en gestión municipal

Como un premio a la capacidad técnica de los municipios fue calificado por el director regional de la Subsecretaría de Desarrollo Regional, Fernando Zabala, el estímulo que llegó a Chillán y otras nueve comunas de la provincia que tienen buenas ponderaciones en los diversos ítemes que forman parte del Fondo de Incentivo al Mejoramiento de la Gestión.

Según la información que maneja el directivo, son pocos los municipos de Ñuble que pueden felicitarse de cumplir los parámetros que los hacen descollar a nivel nacional y obtener ingresos adicionales, no menores para las arcas municipales siempre deficientes.

“¿Si uno hace bien la pega, cuál es el mejor premio que le pueden entregar?. Dinero extra obviamente. Y eso es justamente lo que hace la Subdere, que analiza el rendimiento de todas las municipalidades y solamente a algunas de ellas les entrega el premio”, plantea.

El mencionado fondo, Figem por sus siglas, está regulado por ley. El mecanismo considera en sus variables de cálculo la deuda previsional de las comunas, la reportabilidad a la Contraloría General de la República, que mide obligaciones de entrega de información relativa a los informes presupuestarios y contables de las municipalidades, eficacia en el cobro de las patentes municipales, la gestión de ingresos en relación a gastos de funcionamiento, responsabilidad en el uso de los recursos municipales y la transparencia municipal.

Además la Subdere establece cinco grandes grupos donde aglutina a todos los municipios del país en función de sus tamaños, desarrollo y grado de ruralidad que presenten.

Según esto, el último reporte de la entidad estatal, en la Provincia de Ñuble, Chillán es la única comuna incorporada al Grupo 2 de esta zona que accederá al incentivo, por lo cual percibirá $121.601.350. 

La ciudad se encuentra en el lugar 16 de 37 que forman parte del “grupo 2”. En ese segmento está además Chillán Viejo, que no califica, al igual que en 2015, para acceder a beneficios.

En la clasificación de la Subdere, Chillán pasa desde el lugar Nº 13 al 16 en un año, mientras que en el mismo escalafón la comuna histórica sube un puesto, desde el 25 al 24, pero no obtiene bono (al igual que el 2015) pues el Figem favorece solo a las primeras 19 comunas.

En el llamado “grupo 3“ aparecen San Carlos y Yungay. La primera lidera el listado este año, por lo que le corresponden $122.886.267. En tanto Yungay, que el año pasado estaba en el lugar 24 y alcanzó a recibir fondos de la Subdere, cae en la nueva medición al puesto 37 de su grupo, por lo que no obtiene incentivo.

Según la configuración del Figem en la provincia, no existen comunas en el “grupo 4” que reciban el fondo (Ránquil y Bulnes no calificaron), pero sí en el nivel siguiente, el Nº 5. Según el reporte, Pinto es la que está mejor ubicada y debe percibir $89.590.112, seguida por San Nicolás ($89.500.974); Ninhue ($87.532.048); Coihueco ($87.503.195); Pemuco ($84.679.159); Portezuelo ($84.677.618); Ñiquén ($84.198.434) y El Carmen ($82.936.553).

Fernando Zabala sostiene que los recursos que ingresan a las comunas deberán incorporarse en sus respectivos presupuestos y se destinarán a adquisición de activos no financieros, iniciativas de inversión o transferencias para gastos de capital para el Programa de Pavimentos Participativos del Ministerio de Vivienda y Urbanismo.

En el informe de la Subdere se despliega información que permite entender por qué varios municipios no tienen Figem, al aparecer a diciembre pasado con deudas previsionales. Es el caso de Bulnes, con deudas por $2.800.474; Cobquecura ($46.130.599); Quillón ($28.307.746); Quirihue ($206.391.133) y San Ignacio  ($181.307.186).

Gestión

La alcaldesa de Ninhue, Carmen Blanco, sostuvo que el bono “reconoce el trabajo que hemos realizado. No tenemos deudas previsionales y en transparencia pasamos desde el 3% a más de 80% de cumplimiento”.

El alcalde de San Nicolás, Víctor Todo, agregó que “los recursos que premian nuestro buen trabajo  serán ocupados para construir pozos profundos y efectuar diseños para agua potable rural”.