Los nexos del asesor que está detrás de la licitación de luces LED

Cuando la Municipalidad de Chillán presentó en marzo pasado al ingeniero eléctrico Sergio Wicki Caro, pocos se imaginaron las redes que este experto, desconocido en la ciudad, había logrado crear durante su actividad profesional desde el 30 de mayo de 1994, cuando obtuvo su diploma en la Universidad de Santiago de Chile bajo el nombre de Sergio Muñoz Caro.

Este asesor y consultor municipal fue presentado por el alcalde Sergio Zarzar en sesión de Concejo Municipal de marzo de este año, como la persona que lideraría un estudio cuyo destino era analizar la red lumínica de la ciudad y presentar ante los Ministerios de Hacienda y Energía los informes que aseguraran que Chillán estaba en condiciones de endeudarse a largo plazo, para cambiar todas las luminarias de sodio que quedan en su trama urbana, unas 15.000, con una inversión calculada en unos $10.800 millones.

Tras la presentación oficial, se produjo la primera reunión de trabajo entre Wicki y los concejales, donde Jorge Marcenaro, alertado de las actividades del ingeniero civil eléctrico, presentó una serie de antecedentes que daban cuenta de eventuales irregularidades o cuestionamientos de Contraloría sobre él, cuando trabajaba para la Municipalidad de Renca. De hecho el portal de periodismo de investigación, Ciper, publicó el año 2015 un artículo denominado “El fraude que oscurece las licitaciones que ganó LG para iluminar seis comunas con LED”, donde relata como el experto, cuando se llamaba Sergio Muñoz Caro (luego se cambió de apellido), presuntamente aseguraba licitaciones de luminarias a su empresa:  “era otra empresa la que tenía asegurada la licitación: Ingeniería en Construcción y Administración (Raise). Aunque es mucho más pequeña que LG, ha sido la favorita histórica de la alcaldesa Vicky Barahona (UDI) a la hora de contratar servicios de instalación y mantención de alumbrado público. El antiguo dueño de Raise, Sergio Muñoz Caro, fue jefe de seguridad ciudadana del municipio y cuestionado por la Contraloría en 2008 por los contratos simultáneos de Raise y ESE con Renca”, se lee en un pasaje del artículo.

Los antecedentes presentados por Marcenaro fueron rechazados por el mismo Wicki, quien respaldado por el municipio chillanejo comenzó a recopilar antecedentes para dar forma a una demanda civil por injurias y calumnias contra el concejal independiente. Tras varias semanas de escaramuzas, el tema fue olvidado, pero la Municipalidad de Chillán, lejos de descartar a Wicki como el encargado de efectuar el estudio, lo confirmó como consultor externo, de tal manera que en dos meses cumplió las gestiones que se le habían encomendado y que derivaron en dos pagos por un total de $6.000.000 para el profesional.

Licitación millonaria
Con la confirmación que la ciudad podía endeudarse a largo plazo por unos $10.800 millones para cambiar las luminarias, el municipio de Chillán llamó a licitación con el fin de encontrar a la empresa que pudiera ejecutar las obras encomendadas, en el contrato más millonario pagado por la casa consistorial en su historia con recursos propios. 

A la entrega de propuestas técnicas y económicas, concretada el 12 de agosto pasado, llegaron solamente dos empresas con proyectos concretos: The Pegasus Group Company S.A., con una oferta por $6.080.592.600, y Maxligth GCE Solar Chile, que propuso $10.588.233.121.

De inmediato se generó la controversia, ya que partir de la entrega de los antecedentes el concurso público dio un vuelco y se instaló la suspicacia en el municipio y en la opinión pública en general. Esto debido que frente a un proyecto calculado por la Municipalidad de Chillán, tras el informe de Wicki, para costar  $10.800 millones,  llegó una empresa ofreciendo $10.500 millones, y otras un poco más de 6 mil millones, generando una diferencia de más de $4.500 millones entre las firmas postulantes. 

Tras la presentación, el municipio expresó críticas en una conferencia de prensa el pasado lunes sobre la empresa más barata, deslizando suspicacias respecto de lo bajo de su oferta. De hecho la alcaldía manifestó, antes de que la comisión dispuesta termine de evaluar las dos propuestas, que no quería repetir un “Puente Cau Cau”, en Ñuble, haciendo referencia a la bochornosa licitación del viaducto levadizo en Valdivia. 

No obstante la firma cuestionada, The Pegasus Group, figura desde hace ocho años licitando en Chile, y cuenta entre sus clientes instituciones como el Servicio de Impuestos Internos, Gendarmería de Chile, la PDI y el Ejército.

Además de esas dos ofertas, a la licitación llegaron otras dos empresas, cuyas propuestas fueron incompletas. Un oferente fue CyG Limitada, una firma menor de Chillán Viejo que realiza trabajos en terreno para Maxlight (la empresa que ofertó más alto) y que ofreció  $10.905.880.114, propuesta más alta que la de su socia, por lo que su destino era ser desechada por la municipalidad. Se suman los antecedentes de Instec Ingeniería y Construcción, que solo ofertó  $1.000 (mil pesos) y no entregó una serie de documentos.

Offersuite, Maxlight, wicki y Chillán
La oferta de  Maxlight GCE Solar Chile, más onerosa en $4.500 millones que la de su competidora The Pegasus Group para el municipio, está ligada a la empresa Representaciones Offersuite, que fue la que originalmente se interesó en la licitación y realizó los trámites administrativos previos con la entidad edilicia.

Representaciones Offersuite es una empresa que comercializa productos de la marca alemana GCE Microplus Germany, a través de la cual garantizan alta eficiencia lumínica, a la vez de un eventual menor gasto energético. Su representante legal es María Verónica Pino Rojo,  con residencia en Santiago.

Esa empresa ha ganado en los últimos años decenas de proyectos de iluminación en comunas del país, en especial desde la Región Metropolitana hacia el extremo sur, de acuerdo a los antecedentes disponibles en la página de negocios del Estado, Mercado Público (www.mercadopublico.cl), donde de manera transparente las firmas interaccionan con municipios y entidades gubernamentales. De hecho Offersuite, ligada a Maxlight, fue la que ganó la anterior licitación del municipio local, cuando con dineros del Gobierno Regional, cambió las luminarias de las cuatro avenidas, por más de $800 millones, contrato adjudicado en 2014.

Representaciones Offersuite trabajó estrechamente con Sergio Muñoz Caro o Sergio Wicki Caro, el asesor que ofreció en 2015 hacer  el estudio que permitió definir el costo del cambio de las luces led en Chillán, y que posteriormente derivó en la hoy polémica licitación.   De esta manera, el profesional que asesoró a la municipalidad chillaneja, al que se le cancelaron más de $6 millones y cuyo informe fue clave para generar la licitación para el polémico recambio de luminarias de sodio por LED, al menos hasta 2015 -de acuerdo al último registro de documentos investigados por LA DISCUSIÓN- fue funcionario o estuvo ligado contractualmente a Maxlight-Offersuite, firma que compite por adjudicarse el contrato más millonario pagado alguna vez por el municipio chillanejo, y a un costo $4.500 millones superior al de la empresa competidora.

Los antecedentes permiten situar al controvertido ingeniero civil eléctrico en ciudades como Curicó, Puerto Aysén, Puerto Cisnes, Molina e Isla de Pascua. En todas ellas se repite el patrón: Offersuite participa en las licitaciones, mientras que la oferta la realiza Maxlight GCE Solar Chile. Y en la mayoría de los casos el ingeniero jefe de proyecto o representante de la firma es Sergio Wicki Caro.

En el caso de la Provincia de Ñuble, Offersuite ha realizado muchas instalaciones eléctricas desde el año 2012, la mayoría de ellas en Chillán. De hecho cuando postula a licitaciones en otras ciudades muestra mediante documentos municipales las iniciativas desarrolladas en la capital de Ñuble  como respaldo.

Entre los proyectos estrella de Offersuite en Chillán figuran la instalación de luminarias en la Población Luis Cruz Martínez por $40.727.447; el cambio de tecnología en el sector oriente por $432.366.568; en la Población Bonilla por $33.366.568 y otras, al que se suma el mayor a la fecha, por $876.849.834, para mejorar la red centro, proyecto ejecutado el año 2015.

En todas esas iniciativas no aparece Wicki vinculado directamente a los trabajos ejecutados en la ciudad, pero mientras se desarrollaban esos proyectos en Chillán, el profesional figuraba como representantes de Maxlight-Offersuite en otras ciudades del territorio nacional, tal como aparece en documentación oficial presentada a diversos municipios en diferentes licitaciones ejecutadas hasta el año 2015.

En todos los casos su nombre, tanto si su apellido es Muñoz o Wicki, está presente en el organigrama que la empresa entregaba a las municipalidades al momento de presentar las ofertas técnicas y económicas.

De esta manera, para el proyecto de Reposición del Sistema de Alumbrado Público de La Junta, comuna de Cisnes, cuyo código en el Mercado Público es 3791-29-lr16, la municipalidad dictó la adjudicación a Maxlight luego de concluir la evaluación interna. Y en la documentación figura Wicki como miembro de la empresa. Ese es solo uno de los documentos  oficiales que confirma el vínculo Sergio Wicki con Maxlight-Offersuite.

El año pasado la misma comuna de Cisnes llamó a otra licitación, la 3791-59-lr15, para la Reposición Sistema de Alumbrado Público de Puerto Cisnes, la que fue adjudicada a Maxlight y donde el ingeniero jefe también fue Sergio Wicki.

El año 2014, la Municipalidad de Chile Chico licitó la Reposición del Alumbrado Público en la Avenida O’Higgins (4609-50-lp14) y como en otros casos la empresa que postula en Chillán para cambiar las 15.000 luminarias salió favorecida, siendo Wicki el responsable de ejecutar el proyecto en terreno.

El 22 de noviembre de 2013, cuando Wicki aún firmaba como Sergio Muñoz Caro, la Municipalidad de Puerto Aysén adjudicó a Representaciones Offersuite la Conservación del Alumbrado público en Puerto Aysén (2713-251-lp13) por la cifra de $971.812.405, siendo nuevamente el actual asesor de la municipalidad pieza clave en todo el proceso.

Igualmente es posible detectar la presencia del ingeniero eléctrico en Isla de Pascua el año 2014, en Molina el año 2014 y Los Muermos en ese mismo año, siempre en el rubro de recambio de luminarias urbanas y en cada caso junto a la empresa  Maxlight-Offersuite.

Cambio de luminarias en Chillán
En el proceso de licitación pública para el recambio de las luminarias de Chillán (2467-180-lr16), específicamente en la fase abierta de Preguntas y Respuestas, no fueron pocas las consultas de otras empresas postulantes que ponían en tela de juicio la transparencia del concurso.

Una empresa expuso de manera directa las dudas que le parecían las bases de la licitación, donde daba a entender que se favorecía a la empresa de Wicki: “Todas las licitaciones de luminarias LED anteriores fueron adjudicadas a Offersuite, es posible que esté dirigida nuevamente a esta empresa, ellos trabajan microled, y los requisitos de eficiencia los favorece”.

En ese momento no se sabía que la persona que realizó el estudio previo para la municipalidad, base de todo el proceso posterior, y que pudo tener injerencia en el desarrollo de las bases de la licitación, era Sergio Wicki Caro, quien aparecería vinculado justamente con Maxlight-Offersuite.

Durante la referida etapa de consultas al municipio al menos dos empresas manifestaron que existían falencias en las bases de licitación, por lo cual solicitaban retrotraer todo el proceso, lo cual no fue aceptado por la municipalidad.

Al realizar consultas periodísticas sobre esas preguntas, se planteó desde el municipio que quienes exponían tales requerimientos eran particulares que nada tenían que ver con el proceso y que ingresaban al portal solo para cuestionar y perjudicar el proceso.

Una empresa consultó que “debido a la gran cantidad de incongruencias en las bases administrativas y técnicas, ¿no sería mejor bajar la propuesta y esperar que con la nueva administración lleguen profesionales que dominen la materia?”.

Otra afirmó: “estas graves incoherencias solamente nos permiten solicitar revocar el proceso y volver a subirlo nuevamente, más acorde, exacto y adecuado. En caso de no proceder la revocación, realizar todas las modificaciones que nos permitan entender correctamente el cuerpo de la licitación”.

A pesar de que la municipalidad rechazó tales argumentos, finalmente tuvo que aceptar la evidencia y modificar sobre la marcha las bases de licitación, las cuales efectivamente tenían incoherencias y fallas en algunas fórmulas de cálculo, como se observa en el portal del Mercado Público.

Se espera que durante los próximos días la municipalidad entregue a los concejales la propuesta de adjudicación, donde la prioridad, a juzgar por las declaraciones emitidas por la alcaldía de manera pública, la tendría la firma más cara, Maxlight-Offersuite, la empresa donde el asesor municipal Sergio Wicki figura estrechamente ligado, mientras que The Pegasus Group, la más barata,  quedaría fuera de bases por falta de antecedentes. De ser ese el escenario, la Municipalidad de Chillán optaría por una oferta $4.500 millones más cara que la más baja presentada, dineros pagaderos a 10 años plazo.

El asesor que quiere asumir el control del proyecto

Hace tres semanas los concejales de la ciudad se entrevistaron con el ingeniero Sergio Wicki para que les entregara antecedentes técnicos sobre el proyecto que ideó junto al municipio chillanejo.

La cita tenía como objetivo despejar las dudas existentes en el Concejo Municipal, donde varios ediles tienen inquietud respecto de la iniciativa, tal como fue modelada por el ingeniero que aparece vinculado con una de las empresas que postula a la licitación.

En esa cita, donde los concejales sin mayor conocimiento técnico no hicieron grandes consultas, Wicki expuso que dada la cuantía del proyecto, era necesario, al igual que en otras comunas donde hubo un cambio mayor, que fuera contratado un asesor externo que controlara todos los procesos, ofreciéndose él.

Argumentó que dada su experiencia, los ahorros que generaría el sistema permitiría a la municipalidad pagar alrededor de $4 millones al mes y por un tiempo no definido a quien fuera contratado. 

Wicki declaró que era necesario, para mantener en operaciones el renovado sistema, que el tema lo asumiera una persona ajena al municipio y con dedicación exclusiva. La propuesta no fue aprobada  en la sesión.