Salud adjudicó nuevo hospital, pero decisión depende de Contraloría

Director de la entidad mandante, Iván Paul, indicó que se esperará informe de aquella entidad Si bien la italiana Astaldi presentó el menor precio, hay otros factores que se consideran en la evaluación

El Servicio de Salud Ñuble (SSÑ) ya eligió a la empresa que construirá el nuevo hospital de alta complejidad de Chillán, pero no develará el nombre hasta que no se complete ante Contraloría el proceso de revisión de la adjudicación.

El SSÑ derivó hace un par de semanas hacia esa entidad los antecedentes que tuvieron a la vista los profesionales que integran la comisión de evaluación de las siete propuestas que llegaron al concurso público, argumentos que llevaron a la elección de la que mejor respondía a los requerimientos técnicos y financieros.

Para participar del proceso llegaron las empresas OHL S.A., con $232.347.637.208; Besalco S.A., $196.192.771.953; CSJ Agencia, $194.583.323.310; Sacyr Chile, $186.352.516.672; FCC Construcción S.A., $199.441.828.294; Astaldi, $157.670.856.648 y Moller y Pérez Cotapos, $201.960.657.053.

Se podría presumir, a la luz de los antecedentes, que la italiana Astaldi tendría ventajas, debido a que es la única que se ajusta al presupuesto de $161 mil millones que maneja el SSÑ, pero en una licitación son además del precio otros los factores examinados y evaluados.

Desde el Servicio de Salud Ñuble se confirmó este martes, día en que por el calendario de la licitación se debía informar a la empresa ganadora,  que efectivamente fue emitida una resolución oficial para “adjudicar a una empresa y esa resolución está en trámite en Contraloría”. 

Sobre el tema el director del SSÑ, Iván Paul, agregó que “la propuesta que adjudica el diseño y construcción del nuevo hospital a una de las empresas postulantes, que realizó la comisión evaluadora, se encuentra en el trámite de toma de razón en Contraloría. Por lo tanto, se está a la espera que el órgano contralor se pronuncie respecto a dicha propuesta”. 

La autoridad de salud sostuvo además que el proceso tiene un cronograma y etapas que deben ser satisfechas antes de que se produzca el pronunciamiento definitivo.

En lo que respecta a Contraloría una vez que aquel trámite administrativo esté resuelto, se redefinirá el cronograma, que tendrá su punto de partida con la firma el contrato con la empresa.

Paul planteó que la toma de razón por Contraloría “entendemos que es un proceso que toma tiempo, ya que se deben revisar antecedentes técnicos y administrativos de la propuesta de la empresa.  De hecho, remitimos a Contraloría 50 archivadores con los documentos de respaldo del proceso de evaluación, los que deben ser revisados acuciosamente”. 

El director del SSÑuble recalca que “el Servicio de Salud Ñuble ha cumplido con los plazos estipulados en las bases de licitación. Ese es el documento administrativo que determina las fechas. El último hito se cumplió con el envío del informe de la comisión evaluadora que adjudica el diseño y construcción a la Contraloría para la toma de razón, trámite cuya duración depende exclusivamente  del órgano contralor”. 

Sobre el particular sostuvo que si no hubiera observaciones de parte del órgano de control, solo “cuando tome razón se conoce el nombre de la empresa adjudicada”. 

El SSÑ precisó que no por haber entregado la menor oferta económica Astaldi tiene asegurado el contrato de construcción del nuevo centro asistencial, pues “son varios los criterios de evaluación establecidos en las bases. No solo el valor de la oferta, también están la capacidad económica y la experiencia de los oferentes en obras sanitarias similares, entre otros”.