Contraloría presentó cargos contra municipio de Chillán por licitacion

En momentos en que la Municipalidad de Chillán está cerca de licitar el cambio de todas las antiguas luminarias de sodio de la ciudad por focos LED de última generación, en un contrato que se convierte en el más millonario de la historia local con recursos del propio municipio ($10.800 millones),  aparece un informe de Contraloría que abre el debate sobre anteriores concursos públicos desarrollados por la entidad edilicia.


El tema fue abordado por el ente contralor luego de que concejales de oposición presentaran un requerimiento para que fuera investigada la manera en que la corporación edilicia abordó los contratos para la producción de la Fiesta de la Vendimia en abril pasado.


Para ejecutar aquel evento fueron desplegados dos contratos, uno relacionado con la producción operacional de la Fiesta de la Vendimia a Mathieu y Mathieu Producciones, por $11.344.537. El otro estaba relacionado con la contratación de artistas, e igualmente fue entregado por el municipio a esa empresa que permanentemente desarrolla eventos con el municipio. Hay que consignar que desde el año 2012 al 2015 esa productora habría ganado contratos con el municipio por un millón de dólares aproximadamente, firma que a su vez aparece en el Servel entregando apoyo a la última campaña que permitió la reelección del actual jefe comunal.


La contratación de artistas para la Fiesta de la Vendimia estuvo salpicada de reclamos de otras productoras locales, que alegaron una eventual entrega de información privilegiada previo a la licitación a Mathieu, lo que consta como antecedentes en el informe de Contraloría.


Este organismo, luego de realizar una investigación, planteó  en su informe técnico que “de los antecedentes examinados sobre la convocatoria en cuestión (Fiesta de la Vendimia) y otra ocho efectuadas para contratar similares servicios se verificó diversas deficiencias, principalmente sobre omisión en las bases de mecanismos de asignación de puntajes, exigencias de registro para presentarse a convocatorias, plazos para informar al Concejo Municipal, días de publicación en el Sistema de Información de Compras y Contrataciones de la administración, entre otras”.


Contraloría analizó además la manera en que opera Control Interno, que es la unidad encargada de verificar que las contrataciones se desarrollen de acuerdo a la normativa nacional.


La entidad regional precisó que el contralor interno “ha realizado diversas auditorías y en lo que va corrido del 2016 ha presentado en diversas ocasiones incumplimiento asociados a compras específicas,  principalmente relacionados con falta de planificación y programación en las contrataciones que realiza el municipio, sobre lo cual no consta que se hayan adoptado medidas”.


Un hecho que llama la atención de Contraloría es que en una licitación para una versión anterior de la Fiesta de la Vendimia la municipalidad pidió equipos con marca para la producción del evento, lo que es una conducta impropia y que ha sido criticado en otras licitaciones.


En la licitación analizada “exigieron marcas específicas tales como sistemas Line Aray Electro Voice, Multiplar Whirwind amplificador Crown XTI 600-Audiolab DA 400, reproductor CD Denon 4500, entre otras” lo que infringe la norma que “establece que las especificaciones de los bienes y servicios que se quieren contratar deben ser genéricas sin hacer referencias a marcas específicas”.


Tras el análisis técnico la Contraloría notificó a la municipalidad,  que deberá entregar antes de 4 de noviembre próximo un informe de estado de observaciones.