Implementan plan para detectar consumo excesivo de alcohol y drogas

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: Agencia Uno

Un innovador plan dirigido a personas con consumo riesgoso de alcohol y drogas implementará el Servicio de Salud Ñuble en los centros de salud primaria de las comunas de Chillán, Chillán Viejo, Coihueco y San Carlos.

Se trata del programa Vida Sana, iniciativa para apoyar a quienes consumen estas sustancias de manera esporádica pero excesiva, por lo general en una sola jornada, lo que acarrea riesgos para su salud física, psicológica y el deterioro de sus relaciones sociales.

“Estas drogas implican riesgos para la salud mucho antes de que se desarrolle la adicción, por lo que es necesario anticiparse a dichas conductas. Siguiendo las orientaciones del Ministerio de Salud y avaladas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el objetivo ahora es implementar este  programa Vida Sana para identificar a estos consumidores intermedios y evitar que suban en la escala de riesgo”,  explicó el Director del Servicio de Salud Ñuble, Iván Paul.

“La idea es que en los controles periódicos de salud o en otros espacios de atención como colegios,  se identifique a quienes presentan un uso intenso de alcohol, cinco o más tragos en una sola ocasión, ya que ese comportamiento aumenta la probabilidad de padecer problemas de salud o incurrir en peligros”, explicó el directivo.

“Quienes han bebido en exceso y en ocasiones con consumo paralelo de drogas,  asumen riesgos que normalmente no tomarían si estuvieran sobrios, por ejemplo, conducción de vehículos, involucrarse en violencia o peleas callejeras, acceder a relaciones sexuales sin protección, exponiéndose a contraer infecciones de transmisión sexual o embarazos no deseados”, precisó.

El programa Vida Sana está dirigido a personas de 15 a 44 años y destinará 51 millones de pesos para su implementación.

“Con el apoyo de profesionales del SENDA,  iniciamos la capacitación de los equipos de salud,  ya que deben aplicar herramientas para reconocer este patrón de consumo e indicar la atención de salud más adecuada”, explicó el coordinador de esta iniciativa en el servicio de salud, el asistente social Claudio Martínez.

La estrategia considera la aplicación de cuestionarios para evaluar con qué periodicidad y en qué cantidad se consumen estas sustancias.  “Con los resultados, y dependiendo del tipo de consumo detectado, cualquier profesional de la salud (médicos, enfermeras, kinesiólogos, técnicos, etc.), podrá realizar intervenciones como consejerías o si se trata de consumo perjudicial o dependencia, derivarlos a un especialista para comenzar un tratamiento específico”, explica el profesional.