Advierten baja fiscalización al uso de leña seca en Chillán

Mejorar el trabajo fiscalizador y aumentar la oferta de leña certificada en Chillán y Chillán Viejo  son los temas que deberán resolverse a nivel local con el objetivo de disminuir los altos niveles de descontaminación ambiental por material particulado fino (MP2,5), según se desprende de las conclusiones a la que llegó el Comité Técnico Regional de la Leña, que sesionó este miércoles en la capital ñublensina.

Si bien el recientemente creado órgano multiministerial, que también acoge a representantes municipales de la intercomuna, de los sectores empresariales, académicos y del Sistema Nacional de Certificación de la Leña, admitió que el uso del popular combustible es el principal causante de los altos índices de polución que a diario se repiten durante los días de otoño-invierno, su misión apunta a que el consumo de biomasa sea responsable y así evitar la generación masiva de emisiones contaminantes.

El grupo de trabajo, que nació el pasado 13 de julio, se alinea con lo dispuesto en el Plan de Descontaminación Ambiental (PDA) de Chillán y Chillán Viejo, documento que promueve el uso de leña con menos del 25% de humedad.

Fiscalización y falta de recursos
La encargada de la Unidad de Epidemiología de la Delegación Provincial de la Seremi de Salud, Patricia Vallejos, afirmó que la labor fiscalizadora que les compete de acuerdo al texto ambiental local promulgado el 28 de marzo pasado, se ve limitada por la escasez de recursos con que manejan internamente.

La funcionaria admitió que pese a que el PDA presenta metas claras respecto a mitigar la tóxica contaminación intercomunal, lamentó que no se cuente con una inversión especial para lograr el trabajo en terreno que deben realizar los días decretados oficialmente como críticos (Alerta, Preemergencia y Emergencia Ambiental).

“Nosotros no tenemos recursos asignados para fiscalización, se hace con recursos propios, pero creo que es un tema que tendrá que resolverse en el tiempo, porque no olvides que lo que haces con el dinero que tienes destinado para una cosa dejas de hacer otras, que son tan o más importantes. Yo pienso que los programas deben ir con sus recursos asignados, no pueden hacerse solo con la buena voluntad”, sostuvo y añadió no saber si es que en los próximos años recibirán dineros frescos entregados por el PDA.

El jefe provincial de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), Francisco Castillo, aseguró que la institución que representa está coordinando estrategias orientadas a maximizar los esfuerzos de fiscalización, contando con los mismos medios económicos que manejan por el momento.

“Lo que estamos haciendo es caracterizar mejor y más precisamente las conductas de consumo y de comercialización, de manera de poder focalizar nuestra fiscalización los meses, horarios y días en que más movimiento hay, de manera de seguir formalizando y controlando a las personas que hemos incorporado a la legalidad”, explicó Castillo, quien expuso ante la mesa de trabajo el rol que les compete dentro del PDA.

Comercialización
A juicio del secretario nacional del Sistema Nacional de Certificación de la Leña, Jaime López, la intercomuna adolece de una adecuada oferta de biomasa que le garantice a la comunidad que su consumo no será perjudicial para el ambiente respirable.

Jaime López recordó que solo tres centros de acopio chillanejos tienen la certificación, por lo que advirtió que los esfuerzos deberían tener como meta ampliar este ínfimo número.

“El problema es el mal uso de la leña. Si se consume leña certificada, que implica que tenga un nivel de humedad inferior al 25%, que provengan de bosques manejados sustentablemente y que tengan un origen conocido, vamos a tener una situación totalmente distinta a la que hoy tenemos en Chillán y Chillán Viejo; por eso creemos que al menos el 50% de los comerciantes que existen en la intercomuna deberían ofrecer leña certificada y no solo tres como actualmente hay”, opinó.

El ejecutivo reiteró que el trabajo que se viene haciendo para darle categoría de combustible a la leña es el primer paso para regular la venta y uso de la popular biomasa.

Angelina Arriagada, comercializadora de leña local, emplazó a los representantes de las dependencias con facultades fiscalizadoras que participaban en el grupo de trabajo a orientar su rol hacia los vendedores informales que son los que están “inundando” a Chillán con una producción de mala calidad.

“Nosotros los formales somos los más fiscalizados, pero yo los invito a que se preocupen en ir a algunos puntos de la comuna en donde hay gente que vende leña de pino húmeda que les regalan las forestales, ahí está el verdadero problema”, detalló.