Llaman a detectar a empresarios que surten a escondidas a ambulantes

El pasado 18 de julio la Cámara de Comercio de Chillán, se reunió para analizar la evolución de las medidas para controlar el comercio ambulante que se adoptaron en las municipalidades de Temuco y Concepción.

Mientras que en la primera se optó por avisarles con un tiempo prudente a los ambulantes que el municipio paulatinamente dejaría de renovar las patentes precarias; en Concepción, el alcalde Álvaro Ortiz tomó la decisión de aplicar multas a quienes sean sorprendidos comprando a estos comerciantes.

Para el presidente del gremio en Chillán, Alejandro Lama, la solución penquista es una determinación que calificó como “valiente”,  mientras que la opción aplicable en nuestra comuna se acerca más a la temucana.

Sin embargo, cree que todo parte con un estudio en profundidad el que, estima,  no se ha hecho por diversas razones y una de ellas, es por lo complejo que ha sido el tema.

“Hay asuntos que no son claros, como el origen de los productos que los ambulantes venden”, comenta.

Para Lama, no se trata de cerrar esta actividad en forma drástica e indsicriminada, “ya que hay que entender que en realidad hay personas que necesitan de una fuente laboral, sobre todo si considera la alta tasa de cesantía que hay en la provincia, pero considero que esta problemática ha sido muy difícil de abordar”.

En la misma línea, el concejal Carlos Hernández, asegura que “acá hay empresarios que para evadir impuestos le entregan estos productos a los ambulantes y eso no ha podido ser investigado porque los últimos municipios no han contado con liderazgos fuertes, sino que siempre están pensando más en los votos que en tomar las decisiones necesarias, por impopulares que sean”.

El origen, entonces, del comercio ambulante, podría ser una de las claves para poder ponerle control a una de las situaciones que junto a la presencia de perros vagos, la contaminación del aire y la basura en las calles, “son las que más molestias le causan a la gente”, advierte Hernández.

La concejala Nadia Kaik también tiene puntos al respecto. “Sé que a veces llegan camionetas enormes con ropa y que esta mercadería se la pasan a los ambulantes para que las vendan a cambio de una comisión, entonces eso no puede ser; lo otro es que cuando se le da un permiso precario a una persona, ésta se la pasa al hermano, al tío, a los sobrinos, a los hijos y así, y eso tampoco puede ser, porque la idea de entregar permisos precarios parte de la base de que se trata de personas que están en mala situación”.

Lama cree que el que la decisión de cortar estos permisos recaiga exclusivamente en el alcalde, esto le supone al jefe del gobierno comunal un peso y una presión enorme, “por lo que el alcalde debería apoyarse en su concejo”. 

El concejal Hernández asegura que “nosotros le hemos hecho llegar propuestas al alcalde, pero existe una hiper alcaldización en muchos temas y eso nos deja afuera”.

Finalmente, el concejal Juan López Cruz también postula que “el origen de quienes surten a estas personas, que son empresarios que lo hacen para evadir impuestos, puede ser la clave para cortar el flujo y ordenar el tema, ayudando solo a las a personas que necesitan un trabajo por la gran cesantía que existe. Hay que dar y crear oportunidades laborales, pero hay que entender que se trata de un tema muy complejo”, apuntó.