Empresas de licitación LED piden que proceso se revoque

Inquietantes revelaciones arrojó el nutrido intercambio de información entre la Municipalidad de Chillán y las seis empresas que postulan para quedarse con el millonario contrato para cumplir con el proyecto de cambio de tecnología de luminarias desde las actuales de sodio a LED.

Se trata de una iniciativa alcaldicia que debe dar frutos en septiembre próximo cuando a través del concurso público en desarrollo la corporación edilicia contrate a la empresa que tomará el contol del recambio de la red lumínica por los próximos diez años.

Este proyecto que surgió este año desde la entidad edilicia plantea cancelar alrededor de $10.800 millones con la finalidad de sacar de circulación 15 mil focos de antigua data y su recambio por las nuevas ampolletas LED que mejoran considerablemente las condiciones de iluminación nocturna.

La entrega de las ofertas técnicas y económicas está fijada para el próximo martes 2 de agosto. En el proceso participan CGE Distribución S.A.; Copelec; Chilectra S.A.; Schredeer Chile S.A.: Representaciones Offersuite Chile Ltda y CyG Ltda.

Aquellas empresas realizaron, en el marco de la licitación, 244 preguntas donde destacan algunas que ponen en duda la capacidad técnica de los evaluadores e incluso solicitan que la propuesta sea retirada para modificarla y depurarla antes de ser retomada.

“Debido a la gran cantidad de incongruencias en las bases administrativas y técnica, ¿no sería mejor bajar la propuesta y esperar que con la nueva administración lleguen profesionales que dominen la materia?, plantea un oferente quien repite la misma consulta en tres ocasiones de manera sucesiva, siendo la respuesta municipal negativa a sus pretenciones.

Además una empresa solicita que se pueda cambiar la tecnología requerida por el municipio y ampliar la gama para incrementar la gama de entidades con posibilidades de competir. “Todas las licitaciones anteriores de luminarias LED anteriores fueron adjudicadas a Offersuite, ¿es posible que esté dirigida nuevamente a esta empresa?”. Sobre esto la municipalidad solo plantea; “no existe consulta”.

Para realizar las evaluaciones técnicas y económicas un oferente solicita antecedentes referidos a las tasas de vandalismo asociados al alumbrado público, pero “el municipio no tiene dicha información, el oferente puede solicitarlo a quien lo estime conveniente”, responde la entidad edilicia.

Junto con ello una consulta hace referencia a que la inversión proyectada ($10.800 millones) sería insuficiente: “considerando proyectos de envergadura similares realizados a nivel nacional y con los altos costos de materiales y mano de obras que estos conllevan, ¿no existirá un error en el presupuesto estimativo ya que se espera un valor de inversión mucho más alto al sugerido en las bases?”. La municipalidad no plantea cambio de monto.

Otra empresa vuelve sobre un tema ya abordado y que se relaciona con el eventual retiro de la licitación con el fin de evitar “impugnaciones masivas”.

“Por favor revocar licitación... La no revocación de la presente licitación permitirá la procedencia de impugnaciones masivas debido a la ilegalidad de muchos puntos y articulados en su contenido”. La municipalidad no acepta esta pregunta.

Además de las críticas contenidas en el proceso, las empresas realizaron muchas observaciones técnicas aparentemente de fondo que llevaron a la municipalidad a responder que subiría a la página del Mercado Público las respectivas aclaraciones.