Conoce cuáles son los cáncer que causan más muertes en Ñuble

“De qué va depender si vivo o muero, le pregunté al doctor. ‘No te puedo garantizar nada’, me dijo, después de la operación veremos”. 
Claudio Figueroa Amaya (63), evoca una conversación que tuvo con el médico de la Fundación Arturo López Pérez en Santiago, lugar donde el 4 de mayo del año 2015 fue operado y se le extirpó la totalidad de su estómago por el cáncer gástrico que le aquejaba. En un comienzo, y durante casi un año previo, la enfermedad le fue tratada como una gastritis en Chillán, a la que se le sumó la bacteria helicobacter y finalmente úlceras.
Precisamente el cáncer que afectó a Figueroa, quien asegura que ya no lo padece, es uno de los más comunes en la Provincia de Ñuble. El cáncer como enfermedad es la segunda causa de muerte en Chile, así como también en nuestra provincia, siguiendo a las enfermedades cardiovasculares como las más letales.
“Los cánceres que más muertes provocan en Ñuble son el gástrico, de próstata, vesícula y colon. En 2013 se registraron 728 fallecimientos por esta causa. Afectan preferentemente a las personas con menos años de escolaridad, menos ingresos y prácticamente todos aumentan con la edad (envejecimiento de la población)”, constata el director del Servicio de Salud Ñuble, Iván Paul, sobre un tema que ha cobrado relevancia en las últimas semanas, tras la confirmación de la creación de una unidad oncológica en el Hospital Herminda Martín de Chillán.
Multiplicidad de Gatillantes
Figueroa reconoce que en su caso, es el primer integrante de su familia que presentó un cáncer. Tiene claro que sus tres hijas, previo a los 40 años, deberán hacerse una gastroscopía, entendiendo el carácter hereditario y genético que puede tener la enfermedad, dentro de múltiples gatillantes.
“En el origen del cáncer influyen múltiples factores como el tabaquismo, dieta no saludable, sedentarismo, consumo perjudicial de alcohol. Tienen en común ser dependientes de los estilos de vida y, por lo tanto, potencialmente modificable. Más allá de los tratamientos que podamos otorgar, es necesario enfatizar en la prevención de esta patología, un 40% de los cánceres se pueden prevenir con cambios en los estilos de vida que incluyen dejar de fumar, mantener una alimentación saludable y realizar actividad física en forma regular y mantenida en el tiempo”, explica Paul.
Precisamente para poder prevenir en mayor medida la patología y tratarla a través de quimioterapia, sin la necesidad de viajar a Concepción, se anunció la puesta en marcha el Centro Oncológico de Mediana Complejidad en el Hospital Clínico Herminda Martín de Chillán, que permitirá realizar las primeras quimioterapias en Ñuble, las que en el caso de Claudio Figueroa no fueron necesarias.
“Lo importante fue que no tuve que hacerme ni ‘quimio’ ni nada de ello. Para mí eso fue extraordinario, pues si me hubiera tenido que hacer ‘quimio’, tendría que haber ido a Santiago cada vez que fuera necesario y uno  con ese tratamiento queda súper agotado, muy mal”, precisó Figueroa.
Estudio
De acuerdo a un estudio realizado por la doctora de la Universidad de Concepción, Ana María Moraga , quien a su vez es epidemióloga de la Facultad de Medicina de la casa de estudios, las cifras de cáncer en la Provincia de Ñuble son preocupantes.
Según la investigación de Moraga, existe un total estimado de  nuevos casos de cáncer al año 1.306, de los cuales la mayoría serían mujeres.
Por esto Paul asegura que  además de mantener los esfuerzos en promoción y prevención de la salud, se ha diseñado un plan de fortalecimiento de estrategias de detección temprana y acceso a tratamiento en la red asistencial. “En la red de salud se están desplegando distintas estrategias para prevenir frenar el avance de esta patología. Por ejemplo, ampliar la cobertura del antígeno prostático para la detección del cáncer de próstata y a exámenes de imagenología asociados al cáncer gástrico”, indica. 
Además, el director  agrega que en el sistema de garantías en salud se han incorporado el diagnóstico y tratamiento para algunos cánceres o condiciones relativas a este. Andrea Hernández, jefa del Departamento de Garantías Explícitas en Salud del Servicio de Salud Ñuble, precisa que “la incorporación de estos cánceres en el AUGE no solo es importante por su impacto sanitario, sino también en calidad de vida y alivio para el presupuesto familiar, ya que requieren de tratamientos costosos. El tratamiento de algunos de estos cánceres, ya sea completo o en alguna de sus etapas, por su nivel de complejidad y tecnología especializada, se realiza en centros de salud de derivación nacional o regional. No obstante, la detección, confirmación y seguimiento de los pacientes está a cargo de los equipos de salud locales”.
Claudio Figueroa hoy sale adelante, de a poco y con 33 años de servicio en el Centro de Extensión de la UBB. Intenta llevar una vida normal, a pesar del complejo proceso que ha vivido. “Creo que ya no voy a volver a engordar y voy promediar con el peso que tengo. Actualmente peso 63 kilos, 10 kilos de lo que usualmente pesaba antes de todo esto. Me como un plato de cazuela normal por ejemplo, pero termino un poco abutagado. Creo aquí el tema de la alimentación es vital, comemos muy mal digo yo”, asegura Claudio, y concluye: “Agradezco que me bastara con la operación y que no haya tenido que recurrir a quimioterapias, pero lamentablemente  hay otros que no han tenido tanta suerte”.