Alcalde intenta defender proyecto LED, pero oposición votará en contra

Uno de los proyectos estrella de la Municipalidad de Chillán,  como es el recambio total de las actuales luminarias de sodio por las de tecnología LED, corre el riesgo de ser rechazada por los concejales de oposición, luego de que manifestaran serias dudas respecto de las características de la negociación, en una marcada politización del tema.


La entidad edilicia, a pesar de las críticas al asesor municipal que encabezó las gestiones, Sergio Wicky, y a la eventual carencia de información hacia los ediles de la ciudad, levantó una licitación para cambiar 15.000 focos, que compromete recursos municipales por  $10.800 millones.


Pese a que el propio alcalde había asegurado que los pagos debían hacerse en 40 meses, ayer aclararon que serán cancelados en 120 meses o 10 años, con cuotas mensuales del orden de los $90 millones. Además, la entidad edilicia sostiene que el costo por cada luminaria, si bien equivale a $720.000 (más que todas las licitaciones similares realizadas en Chillán), llegaría a los $6.000 mensuales, lo que se considera como una negociación bastante favorable.


Se suma a ello que la municipalidad no pagaría ninguna cuota hasta que el proceso de instalación esté concluido en la ciudad, lo que se calcula en un año aproximadamente.


“Desarrollaremos en seis o siete meses un proyecto que se podría ejecutar en seis o siete años”, aseguró el alcalde Sergio Zarzar, quien agregó que el rechazo de los ediles se debe a factores políticos.


Insisten en sobreprecio
No obstante para personeros de la Nueva Mayoría está en duda la transparencia del proceso y deslizan que la municipalidad chillaneja va a cancelar un eventual sobreprecio por los focos de tecnología LED.


De hecho ayer el concejal Víctor Sepúlveda (PC) indicó que “acá hay una negociación que pone en riesgo los intereses de la comunidad y es por ello que creemos que vamos a rechazarla”.


Lo mismo declaró el concejal radical Juan López Cruz, para quien el negocio es “nefasto” y además se extiende por 10 años, lo que afectará a los dos próximos concejos municipales.


Dadas las condiciones de la licitación planteada por el municipio, López recalcó que “esta licitación sobrepasa este gobierno municipal y por las dudas que existen la voy a rechazar”.


Ya hay empresas interesadas

La municipalidad espera licitar el próximo 2 de agosto, mientras que el contrato sería firmado el 9 de septiembre, luego de que lleguen las ofertas de las empresas interesadas.


Hasta el momento, y a pesar de las diferencias entre el alcalde y los concejales de oposición, ya existen empresas interesadas en ser parte de las evaluaciones y llegar al final con propuestas formales.


De esta manera, en la visita a terreno realizada el jueves participaron seis empresas: CGE Distribución, Copelec Ltda., Chilectra S.A., Schredeer Chile S.S., Representaciones Offersuite Chile y CyG Ltda.


Para los ediles de oposición el hecho que el proceso siga adelante no impedirá que cuando llegue el momento de votar presenten su negativa, tal como lo hicieron por ejemplo cuando rechazaron la entrega de la producción de la Fiesta de la Vendimia a Mathieu Producciones.


El alcalde, en cambio, manifestó que en caso de que los ediles evitaran que se desarrollara el proyecto y paralizaran la contratación final de una empresa, la que fuera elegida podría demandar a la municipalidad.


Zarzar declaró ayer que en este proceso no existen irregularidades ni faltas a la probidad, como tampoco sobreprecio como deslizan concejales, quienes plantean que las luminarias serían mucho más caras que las que se han instalado en proyectos LED anteriores.


Por ejemplo, en el caso de los focos del centro de Chillán, entre las cuatro avenidas, la municipalidad invirtió $800 millones para 1.736 focos lo que da un valor unitario de $461.000. 


Pero en el caso de las 15.000 LED que son parte del proyecto global para la ciudad, el costo por cada una se eleva a los $720.000, lo que llama la atención dado que se trata de un número mayor de equipos y donde el valor podría tender a disminuir.


El alcalde ayer argumentó que en este caso no se trata solamente de cambiar los cabezales, pues además se contrata un servicio de mantención del sistema por un plazo de 10 años, hasta que se extinga la última cuota mensual.


La autoridad agregó que entre los ítemes que incluye el contrato se cuentan los equipos utilizados que serán de diversa potencia y tienen asignados costos diferentes, el recambio de brazos que estén en mal estado, la reparación de gabinetes o cajas de medición.


Lo que se pretende, precisó, es que la empresa que gane la licitación entregue un sistema que “funcione sin problemas en las noches y se apague de día y donde las emergencias sean solucionadas en no más de 24 horas”.


Se sumarán al contrato reposición de conductores eléctricos, identificación de postes, despeje de ramas, lavado de luminarias y otros ítemes.


Zarzar agregó que las críticas contra su proyecto estrella no tienen fundamento y se basan solo en cuestionamientos políticos. Es más, declaró que si los concejales rechazan la iniciativa “se ponen contra la comunidad, que pide mejor iluminación”.