Senadores a favor de subsidiar el reemplazo de la leña

Los senadores Guido Girardi y Jacqueline Van Rysselberghe, miembros de la Comisión de Salud de la Cámara Alta, se mostraron a favor de que el Gobierno entregue subsidios especiales para que la gente de menores recursos del sur del país, puedan optar por consumir otro combustible diferente a la leña en la calefacción domiciliaria.


El beneficio sería en la época de otoño-invierno y solo se orientaría a las denominadas Zonas Saturadas del país, como lo es desde agosto del año 2012 Chillán y Chillán Viejo.


El parlamentario del Partido Por la Democracia (PPD), quien hace unos días pidió al Gobierno que le otorgue urgencia al proyecto de ley 10.180-12, que prohíbe el uso de leña para la calefacción de viviendas e impide el uso de calefactores a leña o de derivados de biomasa en la Región Metropolitana y que descansa en el Parlamento desde julo del 2015, advirtió que para el sur del país se necesitan adoptar medidas concretas para mitigar el grave impacto que está generando la polución por MP2,5.


“Lo que yo he planteado es que en aquellas zonas que están saturadas y que tienen niveles de contaminación que alcanzan etapas altísimas a causa de la quema de leña, corresponde entregar alternativas para calefaccionar aquellos lugares. Se debe evaluar varias posibilidades como el incentivar y subsidiar el gas natural, establecer bonos para las personas de menores recursos o tener a mediano plazo energía solar proveniente del norte que se pueda transformar en electricidad”, explicó el parlamentario quien matizó su planteamiento del día anterior en torno a extender la prohibición del uso de la leña que considera el proyecto de ley para Santiago, también para comunas saturadas del sur del país.


Giradi recordó que el material particulado fino 2,5 es el que produce la mayor mortalidad en el país, ya que no solo provoca casos obstructivos en niños y adultos, sino que infartos al corazón y accidentes vasculares al cerebro y arritmias en adultos; en ese sentido, aclaró que es mejor que el Estado se preocupe para que no ocurran estos hecho .


“Cuando hay frío y virus genera grandes estragos a la salud de la población. Yo creo que es más barato subsidiar energía limpia a las personas más pobres que tener que pagar los costos en salud, de infartos, de accidentes vasculares, de muerte, de hospitalizaciones, gasto en medicamentos, días laborales perdidos, etc.”, recalcó.


La senadora por Ñuble de la Unión Demócrata Independiente (UDI), Jacqueline Van Rysselberghe, advirtió que el arraigo que tienen las poblaciones como la intercomuna con el uso diario de la leña, impide que se piense en una eliminación total del popular combustible.


No obstante, compartió la idea de que se piense la forma de subsidiar a las familias de menores ingresos para que puedan reemplazar la biomasa en época de bajas temperaturas.


“Es un tema complejo decir a la gente que no use más la leña. Básicamente las familias más vulnerables son las que más la consumen, de modo que no le puedes quitar la posibilidad de que temperen sus hogares sin entregarles algún tipo de subsidio o ayuda para que puedan seguir calefaccionando sus hogares al mismo costo y sin contaminar; creo que es un tema que debe evaluarse y conversarse para ver si se puede concretar”, enfatizó.


Medidas
El senador del PPD Felipe Harboe, cuestionó el anuncio del Ministerio de Medio Ambiente de restringir el uso de la leña en la capital nacional a partir del año 2017 y, a la vez, promocionar su uso en las ciudades de Chillán, Chillán Viejo y Los Ángeles.


“Si se considera que la leña es contaminante, entonces no caben dos medidas distintas. No es justo que se prohíba en Santiago, pero se promueva en Bío Bío. La vida de los habitantes de regiones vale lo mismo que la de los residentes de la capital. A la fecha no hemos sido escuchados porque probablemente están más preocupados de Santiago”, precisó.


Asimismo, recalcó que si es necesario organizará a la ciudadanía para exigir a la autoridad medidas más radicales y efectivas para disminuir la contaminación en Chillán, Chillán Viejo, Los Ángeles y en regiones.


Aire saturado
Un total de 60 episodios críticos ha decretado oficialmente en la intercomuna la Intendencia Regional del Bío Bío en lo que va del año, a raíz del material particulado fino 2,5 (MP2,5) producido por la quema de leña en la calefacción domiciliaria.


Hasta hoy han sido 17 Alertas, 27 Preemergencias y 16 Emergencias Ambientales las que se han anticipado para la Zona Saturada de Ñuble  desde el pasado 1 de abril, día en que partió el plan de Gestión de Episodios Críticos del Plan de Descontaminación Ambiental (PDA) de Chillán y Chillán Viejo.


Las proyecciones ambientales de la autoridad regional, adoptadas en base a la información ofrecida por el modelo predictivo de calidad del aire que maneja el Ministerio de Medio Ambiente (MMA), forma parte de las medidas de tipo reactivas que se incluyen en PDA local.


El objetivo de los pronósticos diarios anunciados es prevenir a los habitantes locales en un consumo responsable de biomasa y así evitar la producción masiva de las tóxicas emisiones expulsadas por las chimeneas de las más de 40 mil viviendas que existen en la intercomuna.


Pese a que los decretos oficiales sobre cómo se prevé el ambiente respirable al día siguiente, asociados a estados críticos de Alerta, Preemergencia y Emergencia Ambiental, considera restricciones al consumo del popular combustible, en Chillán y Chillán Viejo se ha constatado en aquellos días una preocupante saturación que ha despertado una serie de cuestionamientos desde diferentes sectores sociales, quienes han llegado a plantear la ineficiencia del documento ambiental que está vigente en la intercomuna desde el pasado 28 de marzo.

Uso de leña seca se concentra en el centro y nororiente de Chillán

De acuerdo a una medición en terreno realizada hace tres años por LA DISCUSIÓN a los niveles de humedad de la leña que consumen los chillanejos para calefaccionar sus casas, en el sector dentro de las cuatro avenidas y el nororiente se usa el popular combustible con una humedad menor al máximo recomendado, que es 25%.


Según los números que arrojó el sondeo, en la Villa Emmanuel los vecinos consumen leña seca. El porcentaje de humedad máximo que  se encontró tras medir en cinco casas diferentes fue de 21%  (4 puntos  menos que la recomendación de la autoridad) y el mínimo fue de solo de 10%, lo que a entender de los vecinos, se debe a que ellos compraron la leña en los últimos meses del año anterior, no necesariamente buscan lo más barato y la mantienen bajo techo.


En Los Volcanes, el leño con menos humedad marcó 17% y el de mayor humedad sobrepasó en ocho puntos porcentuales (33%) la recomendación. El promedio de humedad que arrojó la medición en este sector fue de 27%, y la mayoría de los vecinos de la zona admitieron que la leña la habían comprado recientemente.


Por su parte las mediciones realizadas en la comuna de Chillán Viejo indicaron que la humedad de la leña varía entre el 16% y 30%, con un promedio general de 23%. Mientras que los que tuvieron la leña bajo el 25% de humedad aseguraron haberse abastecido desde fines del año pasado e inicios del presente, los que sobrepasaban la norma admiten haberla comprado este mes.


Los niveles de humedad más altos se vieron en la zona de Ultraestación. Algunos habitantes mostraron piezas listas para ser usadas (tal y como explicaron en su momento) con altísimos niveles de humedad, mientras que las que menos humedad presentaron alcanzaron el 15%.