Colegios se ajustan a la nueva ley sacando la comida “chatarra”

Ministra de Salud, Carmen Castillo, visitó la comuna e inspeccionó el avance de la normativa Centros educativos destacan la legislación y aseguran que ayudará en la salud de los estudiantes

“Yo pienso que está bien tener esta ley, pese a que vamos a perder alimentos ricos. Necesitamos consumir alimentos más sanos para nuestra salud, que es lo más importante que tenemos”, comenta convencida Grisel Roca, estudiante de octavo básico de la Escuela México de Chillán.

-¿Extrañas los dulces y papas fritas que se vendían en el kiosco?
- Obviamente; los dulces, el azúcar, los chocolates y cosas así, pero esto nos va a ayudar a crear más hábitos y comer más sano.
Belén Barros, presidenta del Centro de Alumnos de la Escuela México, advierte que hasta antes de la ley no estaba muy consciente de lo perjudicial para su cuerpo el consumir alimentos calificados como “Altos en...”.

“Para nosotros es importante esta ley, porque necesitamos darnos cuenta de lo que comemos y el daño que nos produce”, opina la alumna de 11 años que cursa el sexto básico, aunque admite de alguna manera ella y sus compañeros extrañan los dulces y papas fritas envasadas.

La directora de la escuela, Ilda Palma, afirma que si bien la normativa está vigente recientemente, con anterioridad ya se venía incentivando a los niños y niñas a optar por productos más saludables.

“Para nosotros esta ley es otro paso importante que estamos dando,  porque nos da la razón en el trabajo de prevención que ya estábamos haciendo desde hace tres años”, comentó.

Desde el pasado miércoles todos los locales que comercializan alimentos en su interior tienen prohibido ofrecer productos que contengan en su empaque símbolos octagonales de fondo negro que tengan la reseña “Alto en azúcar”, “Alto en sodio”, “Alto en grasas saturadas” y “Alto en calorías”.

Si bien esta medida es extrema, en el caso de centros de estudio básicos y medios, en donde definitivamente se cerró las puertas a la comida chatarra, en el comercio establecido los productos están disponibles, manteniendo la simbología de alerta si es que corresponde, dado los ingredientes que tengan incorporado.

Ajustes
Hasta la céntrica escuela de Chillán llegó la ministra de Salud, Carmen Castillo, a dar el vamos en la Región del Bío Bío a la normativa.

Tras asegurarse que el punto de venta del establecimiento se ajustó adecuadamente al mandato nacional, la funcionaria de gobierno instó a los niños, niñas y padres de familia que escuchaban su corto discurso a preferir los alimentos que no contengan los “Disco Pare” negros.

La jefa de la cartera de Salud destacó el interés mostrado por los estudiantes, quienes tuvieron la oportunidad de conversar con ella sobre las implicancias de la legislación.

“En la Escuela México estamos viendo cómo está avanzando la ley del etiquetado conocida y aplicada a contar del 27 de junio. Vemos que acá todo está funcionando como corresponde y además podemos agregar que la toma de conciencia del alumnado ha sido impresionante; tuve la oportunidad de estar con el Centro de Alumnos y ellos me comentaron las acciones que estaban efectuando a cabo y lo importante que era el tener claro sobre los alimentos ‘Alto en...’ ”, detalló.

La ministra recalcó sobre la necesidad de que todo el grupo familiar se comprometa con el cambio de hábitos alimenticios y así atacar los negativos índices nacionales.

“Estamos en una situación problemática respecto al sobrepeso y obesidad en relación a otros países, en ese contexto la toma de conciencia es profundamente importante; es por eso la necesidad de que en las casas  los padres, abuelos, mamás y todos los integrantes de la familia se involucren con el tema”, reiteró.

Hábitos internos
Sobre las conocidas actividades de convivencia escolar que se practican al interior de los establecimientos educativos, en donde comúnmente se consumen los tradicionales completos, empanadas, papas fritas, bebidas azucaradas (todos ellos productos ricos en sal, grasas y azúcar) Carmen Castillo aclaró que la norma no está en contra de estas prácticas.

“La idea no es ir contra las convivencias. Van a haber ‘completadas’, pero el llamado es a que sean con productos que no sean ‘Altos en...’, se puede hacer con palta y tomate y no necesariamente con grasas saturadas, se deben recurrir a otras alternativas; lo permanente es lo que se va a exigir”, sostuvo.

Al respecto, desde la Secretaría Regional del Ministerio de Salud, encargada de fiscalizar los locales que expenden productos alimenticios, aseguraron que en los primeros cuatro días de la ley  se fiscalizaron 16 escuelas y colegios, constatándose que en tres de ellos no se cumplía con la disposición, dándose origen a sumarios sanitarios.

Cambios
Las galletas, chocolates, caramelos, bebidas gaseosas azucaradas, etc., fueron reemplazadas por manzanas, plátanos, naranjas, mandarinas y cereales saludables en los kioscos de locales educativos chillanejos.

En el Colegio San Vicente de Paul aseguraron que el transformar su tradicional kiosco en uno de tipo saludable no ha impactado en el alumnado, toda vez que al menos desde el año 2014 ya se estaba promoviendo el consumo de alimentos sanos. Con la ley vigente solo tienen en sus repisas ensaladas, frutas, yogurt y todos los permitidos.

“Ya nadie pide productos ‘chatarra’ porque los niños ya se han familiarizado con el tema. Otra de las cosas es que ya no se recurrirá a las ‘completadas’ para conseguir fondos u otras actividades, porque no se permite el ingreso de alimentos no saludables, excepto el que los propios padres podrían enviar como colación”, comentaron desde la oficina de Comunicaciones del establecimiento. 

En tanto la directora (s) del Instituto Santa María, Modesta Recabal, indicó que la entrada en vigencia de la nueva ley se tradujo en un proceso tranquilo y esperado por la comunidad educativa. 

“Nuestro casino, que es un espacio concesionado, a partir de ahora tiene a disposición del alumnado frutas y otros productos como sándwiches de jamón de pavo cocido y pollo con palta. También ha ido variando con otras preparaciones atractivas para los niños, como hamburguesas con carne vegetal, pizzas y tacos vegetarianos, algo que la comunidad educativa ha acogido positivamente durante esta semana”, explicó.

De hecho, destacó que ante las restricciones respecto de la calidad del aire y la recomendación de hacer un cambio de actividades ante las clases de educación física cuando se producen episodios críticos de contaminación, “el Departamento de Educación Física elaboró un plan de contingencia para enfrentar clases en sala y los módulos precisamente hacen hincapié en una alimentación sana, una tendencia que es necesaria reforzar desde los primeros años”.

En el caso del Colegio Seminario Padre Alberto Hurtado, el casino tuvo que adaptarse a las exigencias de la ley de etiquetado y sacó de sus vitrinas los artículos fabricados con exceso de sal, azúcar y grasa.

“Los papás están contentos con la normativa, porque aseguran que será beneficioso para sus hijos. Respecto a las convivencias internas, la ley no interviene en ellas porque se orienta a lo comercial; sin embargo, estamos sugiriendo a los padres que las actividades se realicen con productos saludables”, precisaron desde la oficina de Comunicaciones.