¿Qué estufas a leña pueden usarse en días de Emergencia Ambiental?

José Miguel Padilla recorre indeciso una y otra vez los pasillos de una reconocida tienda de productos para el mejoramiento del hogar, especialmente aquellos donde se exhiben la alta oferta de calefactores tan requeridos en la época de bajas temperaturas.
Padilla asegura que antes no hubiera dudado en adquirir una estufa a leña, pero  admite que ahora debe tener en cuenta los episodios críticos de calidad del aire anunciados todos los días por la Intendencia Regional del Bío Bío.
“Sé que en Emergencias no se puede encender estufas a leña, así que estoy viendo cual es la mejor opción”, comenta Padilla.
Mauricio Cancino, promotor de la marca de calefactores Amesti, asegura que tras la puesta en marcha del Plan de Descontaminación Ambiental (PDA) en la intercomuna, los clientes antes de adquirir un aparato a biomasa plantea la pregunta clave que determinará la elección de uno u otro aparato: ¿Se puede encender en Emergencias?
Normativa y Exclusión
El PDA de Chillán y Chillán Viejo, vigente desde el 28 de marzo pasado, precisa que cuando la autoridad regional pronostique oficialmente los estados ambientales de Alerta, Preemergencia o Emergencia, quedará restringido el uso de leña en la intercomuna.
Si bien en las dos primeras proyecciones los aparatos de calefacción están permitidos encenderlos controlándose siempre que las emisiones de humo visible desde las chimeneas domiciliarias no sean por más de 15 minutos continuos, durante un anunciado nivel extremo, de acuerdo al texto ambiental, está prohibido hacer uso de estufas a leña; sin embargo, existen excepciones a la normativa.
“En las zonas territoriales que la autoridad ambiental previamente determine, durante las 24 horas, no se permitirá el uso de calefactores y cocinas a leña. Se exceptuarán de esta prohibición los calefactores a leña que pertenezcan a los programas de recambio del Ministerio del Medio Ambiente y los calefactores que se encuentren certificados y cumpla con el DS Nº 39/2011, del Ministerio del Medio Ambiente, Norma de Emisión de Material Particulado para los artefactos que combustionen o puedan combustionar leña y pellets de madera”, especifica el documento.
Al respecto el secretario regional del Ministerio de Medio Ambiente, Richard Vargas, aclara que todos los aparatos construidos a partir del año 2014 y que se venden en los principales centros comerciales de Chillán están certificados, por lo tanto sí pueden ser usados durante una Emergencia Ambiental.
“Desde octubre del 2014 tenemos una norma que acredita que las estufas no son emisoras de humos, por lo tanto todos los equipos posteriores a esta fecha están certificadas para funcionar en Preemergencia y Emergencia”, detalló.
No obstante, el funcionario recalcó que de nada servirá un equipo de más reciente tecnología si es que la leña que se usa es de mala calidad, ya que igualmente las emisiones serán superiores a lo que se promete con él.
“Se tiene que tener siempre presente que para que una estufa de este tipo funcione como corresponde, se debe usar leña seca con menos del 25% de humedad, solo así se garantiza no emitir polución”, enfatizó Richard Vargas.
En venta
Una variada oferta de estufas a leña certificadas que cumplen el DS Nº 39/2011 disponen las tiendas minoristas en la comuna.
Bosca y Amesti son las marcas de mayor presencia en el país y entre ellas suman casi una treintena de modelos.
Los precios a nivel local, en el caso de Bosca, fluctúan entre los $169.900 (Eco 350) y los $399.900 (Eco Flame 360), mientras que Amesti presenta valores de $179.900 (Scantek 350) y $279.000 (Classic 400), todos los modelos y sus precios dependen del tamaño y la capacidad calorífica de cada uno.
Mauricio Cancino, promotor de la marca Amesti y que, entre otros locales de la ciudad, cubre las ventas en el Centro Ferretero Madrid, aclara que todas las estufas que se venden desde el 2014 ya no cuentan con el tradicional sistema de doble tiraje.
“Ya no se pueden manipular los aparatos como se hacía antes y que incluso se ahogaba el fuego para que las brasas se mantengan vivas; cuando se hacía esto se producía más humo y se contaminaba más. Ahora se le puede aumentar o disminuir la entrada de aire por un pequeño tiraje superior para darle mayor o menor intensidad al fuego”, recalca.
Una lista de 21 modelos certificados de estufas a leña maneja el Ministerio de Medio Ambiente en su portal web de Calefacción Sustentable.
Diez de ellos son de Amesti modelo Nordic (350, 350-1, 360, 360-1, 380 y 450), Classic (400, 400-1 y 500), Scantek (350, 360 y 380), Rondon (440, 440-1, 440 Design, 450 y 490) y Cubic 380.
Bosca cuenta con nueve versiones Eco (350, 360 y 380), Eco Flame 360-2, Limit (350, 360 y 380),  Multi Bosca 350 y Spirit 380.
Efel tiene los modelos BA 4000, CT 4000, CT 5000 y CT 6000. La marca Xeoos solo cuenta con la X8 Basic, Nouva tiene la versión Ecoef y Alcazar la 360 Look.
Recambio de estufas
El seremi Richard Vargas señaló que durante la primera quincena del próximo mes se estará abriendo las postulaciones para que los habitantes de la intercomuna intenten hacerse de una de las 225 estufas que el Estado está entregando gracias al programa de recambio de calefactores.
“Ya se subió las bases de la licitación pública de las estufas, así que yo llamo a los habitantes de la intercomuna a estar atentos, porque durante la primera semana de julio estaremos entregando novedades sobre este proceso”, sostuvo Richard Vargas.
Como se recuerda, el PDA tiene contemplado el reemplazo de 20.000 estufas en Chillán y Chillán Viejo en 10 años, tiempo que estará vigente el documento ambiental.