Comunas de Ñuble sin PDA empiezan a saturarse por el humo

Seremi de Medio Ambiente asegura que se hará un trabajo educativo con los territorios donde la mala calidad del aire se convierte en problema

Los graves episodios de contaminación por quema de leña para la calefacción domiciliaria, que desde hace años sufren Chillán y Chillán Viejo en la temporada de otoño-invierno, obligó al Gobierno declarar a la intercomuna como Zona Saturada por material particulado fino (MP2,5), compuesto tóxico generado con la combustión de biomasa.

La calificación medioambiental fue entregada en agosto del año 2012 y desde esa oportunidad el Ministerio de Medio Ambiente (MMA) anunció la elaboración de un Plan de Descontaminación Ambiental (PDA) para las dos comunas, con el que se pueda gozar de un ambiente respirable óptimo en la época de bajas temperaturas de abril y agosto, como el que normalmente se tiene en otros meses del año.

El objetivo fundamental del Ejecutivo al plantear la meta de reducir el 59% de la contaminación por quema de leña en un plazo de 10 años, fue evitar perjuicios en la salud de la población local a causa del MP2,5, componente que al ser inhalado de forma permanente puede causar cuadros respiratorios graves a las personas con enfermedades crónicas, sobre todo a los adultos mayores y niños.

i bien Chillán y Chillán Viejo son los lugares más críticos en cuanto a la polución por quema de astillas, hecho más que confirmado a la luz de los resultados que entrega el sistema de monitoreo de calidad del aire, existen otras comunas de la provincia que están presentando elevados niveles de saturación.

Por sectores en Coelemu
Aunque no existen medición en su comuna, el vecino de Coelemu Tulio Herrera advierte que el aire cada vez se está haciendo irrespirable, sobre todo en el sector de la Población 11 de Septiembre.

“El fenómeno toma mayor notoriedad a partir de las 17.00 horas y provoca incluso que la ropa quede impregnada de humo”, explica Herrera, quien hizo público el problema en redes sociales.

El presidente de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Coelemu, Mario Unda, afirma que en “la 11 de Septiembre la mayoría tiene estufas y cocinas a leña”, y si bien aclara que no toda la ciudad se ve afectada, estima que hay una parte importante de ella que si lo está.

“Hay sectores más perjudicados que otros; creo que al menos el 20% de la comuna está sufriendo de alta contaminación”, recalca.

Socialización en Pinto
La dirigente social de Pinto, Estela Riffo, sostiene que a pesar de que los niveles de contaminación por quema de leña aún no se han convertido en un problema urbano, admite que como vecinos ya están hablando del tema.

“En las reuniones con las juntas de vecinos en la que he participado se ha tratado el tema de la contaminación, que sobre todo se acumula en mayor medida en el centro. Algunos vecinos saben que comprando leña en diciembre o enero puede secarse bien y así evitar la contaminación; ojalá nunca lleguemos a la situación que vive Chillán”, explica.

El ingeniero ambiental del municipio de Pinto, Juan Luis Novoa,  quien trabajó en Chillán y conoce la realidad intercomunal, aclara que viendo empíricamente la realidad pinteña, no existe problemas ambientales referidos al MP2,5 y admite que como gobierno comunal aún no se ha socializado el tema a través de talleres o diálogos ciudadanos.

Inversión térmica en Bulnes
Según la encargada de la oficina de Medio Ambiente del municipio de Bulnes, Narly San Martín, son las condiciones climáticas que se viven en el territorio las que suelen traducirse en altos índices de polución por biomasa.

“Cuando ocurre inversión térmica en la comuna, el aire caliente a nivel del suelo evita que el humo se disipe y en esos días la contaminación es muy alta”, admite.

El presidente de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de la comuna, Carlos Alvarado, precisa que al menos en los últimos tres años la saturación por humo de leña ha ido en aumento, situación que lo asocia al crecimiento sostenido de la ciudad.

El dirigente social sostiene que en Bulnes no existen lugares en donde se pueda comprar leña seca y certificada, razón por la cual advierte que los vecinos terminan adquiriendo astillas verdes o literalmente mojadas.

Trabajo preventivo
El secretario regional del Ministerio de Medio Ambiente, Richard Vargas, si bien sostiene que la realidad de algunas ciudades de la provincia pueden ser similares a la intercomuna, anunció que preparan un trabajo educativo con la finalidad de mitigar los niveles de polución que se están registrando en los días de baja temperatura.

“Muchas comunas pequeñas de Ñuble están viviendo una contaminación quizás tan crítica como Chillán y Chillán Viejo, pero el esfuerzo que ahora nos concentra es la aplicación del Plan de Descontaminación Ambiental en la intercomuna. Lo que sí haremos es iniciar un trabajo con las oficinas de medio ambiente de esos municipios para abordar las mismas políticas que en la intercomuna, pero con carácter de recomendación”, indicó el funcionario de Gobierno.