Hospital: evaluación de ofertas considera eventual aumento de recursos

A pesar de que la mayoría de las ofertas para construir el nuevo hospital de Chillán superan el presupuesto del Servicio de Salud Ñuble (SSÑ), de $161 mil millones, todas aquellas están siendo evaluadas en igualdad de condiciones por la comisión técnica interna, que debe tomar una decisión final a comienzos de julio próximo.

El director del Hospital Herminda Martín de Chillán, Rodrigo Avendaño, comentó este miércoles que para levantar el nuevo centro asistencial el monto global que manejan llega a los $161 mil millones aproximadamente, cifra que puede ser incrementada en la medida que las necesidades del servicio obliguen a solicitar un aumento a los ministerios de Salud y de Desarrollo Social.

En la actualidad solo una empresa está dentro del marco presupuestario preestablecido, lo que según la autoridad de salud no significa que automáticamente sea la elegida, pues además del precio existen otros factores que serán examinados antes de tomar la adjudicación, destacó Avendaño.

Las empresas que postulan son OHL S.A., con $232.347.637.208; Besalco S.A., $196.192.771.953; CSJ Agencia, $194.583.323.311; Sacyr Chile, $186.352.516.672; FCC Construcción S.A., $199.441.828.294; Astaldi, $157.670.856.648 y Moller y Pérez Cotapos, $201.960.657.053. Solo Astaldi está bajo el presupuesto referencia de Salud para el proyecto.

El director del SSÑ Iván Paul Espinoza, comentó que “actualmente las propuestas están en el proceso de evaluación técnica y económica, esta tarea la realiza una Comisión Evaluadora que dispone de 30 días hábiles, según lo establecido en las bases, para emitir un informe con fundamentos técnicos, financieros y jurídicos”.

Aclaró que el proceso de análisis y evaluación en curso considera dentro el factor “evaluación económica”,  el precio presentado por cada empresa y además la capacidad económica.

Otro factor es el de “evaluación técnica”, dentro de la cual se contemplan la experiencia del oferente, experiencia de los profesionales en la etapa construcción y diseño y metodología.

De esta manera una empresa que maneje un presupuesto menor podría quedar rezagada en la medida que falle en otros indicadores que se evalúan, y por lo tanto cobrar preeminencia una firma que pida más dinero por el trabajo, pero que dé seguridad en otros aspectos.

Si la decisión apuntara a alguna empresa que sobrepase el presupuesto, existe la posibilidad cierta de solicitar fondos adicionales, agregó  Avendaño. Para el nuevo hospital de Curicó, ejemplificó, el presupuesto se elevó por sobre los $70 mil millones presupuestados y tanto el Ministerio de Desarrollo Social como el de Salud aceptaron entregar la cifra extra.

Ahora, en el caso del hospital local, las diferencias entre la oferta mayor y el presupuesto que maneja el SSÑ son menores al caso curicano, lo que abre la posibilidad de que eventualmente se entreguen recursos adicionales.