Expertos locales debaten sobre proyecto para eliminar tareas escolares

En el último tiempo, algunos padres han utilizado las redes sociales para realizas  intensas campañas en contra de las tareas escolares para su hijos.

No son pocos los grupos de apoderados que se han creado en Facebook para debatir sobre las ventajas y desventajas de la actividad indicada desde el aula para ser desarrollada en el hogar.

La discusión no es nueva, y hoy cobra nuevamente relevancia a partir de la presentación de un proyecto que busca eliminar esta práctica pedagógica.

La iniciativa presentada por el senador por la región de La Araucanía, Jaime Quintana, busca revertir el estrés que afecta a los estudiantes y los padres, debido a que los niños pasarían más de ocho horas en los establecimientos educacionales.

Pero, ¿Los profesores están  exagerando con la carga de tareas?¿La propuesta  atenta contra  el rendimiento escolar? La Discusión.cl consultó a académicos locales y a una sicóloga sobre el impacto de la medida en el aprendizaje.

El director de la carrera de Pedagogía en Educación General Básica de la Universidad Adventista de Chile, Gustavo Fuentes, se inclina por prohibir las tareas para los alumnos fuera del horario formal de clases, ya que considera que no se ha ajusta a la idea que inspiró la extensión de la Jornada Escolar Completa.

“Dentro del proyecto JEC se pretendía mejorar la calidad de la educación e igualar las oportunidades de aprendizaje de los estudiantes aumentando de manera significativa los tiempos pedagógicos para desarrollar el currículum. Lo que no contemplaba enviar trabajo extra a los alumnos para sus casas. Esta práctica no asegura un mejor rendimiento ni un mejor desempeño en los rendimientos académicos”.

Según el docente no hay estudios que demuestren que la eliminación de la medida asegure un mejor rendimiento académico. Sin embargo, advierte que si hay evidencia científica sobre las consecuencias del exceso de horas de trabajo en el sistema escolar.

El académico menciona a los investigadores de la Brown University EE.UU quienes encontraron que el tiempo dedicado a las tareas por parte de los alumnos ha aumentado en los últimos años y “cuando la carga es demasiada, tiene un impacto tremendo en el estrés familiar y en el ambiente en general. Arruina el tiempo que se pasa en familia y los niños ven los deberes como un castigo”.

“Personalmente creo que un aprendizaje significativo se define en el interactuar efectivo, planeado e intencionado del proceso aprendizaje. Largas y extenuantes jornadas de lo mismo provocan un efecto totalmente desgastante y desmotivante para cualquiera... En forma realmente excepcional les envié alguna vez una actividad para la casa y no vi ningún desmedro en sus aprendizajes. Creo que los niños tienen tanto derecho de disfrutar de sus tiempos de esparcimiento como nosotros”.

Una postura distinta mantiene la doctora en Educación y Diseño Curricular de la Universidad del Bío Bío, Fancy Castro, quien califica la propuesta legislativa como “efectista” y que responde más bien a un “clamor popular”, ya que no se conocen estudios técnicos que avalen el proyecto.

A juicio de profesora de castellano, las tareas en el hogar son complementarias a la enseñanza en el aula y deben ser solicitadas de acuerdo a la naturaleza de las asignaturas. Pues no siempre el aprendizaje ocurre en el mismo instante de la enseñanza.

“Son necesarias, porque los niños deben reforzar aprendizajes, generar prácticas y repasar contenidos .Hay algunas materias que requieren ser ejercitadas como Matemáticas e Inglés. No se puede establecer una medida para todo, se debe considerar la naturaleza diversa de la asignatura. Hay niños que aprenden en el mismo momento de la enseñanza, y otros, que necesitan volver a repasar en un momento y espacio distinto, que puede ser la casa”
Cree que los establecimientos deben equilibrar el trabajo escolar, y no sobrecargar con tareas a los alumnos.

"No se pueden eliminar aquellas tareas totalmente, ya que hay materias que implican repasar o reforzar conocimiento, además se debe considerar que la velocidad del aprendizaje es distinta entre los y las  estudiantes, algunos necesitan reforzar y para eso están las tareas para la casa. Tiene que haber estudios técnicos que avalen esa decisión legislativa y no solo responder a un clamor popular”

Estrés

En su consulta , la sicóloga infanto juvenil y profesional del programa de Prevención Focalizada Red Sename, Macarena Fischer ha atendido varios casos de niños y jóvenes con cuadros de estrés y de angustia producto de la sobrecarga escolar.

“Se ha visto que la sobrecarga por tareas escolares ha conllevando a un alto nivel de estrés individual y familiar, en ocasiones llegando a presentar angustia y deserción escolar. Por eso, es recomendable que se eliminen las tareas para la casa debido a que los niños pasan gran parte del día estudiando y aprendiendo. Es ideal que lleguen a casa a realizar otras actividades que fomenten valores familiares y recreativos, y en última instancia, estudiar para una prueba en vez de hacer tareas”, recomendó.