Alcaldes de oposición confirman lenta entrega de fondos para proyectos

Sigue polémica entre seremi de Desarrollo Social y jefe comunal de Chillán por aprobación de cartera Comunas de Chile Vamos aseguran que más que un factor político, problema es el recorte de recursos

Luego de que el alcalde de Chillán, Sergio Zarzar, criticara duramente al seremi de Desarrollo Social Juan Eduardo Quilodrán por las eventuales trabas que esa entidad regional pone a los proyectos comunales, el aludido no tardó en responder, al citar este martes una conferencia de prensa que organizó antes de proseguir viaje a comunas del secano de Ñuble.

Zarzar planteó, como en otras ocasiones, las dificultades que ha tenido para que sea aprobada la construcción del Grupo Escolar, proyecto emblemático que esta administración edilicia viene postulando desde el 2010, así como otras iniciativas que no consiguen RS, como el de reposición de aceras.

El alcalde planteó que desde la Seremi de Desarrollo Social existiría una tendencia a retrasar de manera artificial las iniciativas de Chillán, solo por el hecho que la ciudad está en poder de Chile Vamos (RN).

Quilodrán, con papeles en mano, este martes comentó que si los proyectos de Chillán no logran avanzar es porque la entidad edilicia no ha sido capaz de dar respuesta a las observaciones planteadas. Y en referencia al Grupo Escolar, indicó una vez más que no obtendrá el visto bueno hasta cuando no haya una matrícula que justifique la inversión de casi $4.000 millones.

Más allá de la polémica que tiene enfrentado al alcalde y la autoridad regional, otros alcaldes de Chile Vamos, si bien no se han  enfrentado con autoridades regionales, confirman que ya no es tan fácil financiar proyectos como en el pasado. No obstante, las autoridades comunales no expresan abiertamente quejas ni emiten juicios de valor sobre las razones que estarían detrás de la falta de recursos estatales para atender requerimientos considerados como emblemáticos en cada zona.

El alcalde de Portezuelo, René Shuffeneger (cupo RN), comentó que no ha observado que en la aprobación de proyectos por parte de entidades estatales esté actuando como un factor relevante el signo político de quienes manejan ahora las platas estatales y regionales. El edil planteó que la información que maneja, y que puede confirmar, es que “los proyectos no tienen financiamiento por el hecho que hay desaceleración económica nacional y hay un recorte regional”.

La autoridad de la comuna del secano recalcó que hasta el momento no ha tenido problemas para que las propuestas técnicas municipales accedan a Recomendación Técnica (RS) y sean declaradas elegibles por el GORE u otros organismos.

En Coihueco, el alcalde Carlos Chandía (RN) refirió algo similar para explicar la menor disposición de entidades públicas para financiar obras que benefician a la comunidad.

El alcalde sostuvo que “el principal argumento que nos dan para postergar iniciativas importantes es la falta de recursos. Faltan recursos para algunos proyectos”.
Agregó que a pesar de los problemas financieros, están a la espera de que se les cedan fondos para que se pueda edificar el nuevo Cesfam de la comuna y el estadio atlético, los que sí tienen recomendación técnica.

Además de esas iniciativas la comunidad está a la espera de que comience la pavimentación definitiva del camino que une a esa comuna con Pinto. En total son unos 12 kilómetros de ruta, a lo que se le suma un puente, todo lo cual tiene un costo de $7.400 millones que ya deberían haber sido confirmados por Obras Públicas.

En Ránquil, en tanto, el alcalde Carlos Garrido (UDI) comentó: “no juzgo intenciones, pero la aprobación de proyectos ha marchado más lenta que en el pasado”.

El jefe comunal aseguró que no ha tenido problemas con ninguna autoridad regional, y al contrario,  mantiene buenas relaciones con todas ellas, pero el flujo de dineros se ha reducido y para ellos como comuna de oposición no es tan expedito como durante la era Piñera.