Aumenta controversia por incorporación de Cores a Corporación Cultural

La representación del Core en la Corporación Cultural Municipal de Chillán como condición para la entrega de recursos por parte de este organismo ha generado diversas interpretaciones.

Esto ha sido considerado como la politización de un área sensible y que se puede aprovechar para fines electorales, según manifestó el consejero regional Javier Ávila.

El Core estima que el otorgamiento de recursos previo a la inclusión de representantes de ese organismo a la corporación no es una buena señal.

“Le hemos generado un pequeño impasse, un ripio en el camino, con una ‘exigencia’ que desde mi perspectiva, como consejero regional estimo que no está en el ámbito de la lógica cultural, sino más bien en la lógica política”, señaló.

Ávila agregó que “el que yo le exija a la Corporación Cultural que nos pide recursos, que se los doy siempre y cuando tenga en ese directorio representantes como Core, podría ser aceptable. Lo que yo no entiendo es que si ayer le dijimos que, en su directorio que es de 7 o 5, queremos tener dos representantes y, sobre la marcha, le digamos que queremos que sean tres los representantes, me parece que ahí hay una acción dilatoria, que tiene a generar algún inconveniente para que esto parta”.

500 millones de pesos le solicita la Municipalidad de Chillán al Core para la operación del teatro este 2016 y el 2017. El resto de los recursos llegaría a través de la Ley de Donaciones.

Una lectura distinta de la participación del Core en la Corporación Cultural tiene el consejero regional Hernán Álvarez, quien valida la presencia de tres representantes en la corporación que administrará el teatro.

“Cuando el Gobierno Regional entrega recursos, de alguna manera permanentes para la gestión de algo, tiene que tener la presencia para cautelar los recursos. Eso no significa que sean los consejeros regionales, el consejo va a designar a las personas que nos representan. No me parece conveniente que seamos los propios consejeros porque tenemos transitoriedad de elección”, indicó.

Álvarez añadió que “en el Teatro Pencopolitano hemos designado también representantes. Eso lo vamos a discutir y vamos a buscar que personas nos pueden representar, pero ejercerlo nosotros directamente es un error político grave”.

El diputado Carlos Abel Jarpa entró en la discusión de esta polémica avalando a quienes estiman necesaria la presencia de representantes del Core en la Corporación Cultural de Chillán.

“Si yo estoy aportando dinero, me parece correcto que también esté dentro del consejo para ver cómo se están administrando los dineros que estoy entregando como aporte, me parece legítimo. En el Consejo Regional hay representantes de todos los partidos políticos, por lo tanto no veo la posibilidad politizarse porque son representantes del consejo, no de un partido”, manifestó.

El recinto está prácticamente terminado. Se realizan ajustes técnicos en el sistema de audio para quedar listo para la inauguración que se espera que se desarrolle dentro de la primera quincena de julio.