Definen 4 proyectos de seguridad para este año

Centro de Chillán contará con cuatro nuevas cámaras de seguridad, que se sumarán a las 18 existentes

Cuatro proyectos, por $280 millones, que responden a igual número de problemas detectados en la ciudad, serán desarrollados este año en barrios periféricos y en el centro urbano de Chillán, en el marco del programa de seguridad que financia el Ministerio del Interior, a través de la Subsecretaría de Prevención del Delito.

El equipo municipal encargado de generar el diagnóstico, detectar las falencias en seguridad y definir los proyectos, planificó para diversos sectores de la ciudad intervenciones diversas, atendiendo los requerimientos ciudadanos, ideas  que fueron consensuadas con los integrantes del Consejo Comunal de Seguridad Ciudadana.

Las acciones que se materializarán durante este año apuntan a la instalación de cámaras de seguridad en el centro, ampliar a 3.500 las viviendas con alarmas comunitarias, mejorar la iluminación de barrios con mayor sensación de inseguridad y acciones orientadadas a fortalecer la prevención entre vecinos y dirigentes, precisó el alcalde Sergio Zarzar.

La autoridad encabezó este miércoles una nueva reunión del Consejo Comunal de Seguridad Ciudadana, donde fueron aprobados los proyectos que deben pasar a la etapa de formulación. para que la Subsecretaría de Prevención del Delito entregue los recursos aprobados para este año y que alcanzan los $280 millones.

Zarzar comentó que se espera que durante este mes la Oficina Municipal de Seguridad Ciudadana desarrolle los proyectos que esperan ser financiados y que posteriormente deben ser licitados,  para que comiencen a ser ejecutados durante el mes de septiembre aproximadamente.

El alcalde indicó que todas las iniciativas aprobadas este miércoles habían sido previamente conocidas por los integrantes del consejo y por la subsecretaría, por lo que para que sean materializadas solo falta la aprobación de los proyectos, hoy en etapa de ideas.

Diagnóstico
En el diagnóstico, que es la base de todas las intervenciones, ejecutado por la consultora ICZP, fue constatado que la comunidad local sienten temor a ser víctimas de un delito, a pesar de que según las cifras oficiales de organismos policiales, estos no se han incrementado.

La sensación de inseguridad, según el municipio, se concentra en lugares de alto tránsito peatonal del centro, particularmente en áreas comerciales como las intersecciones de 5 de Abril con Maipón, Plazoleta Sargento Aldea (Mercado) y Avenida Argentina con Vega de Saldías. 

Además tal sensación, según Zarzar, “se percibe por los habitantes de zonas periféricas de la ciudad, particularmente en plazoletas y calles de las poblaciones Mardones, Vicente Pérez Rosales, Purén, Arturo Prat, Rosita O’Higgins, El Tejar, Irene Frei, Diego Portales, Lomas de Oriente 3 y 4, Luis Cruz Martínez y Sarita Gajardo”. 

El jefe de Seguridad Ciudadana, Renán Cabezas, agrega que la sensación de inseguridad se debe en gran medida a la gran cantidad de casos de robo por sorpresa, daños contra la propiedad, con acciones relacionadas al consumo de drogas y alcohol en la vía pública.

Para la municipalidad, los factores de riesgo que contribuyen a generar esa sensación son: la concentración de consumo de alcohol y drogas en plazoletas públicas, robo de vehículos estacionados en la vía publica, la existencia de microbasurales, bajos niveles de iluminación, unidades policiales distantes de sectores priorizados, falta de rondas policiales preventivas, paraderos de locomoción colectiva con iluminación insuficiente y organización comunitaria deficitaria en temas de prevención de delincuencia, además de la no utilización de espacios públicos con fines comunitarios.

Iluminación de áreas verdes
Dentro de este escenario, fue aprobado un primer proyecto que tiene como finalidad el mejoramiento de la iluminación peatonal en áreas verdes de las poblaciones: Mardones, Vicente Pérez Rosales, Las Habas, Purén, Arturo Prat y Rosita O’Higgins.

Para Renán Cabezas “el mejoramiento de la iluminación peatonal en áreas verdes en barrios focalizados disminuirá los factores de riesgo relacionados con la ausencia o escasez de iluminación, señales de vandalismo, consumo de drogas y alcohol y microbasurales”. 

Agrega que en este caso la idea es instalar iluminación peatonal más baja que la pública. La inversión requerida para ello llegaría a los $100 millones, mientras que los focos debieran estar instalados en un plazo máximo de seis meses.

Alarmas comunitarias
Otra área de acción plantea el fortalecimiento de la red de alarmas comunitarias en las poblaciones el Tejar, Irene Frei, Diego Portales, Lomas de Oriente 3 y 4, Luis Cruz Martínez y Sarita Gajardo, donde serán instalados 3.500 equipos (500 por sector aproximadamente.).

“El fortalecimiento de las redes comunitarias a través de un trabajo de potenciamiento de la integración comunitaria vecinal y la corresponsabilidad en la prevención comunitaria de la delincuencia, logrará disminuir la sensación de inseguridad de las familias de barrios focalizados”, sostiene Cabezas.

La inversión requerida para ampliar la red de alarmas o chicharras comunitarias llegaría a los $100 millones y será ejecutada durante un plazo de seis meses.

Más cámaras en el centro 
Una tercera vía de acción plantea reforzar el sistema de teleprotección para la prevención del delito, a través de la instalación de nuevas cámaras de seguridad,  que se sumarán a las 18 que están en operaciones.

Los nuevos equipos deberán estar situados en las intersecciones de Avenida Argentina con Avenida España; 5 de Abril con Maipón; Avenida Argentina con Vegas de Saldías y en la Plazoleta Sargento Aldea, en un punto a definir.

Para el municipio, el sistema busca aumentar la cobertura de la vigilancia formal en zonas con condiciones de riesgo, además de ser utilizado como soporte y medio de prueba visual en eventuales procesos judiciales. 

Por ello se espera que “el sistema debe captar, almacenar y proveer imágenes de resolución necesaria para ser utilizada como medio preventivo, de prueba, soporte y ayuda en la vigilancia de los sectores donde se ubicarán las cámaras”.

En este caso, la inversión estimada para los cuatro nuevos equipos de vigilancia tendría un valor de $30 millones y su plazo de ejecución igualmente sería de seis meses.

Prevención
Una cuarta iniciativa es el fortalecimiento de competencias dirigenciales para la gestión comunitaria en la prevención de la delincuencia.

A través de este modelo se debiera mejorar la gestión asociativa en todos los territorios focalizados y contribuir “a la prevención de la delincuencia, capacitando a adultos y jóvenes con potencial de liderazgo en la comuna, a través de charlas y actividades con el fin de disminuir los factores de riesgo”.

Para esta propuesta la inversión a seis meses alcanzaría los $50 millones.