Condenan violencia en el Campus Concepción

El Rector de la Universidad de Concepción, Sergio Lavanchy expresó la preocupación y rechazo absoluto por parte de la Universidad ante los actos de violencia ocurridos de manera continua en el campus Concepción y en sus alrededores, durante las diversas manifestaciones que han ocurrido desde marzo a la fecha. “Estamos convencidos que en un sistema democrático, como en el que vivimos hoy, la violencia no es la forma para resolver un conflicto”. Según detalló, en ese periodo se han producido 13 manifestaciones de distinta naturaleza que han terminado en hechos de violencia, de las cuales solo cinco tenían relación con temáticas estudiantiles. Estas marchas han significado para la UdeC destrozos por un valor de 34 millones de pesos, a los que se deben sumar otros seis millones en pintura. 


Cabe mencionar que la manifestación del pasado jueves dejó daños por 11.7 millones de pesos, mientras que la que ocurrió este lunes causó pérdidas por 2.4 millones de pesos. Agregó además que si bien las pérdidas son cuantiosas, la principal preocupación de la Universidad es la integridad de los estudiantes y de los trabajadores, expuestos no solo a la posibilidad de ser agredidos por personas desconocidas, sino también a una gran cantidad de gases lacrimógenos.


Por lo anterior, el Rector rechazó que luego de cada manifestación el Campus se transforme en un campo de batalla entre grupos encapuchados y las Fuerzas Especiales de Carabineros, señalando que “esto es muy complicado, no es nuevo, pero creemos que es hora de que termine”. 


En particular, se refirió a la situación ocurrida este lunes, cuando en una manifestación de secundarios, un grupo de encapuchados intentó destruir el Escudo ubicado en el Arco Universidad de Concepción, tras lo cual un grupo de estudiantes de la  Facultad de Medicina UdeC trató de defender el símbolo universitario, avanzando hacia los encapuchados y conminándolos a deponer su actitud.  


“Eso justamente refleja de preocupación de nuestra comunidad universitaria, de sus estudiantes, de los estudiantes de esta universidad, que ven cómo otros jóvenes, encapuchados, pretenden hacer daño”. 


En dicho sentido, agregó que “a esos jóvenes universitarios realmente los felicito por lo que hicieron. Sin embargo, no deben olvidar la prudencia, ya que pueden ser agredidos, porque un encapuchado que agrede piensa que no será identificado”. 


En el mismo sentido, precisó que la violencia “es la antítesis de una Universidad, donde prevalece el diálogo, la buena convivencia y las buenas prácticas. Lo que está sucediendo no nos puede dejar tranquilos”, enfantizó Lavanchy,  precisando que estos hechos no tienen nada que ver con demandas y movimientos sociales cuyas demandas son legítimas.