Municipio opta por utilizar recursos propios para reparar veredas

Uno de los problemas urbanos que más le pena a Chillán, sobre todo dentro del área de las cuatro avenidas, es el mal estado de sus veredas públicas.

Baldosas rotas, hoyos profundos, pronunciados desniveles producto del crecimiento descontrolado de añosos árboles, es la forma como se presentan las principales vías peatonales céntricas de la comuna, las cuales en más de una oportunidad han provocado caída de personas, accidentes que incluso en algunos casos han derivado en acciones legales presentadas por los afectados.

El deterioro de las vías peatonales de la Plaza de Armas de Chillán y de las calles Libertad, 18 de Septiembre (entre Constitución y Libertad), Constitución (entre Arauco y 5 de Abril), entre otras, son el fiel reflejo del problema que no solo pone en riesgo la integridad física de los transeúntes, sino que la imagen de la capital provincial que pretende ser la cabeza de la futura Región de Ñuble.

Proyecto
Hace tres años la Casa Consistorial local preparó un completo proyecto en el que identificaba los sectores de la ciudad donde se hacía urgente la reparación de sus veredas.

El costo total estimado para las obras, que consideraba en primera instancia la reposición en el cuadrante comprendido entre las calles Gamero, Sargento Aldea, Arturo Prat y O’Higgins (a la que se incluyó Libertad), ascendía a poco más de 4 mil millones de pesos.

El diagnóstico y plan de trabajo realizado por el municipio para resolver el tema urbanístico fue presentado el 2013 a la Secretaría Regional del Ministerio de Desarrollo Social, con el objetivo de que esta repartición de gobierno le entregue el RS (Recomendación Satisfactoria) que todo proyecto necesita antes de buscar financiamiento público; no obstante, hasta el momento no se ha completado aquel trámite.

Ante la imposibilidad de conseguir los recursos requeridos para ejecutar el millonario proyecto, el municipio se ha visto en la necesidad de  hacer inversiones con dineros de sus propias arcas para,  de alguna manera, solucionar el problema.

Arreglos
Solo en agosto pasado, la Municipalidad de Chillán aprobó de manera extraordinaria 20 millones de pesos para darle mantención a las aceras más dañadas del centro de la ciudad, ante la proximidad del Mundial de Fútbol sub 17 de la FIFA, que tuvo al estadio Nelson Oyarzún de Chillán como una de sus sedes.

Este año, según precisaron desde el gobierno comunal, las labores de reparación de aquellos puntos más críticos se concretarán con cuadrillas de trabajadores que dispone la Dirección de Obras Municipal (DOM).

“El trabajo que hacen es constante y puede que no se note con la tasa de destrucción de veredas que estamos observando día a día en la ciudad, pero el municipio está próximo a ampliar el trabajo de la mencionada cuadrilla con más miembros para hacer frente a la problemática, sin perjuicio de los proyectos que el municipio ha postulado”, precisó el administrador municipal, Ricardo Vallejos.

Por otro lado, detallaron desde la Casa Consistorial, desde hace semanas funcionarios municipales están desarrollando un catastro de veredas en mal estado en toda la ciudad.

El alcalde de Chillán, Sergio Zarzar, se mostró poco confiado en que el proyecto mayor de reparación de las veredas del centro sea aprobado a corto plazo por el Gobierno, de modo que justificó la labor que vienen realizando.

“Nosotros estamos buscando recursos internos, propios, para poder arreglar parte de las veredas. No hay que olvidar que hay un proyecto por 5 mil millones de pesos y todos sabemos que la billetera del Gobierno no está muy abundante, por lo tanto no es fácil que lleguen y nos pasen esa plata para arreglarlas”, manifestó el jefe comunal chillanejo.

Otros proyectos
Junto al proyecto que considera la céntrica intervención, el municipio también apunta la mirada fuera de las cuatro avenidas.

Entre los sectores priorizados de mejoramiento están la Villa Nevado, calle Los Presidentes, entre Avenida España y Pasaje Once; villa Cuarto Centenario, calle Pellín, entre Diego de Almagro y Peumos y en calle Los Notros, entre Araucaria y Pellín; Población Mardones, calle Caupolicán, entre Barros Arana y Aníbal Pinto, proyectos por $49.860.468.