Reveladora investigación de la UdeC sobre ovarios poliquísticos

El académico de la Facultad de Medicina Veterinaria y subdirector del Campus Chillán de la Universidad de Concepción, Sergio Recabarren, viajó a Munich, Alemania, la semana pasada, para participar en el congreso anual de la Sociedad Europea de Endocrinología, instancia en la que presentó a la comunidad científica las reveladoras conclusiones sobre las causas del síndrome de ovario poliquístico.


Siendo el único chileno -junto a una académica de la Universidad Católica -en asistir a este encuentro, el docente expuso los resultados de una investigación financiada por Fondecyt y que se enfoca en los fenómenos que ocurren en el feto cuando la madre tiene una hiperandrogenia, “es decir, tiene altos niveles de andrógenos, y eso ocurre fundamentalmente en un síndrome que afecta al 10 ó 15 por ciento de las mujeres, que es el síndrome de ovario poliquístico”, dijo Recabarren sobre esta investigación, que están desarrollando en un modelo animal experimental, con ovejas.


Hiperandrogenia
“Nosotros experimentalmente tratamos de demostrar que en el caso de las mujeres con el síndrome de ovario poliquístico (SOP) embarazadas, este ambiente hiperandrogénico es el que perpetúa el mal en sus hijas, ¿por qué? Porque los fetos hembras quedan expuestos a estos altos valores de la hormona testosterona y nosotros experimentalmente hemos demostrado, que ese fenómeno empieza a nivel fetal y se completa posteriormente, sobre todo, cuando el ovario de la niñita comienza a producir también altos niveles de andrógenos. Es posible que ello también esté asociado, a su vez, al ambiente metabólico de la madre, porque muchas veces la mamá que tiene el síndrome de ovario poliquístico también es hiperinsulinémica y tiene resistencia a la insulina, entonces muchos investigadores le dan más peso a este factor y otros al factor hiperandrogénico en la reprogramación fetal del SOP que se va a manifestar en la adultez”.


En este mismo sentido, el académico explicó que los estudios muestran que es el ambiente hiperandrogénico y no el hiperinsulinémico el que conduce -por lo menos, en el caso experimental, ya que trabajan con ovejas-, el que las mujeres puedan tener más adelante el SOP, el cual es asociado a la insulino resistencia.


“Éste es un proyecto que se inició el 2014, pero que es una línea de investigación, y por la tanto, ya tenemos previo a ello tres proyectos Fondecyt que le han dado continuidad a esta línea de investigación que para nosotros ha sido muy fructífera y que nos ha colocado a nivel internacional, porque permanentemente nos invitan a dar conferencias desde otras sociedades científicas, tanto nacionales como del extranjero, para precisamente mostrar que hay un factor que opera durante el periodo de desarrollo fetal que va a condicionar más adelante lo que va a ocurrir en el desarrollo de las personas”, agregó Recabarren.


La investigación también ha abordado a los hijos nacidos de madres con ovario poliquístico, descubriendo que también prácticamente desde el nacimiento ya vienen condicionados a tener resistencia insulínica y el metabolismo y los lípidos alterados. 


“La importancia de estos trabajos radican en que hay que poner énfasis en cómo se desarrolla el embarazo en la mujer, porque ella es la que le va a dar las señales programadoras a sus hijos. En el caso experimental nuestro, hemos demostrado que los machos nacidos de las madres expuestas a este exceso de testosterona, tienen absolutamente alterado el sistema reproductivo, y eso que no lo hemos dilucidado completamente en los varones, si lo hemos demostrado en el modelo experimental con las ovejas y eso coloca también una luz de alarma,