Farmacia de Ñiquén “en rodaje” y Chillán aún no pide la autorización

Desde que la farmacia municipal de Ñiquén abrió oficialmente sus puertas el pasado 15 de abril se ha ido convirtiendo en una buena alternativa para acceder a medicamentos. Hasta entonces la gente solo podían obtenerlos en otras comunas o en centros de salud de la red de salud estatal.

El recinto habilitado por el municipio está en rodaje y ello se nota en que no se entregan los medicamentos que dan razón de ser a ese tipo de establecimientos.

Si no están en vitrinas los remedios más caros y demandados, es básicamente porque la municipalidad debe resolver primero la licitación que le permitirá adquirirlos. Luego de ello las personas inscritas conseguirán a precios módicos productos farmacéuticos que no entregarían postas ni consultorios como parte de su canasta de fármacos gratuitos.

La químico farmacéutico encargada del centro de salud instalado a un costado del municipio, Lisete Vera, sostiene que durante la próxima semana estarían llegando los primeros medicamentos solicitados por la comunidad según el procedimiento establecido, esto es previo pago ante la oficina comunal de tesorería municipal.

La estanterías de la farmacia no contienen por lo tanto los fármacos solicitados, sino que otros de uso común que el municipio puso a disposición de la gente considerando que no existe un recinto privado donde acceder a un amplio arsenal farmacéutico. Así, por ejemplo, sería posible encontrar remedios para dolencias crónicas, pañales o leche.

Chillán
Mientras la farmacia asistencial o comunal de Ñiquén da sus primeros pasos, Chillán podría abrir la propia a fines de junio próximo, probablemente para el aniversario de la ciudad. Las gestiones para ello parecen estar adelantadas. 

Por un lado la municipalidad trabaja en habilitar el lugar donde serán entregados los medicamentos (Libertad 1040) y ayer comenzó a inscribir a los potenciales beneficiarios que en teoría son todos los habitantes de la ciudad, aun cuando el modelo está diseñado para atender básicamente a enfermos crónicos.

Ximena Meyer, directora comunal de Salud, agregó que al momento de la inscripción se informará a los potenciales usuarios cuáles son los medicamentos a los que ya tienen acceso de manera gratuita en centros de salud primarios por el solo hecho de estar inscritos en Fonasa.

Los lugares de inscripción son el módulo de atención de la municipalidad chillaneja, la oficina de Dideco, los cinco Cesfam de la ciudad y el rural de Quinchamalí.

El público usuario, estará conformado por vecinos que presenten certificado de residencia, estudiantes y trabajadores que acrediten que viven en la ciudad. Para acceder al sistema deberán presentar receta médica emitida dentro de los últimos seis meses y carné de identidad.

Entre los primeros inscritos se encontraba el matrimonio formado por Mireya Martínez y Renán Pereira Carvajal, quienes gastan al mes alrededor de 120 mil pesos en medicamentos diagnosticados para sus dolencias.

Pereira señaló que espera que “podamos ahorrar al comprar nuestros remedios al menos la mitad de la plata y si es más mucho mejor”.

En tanto, el concejal Victor Sepúlveda, presente en el sitio de registro de pacientes, agregó que “esta es una iniciativa que nació desde el Concejo y saludamos que la municipalidad nos haya escuchado y tengamos nuestra farmacia popular en breve tiempo”.

Por su parte el alcalde Sergio Zarzar agregó que espera que antes de que termine el mes de junio la farmacia popular de Chillán se encuentre operativa.

Además de Chillán, en Chillán Viejo está en curso el proceso de registro para la futura farmacia comunal que funcionará en el Cesfam Michelle Bachelet.

Desde el municipio, se indicó que para inscribirse la población debe acudir “a la Dirección de Desarrollo Comunitario, con la asistente social Soledad Gutiérrez Quezada”.  
Desde la seremi de Salud, la jefe del sub departamento de Farmacias y Profesiones Médicas, Paola Blasco señaló que a la fecha ninguno de los municipios de la intercomuna han presentado oficialmente las solicitudes para que se les otorgue el permiso sanitario a sus respectivos centros de expendio de fármacos.

La profesional agrega que la entidad actúa cuando reciben la solicitud formal y luego en los procesos de control y fiscalización permanente.