Canalistas de Ñuble valoraron última prueba ambiental de La Punilla

Tras la aprobación del Estudio de Impacto Ambiental de la línea de transmisión eléctrica Punilla-San Fabián por parte de la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región del Bío Bío, los agricultores de la zona ven de buena forma la última etapa de prueba ambiental del embalse, el cual se ejecutará durante el próximo año.

La presidenta de la Junta de Vigilancia del río Ñuble, Margarita Letelier afirmó que “es un acontecimiento muy importante. Esto da el inicio a la nueva etapa que se viene. El embalse estará listo para su construcción durante el primer semestre de 2019”.

En tanto, el presidente del río Chillán, Héctor Jaque, aseguró que la ejecución del embalse servirá para solucionar determinados problemas en la zona.

“Uno de los grandes problemas es el calentamiento global. Hay una carencia de nieve y eso implica la realización de obras mayores. Actualmente ya es una realidad”, agregó Jaque.

El dirigente de la Junta de Vigilancia del río Diguillín, Francisco Saldías, aseveró que todos los embalses son necesarios en la zona.

“Además de los embalses se deben construir obras menores de riego porque hay muchos agricultores que cuentan con un pequeño apoyo pueden solucionar sus problemas, pero sin lugar a dudas los embalses La Punilla, El Zapallar y La Esperanza son necesarios”, cerró Saldías.

Según el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto, la inversión en la línea de transmisión alcanzará los 9,2 millones de dólares.