Unión temporal de proveedores

Mario Arzola Acuña

Constructor Civil Pontificia Universidad Católica de Chile Ingeniero Constructor, Universidad Tecnológica Metropolitana.


La reglamentación sobre contratos de la Administración Pública para el suministro de bienes y servicios reconoce una forma de asociación de oferentes denominada Unión Temporal de Proveedores. Consiste en la unión de dos o más proveedores para el efecto de participar en un proceso de compra, de carácter esencialmente transitorio y caracterizado por la facilidad y falta de formalidades para su constitución. Esta figura permite que las empresas de menor tamaño se unan estratégicamente, mediante un mecanismo simple y expedito, y sin la necesidad de constituir una nueva persona jurídica.

Sin embargo, uno de los riesgos que conlleva esta figura consiste en que sea utilizada por las empresas de mayor tamaño, desvirtuándose su sentido original, ya que por esa vía podrían propiciarse prácticas atentatorias a la libre competencia, y por tal razón se sugiere a los compradores que incorporen, en las bases de licitación, criterios y ponderaciones orientadas específicamente a empresas de menor tamaño, según contempla el propio reglamento de contratación.

Para la aplicación práctica de esta figura resulta preponderante tener en cuenta algunas consideraciones de orden formal, necesarias para obtener el resultado esperado. Por razones de espacio me referiré solo a dos aspectos, especialmente importantes en estos procesos.

Las bases de cada licitación deben contener la concreción detallada de la figura de la Unión Temporal de Proveedores, no obstante se encuentra regulada en el Reglamento; los órganos compradores no pueden prohibir abiertamente la participación bajo esa figura, pero les corresponde regular cómo se concretará esta participación. 

Corresponde a la entidad licitante determinar los criterios de evaluación y sus ponderaciones, sin embargo las Uniones Temporales gozan de total discreción a la hora de determinar cómo formulan sus ofertas y de elegir los antecedentes que presentarán para cumplir con lo exigido en las bases. A modo de ejemplo, una Unión Temporal de Proveedores podría presentar, conjuntamente con su oferta, la experiencia de todas o de solo algunas de las empresas que la integran, según cuál sea la modalidad más ventajosa para los efectos de la evaluación de su oferta. Similar criterio debe aplicarse en el caso de las certificaciones o antecedentes relativos a algún criterio de evaluación específico y no corresponde, por lo tanto, que la entidad licitante exija la presentación de esta documentación a todos los integrantes.

“El comprador no puede, en las bases de licitación, condicionar la libertad de la Unión Temporal de Proveedores para elaborar su oferta”, dice la normativa, y agrega que “deberán aceptarse los documentos correspondientes a uno o más integrantes de la respectiva Unión Temporal de Proveedores”. 

La importancia de la aplicación de estos principios queda de manifiesto con ocasión de la licitación de la mantención de las áreas verdes de la ciudad, ya que en ese caso, se estimó que la entrega de uno de los antecedentes solicitados solo por uno de los integrantes de la Unión Temporal de Proveedores rompía el principio de igualdad de los licitantes, circunstancia que aparentemente habría influido en el fracaso del proceso.