Rojo al ataque para zafar del descenso y acercarse a la liguilla

Puerto Montt tiene la misma urgencia de sumar puntos que Ñublense para escapar de los últimos lugares y evitar caer en la zona de descenso directo. Por eso el partido a disputarse hoy en Chillán es trascendental para ambos equipos, estando en juego la posibilidad de seguir soñando con clasificar a la liguilla que da el segundo cupo para la Primera División, o caer en un abismo del que será difícil salir. 

Los “diablos rojos” esperan plasmar en los pastos del Nelson Oyarzún Arenas, la osada propuesta táctica del estratega Germán Cavalieri, quien fue sondeado por la dirigencia, antes que el exentrenador Emiliano Astorga dejara la banca por la deficiente campaña roja que suma apenas 23 unidades, con ocho partidos consecutivos sin conocer la victoria (incluyendo tres duelos por Copa Chile). 

La expectativa generada por el exayudante técnico de Pablo Guede en Palestino y San Lorenzo de Almagro, es alta, considerando que con Astorga, Ñublense pecó de conservador y se contuvo de disponer de fútbol ofensivo, por las instrucciones que venían desde la banca. Ahora la historia promete ser distinta, con un dibujo táctico que privilegia el ataque y una alta intensidad física solicitada expresamente por Cavalieri a los jugadores: jugar al máximo de las capacidades. Un triunfo servirá para recuperar la alicaída confianza en una hinchada que está decepcionada de los malos resultados y espera un cambio en la actitud de los jugadores. Una derrota sencillamente sería el peor de los estrenos para Cavalieri, quien no promete mantener el arco en cero, pero sí vocación ofensiva desde el primer minuto. Se acabó la espera.