Las enormes diferencias entre el Norte y el Sur de Chillán

Chillán Viejo siempre se ha considerado el “patio trasero de Chillán” y esta realidad fue la que movilizó su transformación en una comuna que en la actualidad tiene altos índices de crecimiento poblacional. Pero aún así no deja de ser, señalan algunos personeros locales, una zona carente de servicios, precaria, incluso de “sacrificio” al contener industrias molestas, temas que aparentemente no tienen solución en el corto plazo y que vuelven a aparecer en el marco de la renovación del Plan Regulador Intercomunal, Prich.

En la actualidad, basta hacer un catastro de las fuentes generadoras de riqueza, de los supermercados instalados en ambas comunas, de las cadenas instaladas y de los grandes complejos inmobiliarios, colegios, universidades o el futuro casino con las inversiones asociadas, para darse cuenta de que objetivamente existe “una zona norte rica y un sur y oriente pobre”, reclama el alcalde de Chillán Viejo, Felipe Aylwin.

La autoridad desafió los modelos de crecimiento que plantea el consultor Urbe Arquitectos, a quien el Minvu le encargó ejecutar el Prich y frente a las propuestas de potenciar un eje Norte-Sur, Aylwin pone sobre la mesa la necesidad de enfocarse en potenciar un eje oriente-poniente que contribuya a desarrollar las zonas de rezago en la metrópolis.

El alcalde de la comuna histórica revela que el futuro Prich, que destinará las viviendas sociales hacia el sector oriente y sur, constituye un modelo “clasista” y que limitará la capacidad de Chillán Viejo para desarrollarse plenamente.

El tema ha suscitado toda suerte de comentarios y análisis respecto de lo precario que pueden ser las bases para el crecimiento de la comuna histórica que sigue en zaga respecto de Chillán.

El arquitecto Claudio González Oisel plantea que si Chillán Viejo se encuentra en una posición precaria, es porque “las autoridades no han sido capaces de generar políticas que incentiven la llegada de inversiones”.

El profesional destaca que lamentablemente “Chillán Viejo fue el patio trasero de Chillán y aunque ha mejorado su posición, sigue siendo un patio trasero”.

El también arquitecto, José Luis Gacitúa, reconoce que efectivamente hay diferencias importantes entre ambas ciudades. Pero Chillán Viejo debe ser capaz de poner de relieve atributos de los que carece Chillán para posicionarse de mejor manera frente a la capital regional.

Desarrollo integral

Por su parte, el seremi de Vivienda, Emilio Armstrong, no comparte las afirmaciones del alcalde de Chillán Viejo y defiende que el Prich en evaluación tiene como finalidad propender al desarrollo armónico del todo el territorio.

“Los planes reguladores se elaboran con el objetivo de reducir las diferencias e inequidades territoriales, favoreciendo el acceso a servicios urbanos a todos los habitantes de territorio al cual planifican. En este sentido, uno de los objetivos del Prich es favorecer un desarrollo equilibrado del territorio, a través de la propuesta vial, parques, áreas verdes y la localización y regulación adecuada de actividades productivas de impacto intercomumal”.

Armstrong remarca que el estudio “ha contado con la participación activa de ambos municipios en el proceso de elaboración, que incluye observaciones a las alternativas de estructuración. Cabe mencionar también que los equipos municipales han sido invitados a participar de la revisión y avance en cada etapa entregada por el consultor, junto con profesionales de Sectra y la Seremi de Medio Ambiente,  siendo parte permanente del equipo técnico, revisor del estudio”.

Además, durante el desarrollo de esta etapa se presentaron las alternativas a los alcaldes y concejos municipales de cada comuna, recogiendo sus observaciones, las que junto con las observaciones de participación y reuniones técnicas, permitieron elaborar una tercera alternativa, que se desarrolló con mayor detalle como anteproyecto.

Uno de los temas que parecen estar zanjados, declara Armstrong, es que durante el desarrollo del estudio, considerando los procesos de participación antes descritos, la opción de crecer hacia el poniente sobrepasando la carretera 5 Sur “fue descartada, a favor de nuevas zonas de extensión urbana hacia el norte y sur de la intercomuna, buscando correlacionar el crecimiento urbano a través de sus fronteras naturales como son el río Ñuble y río Chillán”.   

Proceso abierto

Lo que es relevante en este esquema que debe sufrir modificaciones, pues el proceso de formulación está abierto, es que las zonas más densamente pobladas como pueden ser el sur y el oriente requieren servicios y equipamiento. 

El seremi remarca que “aun cuando la localización de equipamiento no es una materia propia de un Plan Regulador Intercomunal, la propuesta en desarrollo está considerando zonas destinadas a equipamientos y servicios, en el Área de Extensión Urbana, con el fin de contribuir a que los habitantes de las zonas más densamente pobladas no tengan que desplazarse hacia el centro de la intercomuna, acortando con ello el tiempo y los desplazamientos”. 

En todo caso, el Prich tendrá que actualizar la red vial de ambas ciudades con la finalidad de favorecer el desplazamiento interno, que es uno de los problemas detectados en Chillán Viejo y sobre todo al oriente de Chillán, donde están Los Volcanes y Las Mariposas.

En este sentido, para la entidad gubernamental, uno de los objetivos del estudio es mejorar la conectividad y movilidad intercomunal, para lo cual se proponen diferentes acciones que apunten a resolver las falencias diagnósticas en la red intercomunal, principalmente en sentido norte y sur y en la parte oriente de la intercomuna. Además, se propone fortalecer la conectividad rural, minimizando el ingreso de transporte de carga a la ciudad, entre otras medidas.

Tercera fase

El debate sobre el modelo que regulará a las ciudades, no concluye, pues en la actualidad el equipo técnico se encuentra revisando la entrega de la tercera etapa, la cual ingresó el 9 de agosto, por parte de la consultora, para revisión.

La siguiente etapa, denominada “Proyecto”, que comenzará en diciembre aproximadamente, considerará instancias de participación, tales como talleres y buzón ciudadano. Y de acuerdo a la programación del estudio, se espera realizar estas actividades de consultas a la ciudadanía para recibir sus aportes y observaciones en el verano de 2019.

Alcalde Zarzar

Sobre el particular, el alcalde Sergio Zarzar fue enfático al señalar que “yo no me inmiscuyo en otras comunas en relación a lo que se puede hacer bien o mal, yo respeto a las comunas con sus autoridades”.

Pero Zarzar reconoce que “siempre se desarrollan sectores de distinta índole en cada ciudad. Si Chillán Viejo es recién, hace un poco más de 20 años, comuna, antes todo era Chillán. Entonces, hay que entender, imagínate que Chillán llegaba hasta el Puente Larqui, y ahora llegamos hasta el Paso de Piedra. Así que en ese sentido yo también digo que cuando delinearon geográficamente la comuna de Chillán Viejo, nadie dijo nada que nosotros quedamos absolutamente ahogados en la parte urbana, entre el puente Ñuble y el Paso de Piedra, que son unos pocos kilómetros, y que antes nuestros límites eran prácticamente de 20 kilómetros de norte a sur, por lo tanto, eso estaba como delineado, ahora cuando yo asumí el sur ya estaba tocado en su límite con Chillán Viejo, y no es mucho lo que podemos crecer.

Zarzar expone que efectivamente el oriente es una zona carente de servicios, pero que están trabajando para solucionar ese problema.

“Chillán creció de manera inorgánica, absolutamente, pero más que hacia el sur hacia el oriente”, reconoce. Y respecto del bajo nivel de crecimiento eventual de Chillán Viejo, declara que eso corresponde a su par chillanvejano.