Cobquecura, El Carmen y Pinto son las comunas más pobres de Ñuble

Las comunas de Ñuble con las mayores tasas de pobreza por ingresos, según la Encuesta Casen 2017, son Cobquecura (38,7%), El Carmen (31,3%) y Pinto (30,8%). Así lo reveló un informe del CER Regional, elaborado con los datos de la Encuesta Casen 2017.


Según la Casen 2017, cuyos resultados por región fueron entregados esta semana por el Ministerio de Desarrollo Social, Ñuble exhibió una tasa de 16,1%, la segunda más alta del país, después de La Araucanía (17,2%). En tanto, el promedio nacional se ubicó en 8,6%.


En el documento desarrollado por el CER Regional, se observa que 15 de las 21 comunas de Ñuble registraron un descenso de la tasa de pobreza por ingresos en comparación con 2015, sin embargo, su director, Renato Segura, advirtió que debido al tamaño de las muestras en el caso de las comunas más pequeñas es más difícil hacer una comparación con la Casen anterior.


La Región de Ñuble anotó una baja de su tasa de pobreza por ingresos, desde 20,8% en 2015, a 16,1% en 2017. Asimismo, la pobreza extrema pasó de 6,6% a 4,6%.
A nivel provincial, Diguillín bajó desde 17,9% a 16,2%; Itata anotó una caída desde 30,7% a 17,4%; y Punilla disminuyó desde 25,9% a 15,3%.
En cuanto a pobreza extrema, las tres provincias anotaron importantes descensos: Diguillín bajo de 6,1% a 4,8%; Itata lo hizo desde 9,9% a 6%; y Punilla, de 6,5% a 3,4%.


De acuerdo al estudio, las comunas más grandes registraron una reducción de sus tasas de pobreza. Son los casos de Chillán, Bulnes, Coelemu, Quirihue y San Carlos. Sin embargo, Chillán Viejo, Quillón y Yungay incrementaron su población que vive en la pobreza.
Destaca, además, Ránquil, que con un 4,5%, exhibe la tasa de pobreza más baja de la nueva región. Le siguen Chillán (11,6%) y San Fabián (11,8%).

Multidimensional


En la medición de la pobreza multidimensional, la nueva región mostró un preocupante incremento, desde 22,4% a 24,6%; situación que se reproduce en la Provincia de Diguillín, donde esta tasa creció desde 19,5% a 27,9% -el mayor aumento-; y en Punilla, donde se elevó desde 27,1% a 31,1%. En Itata, en tanto, se observó una disminución desde 33% a 25,4%.


En este indicador, nuevamente Cobquecura exhibe la tasa más alta de Ñuble, con un 52%. Le siguen Pinto (47,1%), Quirihue (43,3%) y San Nicolás (40%).


Factores


Según planteó el director del CER Regional, Renato Segura, “el aumento de la pobreza multidimensional es fruto de la precarización del mercado laboral. Esto se revela en que la pobreza multidimensional afecta en mayor medida a hombres, ocupados, egresados de enseñanza media”.
Coincidió con ese análisis el alcalde Cobquecura, Julio Fuentes, quien si bien se sorprendió con los números, manifestó que no es una sorpresa la pobreza en su comuna.


“Tenemos una gran cantidad de familias que vive en la pobreza, y aquí vemos factores como la alta ruralidad, la alta proporción de adultos mayores, muy por sobre el promedio nacional, y la falta de empleos, y los que hay son más bien precarios”, argumentó Fuentes.


Sin embargo, el jefe comunal planteó que conocer estos datos también representa una oportunidad para visibilizar la situación de Cobquecura. “Al ser una nueva región esto nos abre la expectativa de que se pueda aprovechar de mejor manera el potencial que tenemos para desarrollarnos, a través de una mejor focalización de los esfuerzos y los recursos del sector público. Para ello es clave la pertinencia de los proyectos, a partir del conocimiento de la realidad local.

Para nosotros es un desafío desarrollar la actividad turística, por ejemplo, para revertir estos números, y para ello es clave el proyecto de la ruta costera y el futuro puente en la desembocadura del Itata, que mejorará la conectividad de nuestras localidades costeras y potenciará el desarrollo turístico de la comuna”.
Por su parte, el alcalde de Pinto, Manuel Guzmán, atribuyó la alta tasa de pobreza de su comuna a factores como el desempleo, la alta ruralidad y el alto número de adultos mayores.


“La agricultura tradicional, que es uno de los ejes de nuestra economía, ha perdido muchos empleos, vemos que la mayor tecnificación en los cultivos ha ido avanzando; y por otro lado, tenemos mucha tercera edad, que es gente que depende de las pensiones”, expuso Guzmán.


Para el alcalde de Pinto, el camino para revertir estos indicadores pasa, por un lado, por gestionar recursos ante el futuro Gobierno Regional de Ñuble, potenciando el desarrollo turístico de la comuna así como la reconversión agrícola hacia la fruticultura.


Programas sociales


Según la delegada del Ministerio de Desarrollo Social en Ñuble, Doris Osses, el diagnóstico sobre los factores de pobreza en las comunas de Ñuble es bastante similar, salvo algunas realidades particulares, destacando la alta ruralidad, los bajos ingresos de la agricultura y la población de adultos mayores.


“Lo que queremos destacar como Ministerio es que trabajaremos por ir fortaleciendo a las familias más vulnerables como grupo completo, tanto a adultos mayores, jóvenes y niños”, sostuvo Osses, quien anunció que el próximo año reactivarán algunos programas sociales que se dejaron de ejecutar, como por ejemplo, el programa Vínculos, el de habitabilidad y de autoconsumo, que contribuyen a fomentar el emprendimiento, la empleabilidad y aspectos sociales y familiares.


Planteó que además del foco en los adultos mayores, se abordarán las problemáticas asociadas a la ruralidad, que es más transversal. “Y es ahí donde vamos a atacar con algunos programas también, como el Chile crece Contigo, entre otros”, anunció.


La delegada destacó, además, que a partir de la nueva institucionalidad regional se abordará el desafío de superar la pobreza con diagnósticos propios, “y no desde el patio trasero de Bío Bío. Por ejemplo, tenemos que fortalecer la agricultura familiar campesina, con programas focalizados en los más vulnerables”, puntualizó.