Cuestionan idoneidad de Pellegrín para denunciar casos de abusos

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: Mauricio Ulloa

Diversas reacciones generó la información revelada el jueves por parte del Obispado de Chillán que confirma la verosímilitud de la denuncia de abuso sexual en contra de un menor de edad que pesa sobre el cura Luis Ricardo Montenegro.

“La Diócesis San Bartolomé de Chillán desea informar que el sacerdote encargado de realizar la investigación ha informado al obispo del término de ella, concluyendo que los hechos denunciados son verosímiles”, informó la Iglesia local a través de un comunicado en el que además aseguraron que los antecedentes fueron enviados a la Congregación para la Doctrina de la Fe y a la Fiscalía local.

Frente a este nuevo caso de abuso, el vocero de los Laicos, Juan Carlos Claret, fue enfatizó en señalar que a su juicio esto responde a un "lavado de imagen"

"Ya el 2012 el Obispado de Chillán había investigado a Montenegro por una denuncia, sin embargo no lo hizo público. Se nota que ahora están tratando de lavar la imagen para así decir que esto siempre ha funcionado, en consideración de que corresponden a prácticas negligentes que han venido ocurriendo desde tiempo inmemoriales", recalcó.

Claret agregó también que considera que el obispo Carlos Pellegrin debiese "dar un paso al costado".

“Pellegrin está siendo investigado por Fiscalía pero sigue investigando a sacerdotes abusadores, lo que es extraño en consideración que él está siendo investigado por lo mismo. Cualquier persona que ama a la comunidad debería dar un paso al costado en esas condiciones”, sentenció.

Arista jurídica

Mucho se ha cuestionado al Obispado de Chillán por no haber remitido al Ministerio Público antecedentes sobre investigaciones previas relacionadas con este tipo de delitos, pero lo cierto es que no existe una norma que obligue a la institución a hacerlo.

Así lo explicó el abogado Alejandro Álvarez, experto en Derecho Canónico de la Universidad de Chile.

“Todavía no existe esa norma que determine esa obligatoridad pero, evidentemente el sentido común que percibimos nos dice que existe una obligación moral de dar protección a las víctimas y de que los culpables respondan ante la justicia. Evidentemente que ahí si habría una exigencia, pero sería de carácter más bien moral y no jurídica”, puntualizó. 

Cabe señalar que el caso del sacerdote Montenegro fue revelado por el propio obispo Carlos Pellegrin el 8 de agosto pasado, cuando se informó que los hechos habrían ocurrido cuando se desempeñaba como vicario parroquial de San Carlos Borromeo. 

El sacerdote se mantiene con prohibición del ejercicio público del ministerio sacerdotal.