Carabineros advierte a lavadores de autos a salir del casco comercial

Siete partes de cortesía fue lo que cursó Carabineros de la Segunda Comisaría de Chillán a quienes lavan vehículos en el centro de la ciudad de Chillán, conforme a las normartivas municipales que busca ordenar el casco comercial de la ciudad.

Tras varias denuncias hechas por peatones y conductores quejándose sobre la presencia de ellos en medio de la calzada, ocupando el agua de la llave de recintos particulares y sobre riñas y groserías entre ellos, "se decidió comenzar estos procedimientos en base a una campaña educativa que se hizo con ellos, es decir, los primeros partes fueron sólo de cortesía, para que entiendan que ya no se puede admitir estas actividades en el centro de la que ya es la capital regional de Ñuble, dejando baldes con agua o las gomas de los vehículos en las bancas de la plaza de armas, o riñendo entre ellos frente a la Catedral", explicó el suboficial mayor, Claudio Parra, jefe de la Patrulla de Tránsito de Carabineros.

Tras esa primera marcha blanca, se multó a dos lavadores, quienes pese a la advertencia hecha por Carabineros, no obedecieron y fueron sorprendidos en la misma actividad días después.

Carabineros advirtió que "esto no se trata de atentar contra la necesidad de trabajar que tienen las personas para ganarse la vida, sino que se trata de ordenar la ciudad, que es el mismo propósito que se persigue al tratar de regular el comercio ambulante, tanto legal como ilegal con quienes ya se ha estado trabajado bastante".

Desde la unidad policial adelantaron que las fiscalizaciones seguiráne en todo el casco comercial hasta erradicar esa práctica en las calles centrales de Chillán. "Las fiscalizaciones se concentraron en esta etapa, en calle Constitución y, en especial, frente a la Catedral donde se ha recibido la mayor cantidad de reclamos y denuncias por la conducta de ellos", cerró el suboficial.