Destacado arquitecto cuestiona a municipio por edificios en altura

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: La Discusión

El arquitecto de la Universidad Católica y ex presidente del Colegio de Arquitectos de Chile, Sebastián Gray, se refirió al Plan Regulador de Chillán, que permite construir edificios con altura libre en el centro histórico de la ciudad, dentro del perímetro de las cuatro plazas. 

Lo hizo a través de una columna de opinión en un diario de circulación nacional. Consultado ayer por LA DISCUSIÓN reafirmó sus palabras, afirmando que “la liberalización de la altura dentro del centro histórico pone en riesgo la homogeneidad y armonía que la ciudad ha logrado construir a lo largo de 80 años, prácticamente desde su reconstrucción después del terremoto del 39 en adelante, y esa homogeneidad hay que considerarla como un valor, puesto que es muy difícil para una ciudad llegar a tener eso”.

En el entorno inmediato de la Plaza de Armas hay una serie de edificios importantes, que son los Edificios Públicos, que tiene una cierta volumetría y altura, está el Teatro, el edificio de la municipalidad, el hotel en la otra esquina, la Catedral, y uno debería respetar ese marco histórico, incluido las alturas de esos edificios históricos, eso es lo que se hace en un país desarrollado que se toma en cuenta el total del paisaje”, aseguró. 

Al ser consultado sobre cómo debería densificarse Chillan como nueva capital regional, sin afectar el casco histórico, fue enfático en que debería hacerse fuera de las cuatro avenidas y realizó una crítica a la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) y al arquitecto que diseñó el estudio del plan regulador, Manuel Durán, quien posteriormente fue el presidente de la CChC Concepción.

“El problema es que en Chile el gremio de la construcción representado por la CChC siempre intenta hacerlo de la manera más fácil y rentable para el desarrollador inmobiliario y es por eso que se impone la idea de que para densificar la única es haciendo edificios en altura, pero eso es falso, y basta mirar muchas otras ciudades del mundo que son muy modernas y pujantes donde eso no ocurre así. Lamentablemente en el 2016 todo el casco histórico, según el estudio que hizo el arquitecto Manuel Durán, se deja en altura libre, todas las nuevas edificaciones que uno pueda desarrollar en esta zona. Claramente eso afecta a todo el patrimonio arquitectónico”, sostuvo.

“En el centro histórico de Chillán no es necesario construir más que en media altura, y hay que discutir cuál es media altura, pero podría ser siete pisos, ocho pisos, y en fachada continua, que es lo que corresponde a ese tipo de ciudad, pero no hacer torres aisladas de gran altura en el centro histórico”, agregó. 

“Normalmente construir edificios en altura se hace en el perímetro de la ciudad, que puede ser más allá de las cuatro avenidas y uno le da plusvalía a ciertas zonas de la ciudad que hasta ahora no la tienen, o sea uno crea nuevo valor de suelo, nuevas oportunidades de negocio inmobiliario y hace que la ciudad sea más dinámica e incluso económicamente más interesante”, agregó.

Sobre las decisiones de las autoridades locales al promulgar el plan regulador, Gray precisó que “las autoridades no tienen elementos de juicio en temas de urbanismo que les permitan distinguir entre lo bueno y lo malo, y en segundo lugar son muy susceptibles a ser influenciadas por el gremio de la construcción, que lo único que quiere es reproducir un modelo de negocio inmobiliario. Es impresentable que el director del estudio del Plan Regulador haya sido a continuación elegido presidente de la CChC”. 

Visión ciudadana

Patricio Mora, arquitecto y director ejecutivo de la Fundación Proyecta Memoria, coincidió con la visión de Gray. “Lamentablemente en 2016 todo el casco histórico según el estudio que hizo el arquitecto Manuel Durán, se deja en altura libre, y eso afecta a todo el patrimonio arquitectónico”, aseguró.

“Según la visión de la CChC ojalá en toda  la ciudad se construyera en altura, eso significa que va a haber más congestión de autos, más sombra. Son problemas que uno puede ver en otras ciudades que ocurre, que sí se puede dar, pero en otros sectores de Chillán, no en el casco histórico”, precisó. 

El arquitecto José Luis Gacitúa hizo hincapié en que “no podemos entender que una torre de altura va a mejorar la calidad de vida de una ciudad, se han justificado siempre que si no se construye en altura en el centro, la ciudad va a crecer demasiado en su extensión y eso es totalmente falso, porque cuando se tiene una densificación controlada, se pueden crear bloques de departamentos de oficinas, con una altura no tan alta y además darle un valor agregado a la ciudad. Uno de los mejores ejemplos es el edificio de la Gobernación, que es un edificio que respeta la altura de la cuadra, respeta a la Catedral y su cruz, como el hito más grande del centro urbano, y además genera una plaza en su interior”.