Región de Ñuble nacerá con déficit de $20.000 millones

Más de 20 mil millones de pesos, aproximadamente, es la cantidad de recursos que la Región del Bío Bío debe transferir a Ñuble solo para financiar proyectos ya aprobados. 

Se trata de iniciativas que superaron todos los trámites burocráticos y solo esperan por una firma, del actual intendente Jorge Ulloa (UDI), para hacer la transferencia de recursos a los municipios de Ñuble.

El problema es que ese trámite, a escasos 18 días de crearse la nueva región, no se ha efectuado. Por eso en las últimas semanas los alcaldes del territorio, así como presidentes de las tres asociaciones de municipios (Laja-Diguillín, Punilla y Valle del Itata), más la federación que agrupa a aquellas, de reciente formación, pusieron sobre la mesa la discusión sobre el futuro de proyectos que, estando aprobados, permanecen “congelados” en la Intendencia con base en Concepción. 

La preocupación apunta a que se trata de propuestas que ingresaron al Gobierno Regional del Bío Bío (GORE) y cumplieron todos sus procesos administrativos, de gestión técnica y financiera, y finalmente obtuvieron el compromiso de recibir los recursos del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), tras la aprobación de consejeros  regionales con la venia del intendente. Pese a ello, muchos municipios siguen esperando las transferencia de los montos. 

Los proyectos que el organismo regional aprobó para financiar son cuantiosos y suman alrededor de 20.000 millones de pesos, explican alcaldes de Ñuble inquietos por el destino de esos proyectos. 

Se supone que a estas alturas el Gobierno Regional ya debería haber sido capaz de transferir los recursos a las comunas, previa firma del intendente Jorge Ulloa, pero hasta ahora ello no ha ocurrido. Y no son pocos los que creen que ello no sucederá antes de que Ñuble se convierta en región, el próximo 6 de septiembre.

Además, se acusa que existe un sesgo en Concepción en contra de todos aquellos proyectos que son de Ñuble, los que estando aprobados, no tienen los recursos que fueron comprometidos.

Montos millonarios

El alcalde de Bulnes, Jorge Hidalgo Oñate, plantea que la comuna está a la espera de al menos $400 millones desde el Gobierno Regional del Bío Bío. 

En el listado comunal, por ejemplo, hay recursos del orden de los $90 millones que tendrían que haber sido transferidos a comienzos de año para comprar dos camiones que debían haber sido usados para arreglo de caminos, pero el retraso impidió su adquisición antes del invierno, momento en que más se necesita maquinaria pesada.

Y al igual que la comuna de Bulnes, futura capital de la Provincia de Diguillín, hay otros municipios que han tenido que postergar proyectos relevantes al no disponer de los dineros para poder licitar. 

Lo que se teme, y que estaría detrás de este congelamiento de transferencias de recursos,  es que el Gobierno Regional del Bío Bío, que comprometió tales fondos, finalmente transferirá la responsabilidad de financiarlos a Ñuble, con lo que técnicamente Concepción se ahorrará $20 mil millones, los que pasarán a Ñuble como proyectos aprobados y no financiados. 

De esta manera las 21 comunas de la nueva región nacería con una importante cartera de proyectos que deberá solventar con recursos propios, posponiendo aportes a otros planes que surgirán en la región una vez instalada. 

Lo que más se cuestiona es que los recursos, ligados a proyectos aprobados hace bastante tiempo, fueron gestionados por el Gobierno Regional del Bío Bío, que ahora parece desentenderse de sus responsabilidades.

No se trata, aclaran alcaldes, de proyectos enviados al GORE y que están en etapa de revisión, los cuales al no estar aprobados necesariamente deberán pasar a la cartera de iniciativas que deberá gestionar la nueva región.  Se trata de proyectos que tienen el visto bueno dado, pese a lo cual no han llegado los recursos.

Lenta tramitación

Además, un tema ya confirmado es que la cartera actual de proyectos que comenzó el análisis técnico en el Gobierno Regional está paralizada y nadie sabe quién se hará cargo de su evolución técnica hasta obtener la recomendación satisfactoria (RS) y los recursos pedidos.

El alcalde de Chillán Viejo, Felipe Aylwin, recalcó que de 350 proyectos ingresados al GORE Bío Bío, 235 jamás han sido analizados, mientras que solo 33 de ese total, un 9,4%, tiene recomendación técnica y 51 (14,6%) tienen convenio.

El alcalde de Coelemu, Alejandro Pedreros, lamentó que “efectivamente la cantidad de iniciativas con recomendación satisfactoria del Valle del Itata es bajísima”.

Gina Hidalgo, secretaria ejecutiva de la Asociación Laja Diguillín, dijo que “efectivamente se ha ido constatando a través de los hechos una cierta inactividad con los proyectos de nuestro territorio por parte del Gobierno Regional del Bío Bío, y ante esta evidente falta de estrategia de desarrollo, como siempre, quienes pierden son las personas más pobres  de nuestras comunas, por lo cual invitamos al resto de las autoridades del territorio, ya sea a nivel gubernamental y parlamentario, a ejercer desde sus distintos espacios un especial esfuerzo para que en conjunto con las comunas logremos revertir la actual inercia”.

Los que piden los alcaldes es que para estos proyectos ya aprobados (31)  o con convenio (51), sean transferidos de una vez los recursos a los municipios desde la Intendencia, y que esos $20 mil millones sean financiados por el GORE que los validó, sin transformarse en una carga inicial para la nueva Región de Ñuble.