“Quiero que mi película pueda reabrir el caso Weisfeiler”

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: Magen Entertainment

La película sería el segundo filme del chillanejo, tras su exitosa opera prima “I Did Her Wrong”.

Antes de radicarse en Estados Unidos, en medio de su etapa de documentalista en la zona, Francisco Campos-López se encandiló con la belleza de San Fabián de Alico. La comuna precordillerana, sin embargo, no solo resultó ser tierra fértil para sus temáticas medioambientales, sino también será la pieza medular de su segundo largometraje. 

Todo, mientras el realizador chillanejo vive un momento estelar de su carrera, con grandes loas a su ópera prima, que se posicionó en importantes festivales independientes de Estados Unidos y Europa. 

En diálogo con LA DISCUSIÓN, el realizador se refirió a sus nuevos proyectos y a los logros obtenidos hasta ahora en su meteórica carrera como director de cine. 

- Francisco, sabemos que entre tus nuevos proyectos se encuentra un largometraje sobre un caso muy ligado a la historia policial y judicial de Ñuble.
- Sería mi segundo largometraje. El primero fue “I Did Her Wrong” y ahora preparando los nuevos pasos. Este potencial nuevo proyecto, que me tiene muy entusiasmado, me encuentra en un momento donde me siento listo y ansioso por un desafio bien grande. Y una película así, seguro lo será.

- ¿Porqué elegiste la desaparición del caso Boris Weisfeiler?, caso entramado vinculado a la ex Colonia Dignidad también.
- Se dio por casualidad. Había sabido del caso y leído de el, sobre todo en mis periplos por San Fabián de Alico. Pero leí de casualidad un articulo sobre Olga Weisfeiler, la hermana de Boris que lo ha buscado sin parar por 34 años, y logró conmoverme mucho. Algo me produjo que me motivo a ir a las redes enseguida, buscarla por cielo y mar y tierra, di con su email y le escribí de inmediato, pero con cautela. Horas después estábamos hablando por teléfono y semanas después la fui a visitar a Newton, los suburbios de Boston. El caso en sí es complejo y no tiene final, es una historia, podríamos decir, cortada. Y la ligazón con Colonia Dignidad aún no está del todo descartada, pero más que eso mi gran motor e inspiración es Olga. Cuando la conocí y vi como vive y su historia de vida, me encontré con el tipo de mujer que me gusta poner en pantalla. Una persona luchadora, con mucha ética, inteligente y con una cuota de determinación que pocos tienen. Olga estos años, a raíz de la desclasificación de miles de documentos entre la CIA y el gobierno chileno de la época, ha logrado una investigación muy precisa y asertiva que da cuenta de muchos errores cometidos en la época. Todas estas razones hacen que mi punto de vista de la historia se base en Olga, el caso de Boris es clave y un detonante de la historia, pero es Olga quien mueve la historia. Y con Olga compartimos algo muy grande, que es la búsqueda de la verdad, la justicia. Desde muy pequeño estuve ligado a injusticias, se la frustración que se siente y con Olga tenemos esa marca, que no paramos hasta saber la verdad.
 

- ¿Qué esperas que produzca la película entre el público?
- Lógicamente espero que sea aceptada y verosímil. Boris y yo compartimos algo muy grande, ambos somos enamorados y apasionados por la cordillera de Ñuble. Coincidentemente, la trayectoria que Boris hizo, es una que yo he hecho varias veces y conozco muy bien. Mi objetivo número uno es que este film ponga el caso en el mapa como debe ser. Las autoridades chilenas, y un sinfín de actores ligados al caso, han actuado con una desidia horrible, se han vulnerado los derechos de la familia, Boris y Olga no ha recibido el respeto que merece. Así que realmente espero este film reabra el caso y podamos saber la verdad. Hay mucha gente que sabe cosas y por temor no habla. A estas alturas no se buscan culpables, solo se busca la verdad.

- ¿Cómo resumirías tu vida después de tu primer paso por Estados Unidos? en Europa has obtenido ya resultados notables en festivales de cines independientes, tanto con tus realizaciones como por actuaciones en tus películas, cuéntanos de este período.
- Yo tenia pocas expectativas con ‘I Did Her Wrong’, era mas que nada mi película fundacional, de una historia muy personal que nació de un momento determinado de mi vida entre medio de viajes, paternidad, etc. Y por eso la grabé a muy bajo perfil, todos juntos en una casa en Virginia rural viviendo y grabando ahí mismo. Pero le pusimos mucho amor, y creo que eso logro plasmarse. Fue muy aclamada en Suecia, en Vasteras Film Festival donde estuvimos nominados en varias categorías y nos quedamos con Mejor Actriz para Catalina Lavalle. En Estocolmo Independent Film Festival estuvimos nominados en la terna de Mejor Película, y yo si que estaba en shock, competía con películas que habían ganado Venecia, películas nuevas de Hollywood y gran cine europeo, me sentía como Ñublense en el cuadrangular final del Mundial de Clubes con Manchester United, el Barcelona y Boca Juniors, o sea... complicado, pero siempre confiando en mi y en mi equipo. Siempre apunté a Europa porque la película calza en la categoría de lo que podemos decir “Cine Arte Europeo”. Yo me crié en una casa muy avanzada culturalmente hablando. Mi madre desde chicos nos hacia ver cine de todo el mundo, en vez de ir a Mundo Mágico íbamos a museos, entonces este film salió muy desde mi y tenia ese look europeo. Luego pasamos por Philadelphia Independent Film Awards que es como los Oscar de Philadelphia y ligado al cine indie de todo el mundo. Y el director Floyd Marshall, que es un personaje muy destacado del cine afro-americano, se dio el tiempo de felicitarme y estábamos nominados en cinco categorías, y nos quedamos de nuevo con Mejor Actriz y gane Mejor Director, lo cual me validó mucho en Estados Unidos y me ha servido tremendamente. 

- ¿En qué etapa de tu vida estás ya con un cine emergente, después de mucho sacrificio y también como padre?
- Estoy en un momento de limpieza profunda. Han sido muchos años de trabajo, viajes y un costo familiar muy alto, quizá irreversible. Pero me he dado cuenta que debo enfocarme solo en el cine y hacer lo que yo quiera. Lo que es un camino arduo y muy dificil. Y mi filosofía es esa, yo abrazo la dureza de la vida y los fracasos como mi mayor tesoro, me enseñan que hacer y como levantarme. Pero mi foco ahora es contar historias, a veces son historias que vienen de guiones donde yo he colaborado, o han llegado a mi, o historias de la vida misma que debo documentar. Pienso dos veces los ofrecimientos que me llegan y mi mayor alegría es que mis hijos estén orgullosos de mi, Clarissa, mi bebé Nitai, mi esposa americana Kyoko, mis hermanos Verena y Caco, mi maestra y madre Marianela y mi padre y amigo Ernesto, son mis pilares y al final del día piensas que las cosas que haces están en una sala de cine solo con ellos. Lo principal es la familia y uno hace las cosas por ellos.