Educación previsional

El debate sobre cómo reformar el sistema de pensiones refleja distintas visiones de país y prioridades. Expertos de reconocida trayectoria han presentado argumentos poderosos en defensa de distintas posturas y como ésta es una discusión que también se está dando en otras democracias, resulta simplista sugerir que alguien tiene toda la verdad sobre cuál es el mejor sistema para conciliar las prioridades de fomentar el empleo, promover la solidaridad y asegurar que nuestros ciudadanos en edad de jubilar puedan vivir dignamente.

Sin embargo, donde no hay dudas, sino absoluta certeza, es en la importancia de la educación en esta materia, toda vez que persiste un profundo y porfiado desconocimiento sobre asuntos previsionales que deben ser de manejo cotidiano.  

La última encuesta del Ministerio del Trabajo y Previsión Social confirma esta enorme necesidad. El estudio mostró que solo un 31% de las personas conoce su monto previsional ahorrado para la vejez, que apenas un tercio de la población sabe cuánto le descuentan mensualmente de su remuneración y que muchos menos están informados del monto que le cobra su AFP por administrar sus fondos. 

Hay un tema muy claro y es que -por distintas razones- no existe una adecuada cultura financiera y previsional. Los jóvenes salen de la educación superior sin saber nada -o muy poco- del sistema de pensiones. Pese a tanta tecnología, no demuestran interés, sin embargo, al acercarse la etapa de la jubilación recién asumirán que tienen escasos recursos para enfrentar la vejez, más aún considerando las mayores expectativas de vida hoy existentes. 

Por lo mismo, que el Fondo para la Educación Previsional 2018 haya priorizado a trabajadores y trabajadoras dependientes de entre 18 y 25 años, es decir, jóvenes que inician su vida laboral y trabajadores pre pensionados, de entre 50 y 65 años, fue una muy acertada decisión.

Además, las modificaciones introducidas este año y que permiten que medios de comunicación con amplio alcance participen en el desarrollo de iniciativas de educación previsional, fue también un positivo avance. Del anterior modelo se mantienen los talleres informativos presenciales -que en el caso de Ñuble alcanzarán a 700 personas de las 21 comunas- pero se incluyó un componente de comunicación pública y masiva que posibilita el uso de soportes tradicionales y nuevas tecnologías para este fin. 

Gracias a esta apertura LA DISCUSIÓN se adjudicó un proyecto para la Región de Ñuble que nos permitirá crear programas radiales en los que habrá interacción con el público, artículos en el diario, materiales impresos y difusión de información útil a través de nuestro sitio web y redes sociales, con un alcance estimado de 100 mil personas. 

Toda esta plataforma y nuestro máximo esfuerzo estará puesto a disposición del proyecto que ayer lanzamos y que busca incentivar a la ciudadanía no solo a educarse para tomar las mejores decisiones sobre su futuro previsional, sino que también a informarse para entender y participar de mejor manera en el debate sobre el sistema de pensiones que Chile necesita.