PDA: en 140% aumentan las emergencias ambientales

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: Víctor Orellana

Hasta la fecha el Ministerio de Medio Ambiente ha decretado 69 episodios críticos para la intercomuna Chillán-Chillán Viejo. 

De los 69 episodios críticos decretados en 2018 (alertas, preemergencias y emergencias), se han constatado efectivamente 44.

Y pese a que este año la entidad  ha decretado 18 emergencias y solo se han constatado 12 episodios reales de contaminación sobre los 170ug/m3 de PM2.5, se ha registrado un alza de un 140% en esos estados, los más críticos de calidad del aire, con siete episodios más que en 2017. 

“El objetivo de la designación de Preemergencia o Emergencia es para evitar que ocurra el episodio y tomar medidas de forma anticipada, para que el fenómeno no ocurra. Por ejemplo, si el modelo pronosticó para mañana Preemergencia y con las medidas que se tomaron no hubo Preemergencia, sino solamente Alerta, el modelo es efectivo”, explicó Luis Díaz Robles, doctor en Ingeniería Ambiental de la Universidad de Santiago. 

Esto frente a la confusión en las estadísticas -medios de comunicación locales incluidos- donde muchos entienden que el decreto de la Seremi de Medio Ambiente es la cifra real del día, cuando es solo un pronóstico, que de hecho la mayoría de las veces no se cumple.

Sin embargo, el sistema predictivo no ha logrado bajar los episodios críticos reales de contaminación.

“Uno de los principales factores es que este año ha sido un poco más seco y frío que el 2017, por lo tanto hay una variable meteorológica que ha sido un poco más desfavorable que el año pasado. Por otro lado no es fácil dentro del punto de vista de la restricción que las personas, cuando hay restricción, no usen la estufa o que generen humo no visible, no es sencillo desde el punto de vista de la fiscalización  porque son miles de viviendas, y no se ha tomado conciencia de que esto genera un daño a la salud de la población”, enfatizó Díaz. 

Díaz aseguró que aún es pronto para visualizar reales efectos de cumplimiento de objetivos en el Plan de Descontaminación Ambiental (PDA), que se encuentra en su tercer año de implementación. 

“Está recién partiendo, no tiene 20 ó 30 años, y sobre todo cuando estamos hablando de combustión residencial, los cambios son más lentos de lo que uno quisiera que ocurra, porque tiene que haber real intercambio de artefactos y aislación térmica. Ese cambio no es tan rápido, es un tema cultural, la población todavía no está bien informada”, precisó. 

“La medida más efectiva es crear un sistema de calefacción distrital, porque se sigue usando la biomasa de la región que da empleabilidad, y que desde el punto de vista del cambio climático es más neutro que los combustibles fósiles y más barato. Si se hace bien, con la calefacción distrital podríamos reducir  las emisiones  hasta en un 98%”, aseguró. 

El delegado de Medio Ambiente, Patricio Caamaño, también insistió en que el aumento de los episodios críticos ha sido causa de “que ha hecho mucho más frío que el año anterior, lo que ha hecho que la gente se tenga que calentar y es más complejo hacerlo solo por 15 minutos”. 

“Ahora se hizo el recambio de calefactores para Ñuble  a cargo de Bío Bío, que son 588 unidades. Eso no significa que eso es todo lo que hay para el 2019, sino que nosotros como Región de Ñuble una de las prioridades que queremos establecer como ministerio es sacar una ‘x’ cantidad por parte de nosotros, para que exista más recambio”, anunció. 

Una ciudad inteligente

El delegado de Energía, Gustavo Pinto, detalló tres iniciativas que implementará la futura subsecretaría de Energía en Ñuble, y que actuarán en paralelo a las medidas estructurales del PDA -recambio de calefactores y aislación térmica de viviendas-. 

“Serán medidas complementarias que ayudarían a cumplir los objetivos del PDA e introducir el concepto de “Smart City” -ciudad inteligente-, que apunta tener mayor eficiencia”, afirmó Pinto. 

La primera medida será precisamente crear un plan piloto de calefacción distrital en 2019, que podría ser implementada en edificios o condominios. 

“Si uno tiene un edificio donde hay 20 departamentos o un condominio donde hay un grupo de viviendas, se podría reemplazar la calefacción individual de cada casa, por una gran caldera que pueda distribuir esta calefacción a cada hogar, sin necesidad de multiplicar los artefactos eléctricos o estufas a leña”, detalló. 

Pinto precisó que el futuro el proyecto puede ser más grande “si hubiese una industria que dentro de su proceso productivo utilice agua y la vuelve a reutilizar a una temperatura mayor, para redistribuirla hacia los hogares y después volver a la industria”. 

El desafío para 2022, cuando termine la administración del actual Gobierno, sería replicar varios modelos. 

La segunda iniciativa consistirá en mejorar la disponibilidad de gas natural. La estrategia será “introducir competencia al mercado actual de las empresas distribuidoras de gas, con tal de bajar los precios de un cilindro de gas, por lo menos de 2 mil a 8 mil pesos, para hacerlo más asequible y dejar la leña atrás”, sostuvo. 

El delegado de Energía precisó que ya hay algunas empresas interesadas en participar del mercado de gas licuado del petróleo (GLP), por una parte, además de un acuerdo en materia de gas con el Gobierno argentino. “Estamos pensando en ver la posibilidad de que el gas natural llegue a Chillán-Chillán Viejo, a través de los ductos que hoy están construidos, o bien por medio de la refinería que tiene Enap en la zona de Linares”. Entre octubre y noviembre visitarán sectores donde se extrae gas en Argentina. 

La electromovilidad será la tercera alternativa que introducirán para disminuir los niveles de contaminación ambiental. La implementación de puntos de carga eléctricos de la que fue pionera la comuna de Las Condes, aterrizará también en la región. 

“La primera acción concreta en la que estamos trabajando es instalar el primer punto de carga eléctrico en Chillán. Este es un compromiso que adquirió la Municipalidad y la empresa Enel, que será la encargada de colocar el primer punto de carga que va a ser cercano a la Plaza de Armas”, anunció. 

“Hoy no hay ningún auto eléctrico en Ñuble, este sería el primer punto de carga de la nueva Región de Ñuble. Pero eso va a permitir que aquellas personas que tienen vehículos eléctricos que van de paso hacia el sur o el norte, se pueda hacer una parada en la ciudad y recargar su batería”, hizo hincapié. 

En cuanto a transporte público, comenzarán por los “recambios de taxis colectivos a vehículos eléctricos, que incluirá de 10 a 20 vehículos que podrán tener un subsidio de parte del Ministerio de Transportes para que adquieran estos vehículos eléctricos”, detalló. El subsidio será de alrededor de seis millones de pesos. El costo de un auto eléctrico es superior a $20 millones. 

El próximo año se traerá un bus eléctrico para que circule por Chillán, “para que los usuarios perciban sus beneficios en cuanto a rendimiento y reducción de la contaminación”.