El gasto en personal detiene la nueva planta municipal

144 personas tendría que contratar la Municipalidad de Chillán al 2020 para cumplir con los requerimientos asociados a la nueva planta que debe implementar el gobierno comunal.

En la actualidad y restando poco más de un año para que se modifique la orgánica interna, existe una propuesta que están analizando la Municipalidad y la Asociación de Funcionarios de Planta.

La iniciativa, que debe ser afinada en el corto plazo, no establece solamente incorporaciones de personal, sino que además modificaciones en la estructura del gobierno comunal e incrementaría sustancialmente el gasto en remuneraciones.

El informe, que cuenta básicamente con la visión de los funcionarios, no sería del gusto del municipio, pues entre otras consideraciones expone un in- cremento de grados y un nivel de contrataciones mayores a lo que se podría financiar con recursos municipales, descui- dando proyectos de desarrollo urbano que tiene en mente la entidad edilicia.

Con recursos limitados y necesidades urbanas urgentes, se discute internamente si es que es procedente que la planta municipal crezca hasta los niveles planteados por los funcionarios.

Además, está por verse si habrá consenso respecto de la reestructuración de los departamentos municipales, donde se propone crear una Dirección de Recursos Humanos y una subunidad de Carrera Fun- cionaria; además de dar forma a las direcciones de Desarrollo Económico Local y Fomento Productivo y la formalización de Cultura y Turismo. Se suma la eventual Corporación de Deportes.

En el documento de análisis interno, una de las unidades que más crecería sería Secpla con unos 17 profesionales, Dideco, 15, Obras Municipales, 8 y Aseo, 7, entre otras.

Zoraya Martínez, presidenta de la Asociación de Funcionarios Municipales (Afumuch), planteó que “como idea general, nuestra propuesta de reestructuración considera la subida de un grado para todos los funcionarios, incluyendo hasta el estamento directivo grado 6, planteamiento básico e irrenunciable”.

Para los funcionarios, tal planteamiento revela “una planta municipal atractiva para el estamento funcionario y permitirá una mejor carrera funcionaria para quienes la integren y para quienes serán integrados”.

Además, se sostiene que la creación de nuevos cargos dependerá de la necesidad del municipio de acuerdo a la reorganización del trabajo y del nuevo organigrama relacionado con el diagnóstico municipal ya realizado y deberá eventualmente considerar la reasignación de tareas, en primer lugar a los funcionarios.

De acuerdo a las experiencias conocidas en otras comunas del país como Chillán Viejo, Los Ángeles, Mulchén, San Pedro de la Paz, Huechuraba, Curicó o Coihueco, por mencionar algunas, el presupuesto estimado para financiar esta nueva propuesta, pudiera ser del orden del 40% de gasto en personal.

Pero se cree que finalmente el porcentaje del presupuesto municipal para financiar la planta municipal llegaría hasta el 42%, según plantea el art. 5 numeral 1l letra b dela Ley 20.922.

En este orden, hay que considerar que en la actualidad con un presupuesto de alrededor de $30.000 millones, el gasto en personal en sus 

diferentes escalafones llega al 30% aproximadamente, lo que corresponde a unos $9.000 millones al año.

Pero, si es que aceptara la propuesta de los funcionarios, la Municipalidad tendría que desembolsar alrededor de $12.600 millones cada año para financiar todos los cargos del municipio.

“Nuestra tesis, como gremio, es que un trabajador que cuen- ta con mejores condiciones laborales, del entorno, clima laboral, de infraestructura, económicas y de liderazgos democráticos, sin duda mejo- ran su productividad, siendo más eficientes y eficaces con- cluyendo en un mejor servicio hacia la comunidad”, sostiene Zoraya Martínez.

En todo caso, tal como lo indica la ley, la posibilidad de crear nuevos cargos deberá responder a las proyecciones comunales de desarrollo y por lo tanto la definición de perfiles, debe hacerse acotada a estos requerimientos.

Para el gremio, “con la llegada del Casino Marina de Sol, pensamos que nos permitirá una mayor disposición de recursos para focalizar parte de ellos, al Recurso Humano Municipal, lineamiento princi- pal a considerar en este proceso de reestructuración”.

Pero, desde el municipio se remarca que los fondos que llegarán desde el Casino tendría que ser ocupados solamente en obras urbanas y no en cancelar remuneraciones.

Sin duda existen diferencias claras entre las posturas del municipio y de los funcionarios respecto del crecimiento de la planta municipal, tema que debe ser solucionado en el corto plazo para que la reestructuración comience a regir desde el 2020.