Carabineros alerta por alza de robo de celulares

Los celulares, de alguna manera también son parte y hasta claves, en innumerables episodios de la historia criminal chillaneja. Se ha resuelto homicidios a través de ellos, se ha absuelto a imputados gracias a lo que ellos conservan en sus memorias, y han sido la prueba madre para llegar a condenas ejemplares. Todo ello, insistimos, aquí, en Chillán.

Hoy, que pareciera más fácil ver en la calle a personas sin zapatos que sin sus dispositivos móviles, éstos se han vuelto, una vez más, en un dolor de cabeza para las policías.

“Lamentablemente ya se ha hecho evidente que hay un alza sostenida de robos de celulares en el centro de la ciudad, y las víctimas suelen ser mujeres y menores de edad”, comentó el mayor José Freire, jefe de la Segunda Comisaría  de Carabineros de Chillán.

El comisario ya planea una pronta campaña mediática para alertar a la comunidad, no solo sobre el alza de estos delitos, sino respecto a la forma de actuar de los delincuentes.

En cuanto a las estadísticas, Carabineros informó que solo en el mes de julio hubo un alza de robos con intimidación respecto al promedio registrado en los meses anteriores del 2018, que ya eran menores a las cifras del 2017.

“En total hubo 31 denuncias de robos con violencia o intimidación en el cuadrante 1 (en el centro de Chillán), y de ellos 25 tuvieron por objeto el robo de celulares”, especificaron.

El modus operandi se repite y el punto de partida es el divisar en la calle a una persona sola que utilice su teléfono en forma distraída y mal tomado. “Los delincuentes, entonces, los empujan, los golpean o los hacen caer al suelo para arrancar con sus dispositivos móviles”, describe el mayor.

Exactamente así fue como la semana pasada, le robaron su teléfono a la periodista chillaneja, Luz Gabriela Vega.

La profesional quien por años se desempeñó en la Municipalidad de Chillán y en la Gobernación, explica que “estaba caminando por avenida Schleyer, eran pasado las seis de la tarde. Estaba con el celular en la mano y de repente sentí que alguien me empujaba, y al desestabilizarme me quitó el celular”.

En su desesperación, ella persiguió al ladrón. “Pero cuando ya podía hasta agarrarlo, preferí no hacerlo, me arrepentí, porque me di cuenta que me podía golpear o algo peor”.

Más allá del shock, la víctima relata que “lo que más siento es rabia, porque él hasta se dio vuelta para mirarme y se fue sonriendo”.

“Lo nuestro es prevenir”

A nivel nacional se ha criticado la manera de evaluar los planes de seguridad comunal que la Subsecretaría de Prevención del Delito ha estado financiando para cada municipio. Y se supone que si se ha invertido, pero los delitos aumentaron, la evaluación no puede ser positiva.

En términos generales, los delitos han bajado en casi un 21% en Chillán desde que se implementó el plan comunal, sin embargo LA DISCUSIÓN, le preguntó por esta alza de robos en el centro al encargado de la Oficina Municipal de Seguridad, Renán Cabezas.

“Sí, estamos al tanto de esa alza, pero se debe entender que la labor municipal en ese aspecto es estrictamente preventiva, la investigación y persecución de los delitos es tarea exclusiva de las policías, no del municipio”, dijo.

De todas maneras, Cabezas adelantó que “en unos 25 días más deberían llegar los cinco nuevos autos que serán utilizados como patrullas, de ellos dos estarán exclusivamente dedicados al centro de la ciudad”.

Además, el encargado de la OMSE confirmó que “el viernes se envió la orden de compra para el dron de vigilancia que también estará en el centro, y este dispositivo debería llegarnos en los próximos 15 días”.

El destino de los celulares

El subprefecto de la PDI, Jorge Aguillón, jefe de la Brigada Investigadora de Robos es claro: “Si el teléfono cuenta con algún dispositivo de rastreo ya sea un chip, como los que traen incorporado los de estas generación, o los que se pueden bajar mediante aplicaciones; entonces es posible dar con el teléfono, de lo contrario es muy, muy difícil”.

De todas maneras, la PDI actúa por orden fiscal y sólo cuando se trata de robos con intimidación o con violencia.

“Muchas veces los encontramos en manos de las personas que los compraron. Nos dicen que los adquirieron por Internet o en el Persa, pero de todas formas se les detiene por el delito de receptación”. aclara.

Lamentablemente, muchos delincuentes saben de estas ventajas y lo que se ha estado viendo es que venden el celular por partes, puesto que el mercado de repuestos es igual de activo que el de la venta de celulares de segunda mano. Una vez más, el autocuidado es la clave.