Idea de legislar sobre la eutanasia divide a diputados locales

Con siete votos a favor, una abstención y cuatro en contra, la comisión de Salud aprobó esta semana la idea de legislar el proyecto de eutanasia impulsado por ocho diputados liderados por el frenteamplista Vlado Mirosevic.

La iniciativa contempla dos causales que permiten acceder a la eutanasia, aquella persona que ha sido diagnosticada en estado de salud terminal o en estado de sufrimiento físico o mental constante e insoportable y que su condición no puede ser apaciguada por el actual estado de las ciencias médicas.

En la Región de Ñuble, las opiniones sobre el tema son diversas. El diputado RN, Frank Sauerbaum, criticó el proyecto y sostiene que la defensa de la vida es un valor intransable en materia de aborto y eutanasia.

“Por lo tanto, he votado en contra de este proyecto, me parece que hay una inconsecuencia respecto de los sectores de izquierda que hablan del aborto libre y también de la eutanasia, aquí se ha querido instaurar una cultura de la muerte”, dijo.

Diferente es la opinión del diputado Carlos Abel Jarpa, quien respalda el proyecto y apela a contar con una muerte digna.

“Estoy totalmente de la idea de legislar a favor de la eutanasia, hoy con el envejecimiento que tenemos de las personas que tienen riesgo de sufrir enfermedades muy prolongadas creo que hay que estudiar este tema y legislar sobre las medidas para tener una muerte digna”, señaló.

“La vida no puede ser quitada por el ser humano”, enfatiza el diputado UDI Gustavo Sanhueza, quien es detractor de la idea de legislar sobre el tema.

“Soy un defensor de la vida, creo que el ser humano no tiene el derecho a quitarla bajo ninguna circunstancia. Están los protocolos cuando existen situaciones límites y el ser humano no puede seguir sobreviviendo sin ayuda artificial, por lo tanto, la vida hay que defenderla siempre”, sostuvo.

“Solo Dios sabe cuánto terminar la vida” manifestó el diputado DC Jorge Sabag.

“Estoy en contra de este proyecto, porque siempre los adultos mayores, aunque sean situaciones difíciles o alguna enfermedad terminal tienen que tener los cuidados paliativos y el acompañamiento de sus familias, pero jamás provocar la muerte”, manifestó.

A juicio de la diputada Loreto Carvajal es una facultad personal y un “derecho que tiene cualquier persona, primero, a negarse que se le otorgue alguna prestación médica cuando haya sido declarado en base a la información médica que está frente a una enfermedad terminal, tiene que ser una voluntad de las personas”.