“Laicos de Chillán deben crear una nueva Iglesia”

El sacerdote jesuita, Jorge Costadoat fue suspendido como profesor de la Facultad de Teología de la Universidad Católica en 2015, por el entonces Gran Canciller de la institución, el cardenal Ricardo Ezzati, quien no le comunicó la razón de su salida de las aulas. Hasta ahora se mantiene como investigador adjunto. 

Luego de reunirse la semana pasada con los laicos de Osorno, la Red laical Chillán realizó un segundo seminario llamado “Desde la apatía al compromiso”, el que contó con la participación de la agrupación Iglesia contra el abuso y del sacerdote jesuita. La Red laical se constituyó para denunciar abusos de poder dentro de la Diócesis y exigir el compromiso de todos los laicos. 

“El padre Costadoat ha sido marginado por este mismo abuso de poder, es un teólogo destacado en Chile que desde un principio ha estado desde la reflexión teológica de los laicos”, afirmó Eduardo Albornoz, vocero de la Red laical. 

“La Iglesia de Chillán está viva, porque reacciona a lo que está pasando. Tiene que haber molestia, no normalidad en este momento. Chillán es la capital de la creatividad, y si hay algo que falta es eso. Los laicos de Chillán deben crear una nueva Iglesia”, aseguró el sacerdote. 

“Estamos en un momento muy positivo, porque cae un modo de ser Iglesia que ya no da para más, donde la jerarquía eclesiástica ha tratado de un modo despótico al resto del pueblo de Dios.”, agregó. 

Con respecto a la declaración laical que no reconoce al obispo Pellegrin como interlocutor válido hasta que el Papa no se pronuncie sobre su renuncia, y quien afirman ha cometido abusos de poder en la Diócesis, Costadoat enfatizó que “hay que creerle a las víctimas, si los laicos en Chillán son las víctimas, en este caso de distintos tipos de abuso, yo estoy de acuerdo con los laicos de Chillán”.