Municipio pedirá a la Subdere fondos para luces LED

La Municipalidad de Chillán decidió iniciar las gestiones para pedir a la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere) recursos especiales reembolsables para ejecutar proyectos urbanos.

Lo que se pretende es que el organismo estatal transfiera al municipio una millonaria suma, que aún no está definida, la que será devuelta posteriormente.

La entidad gubernamental maneja fondos que puede poner a disposición de comunas que tienen buen comportamiento financiero y que están en condiciones de endeudarse. Y justamente el gobierno local pretende que la Subdere le entregue recursos que requiere con urgencia para lograr uno de los proyectos estrella de esta administración edilicia, como es el recambio general de luminarias led.

El plan de mejoramiento de la red lumínica de la ciudad fue planteado el año 2016, pero tuvo que ser abortado, como consecuencia de cuestionamientos, revelados tras una investigación de LA DISCUSIÓN, por la presencia de un asesor municipal que trabajaba además para la empresa que corría con ventaja para ganar la licitación. La modalidad de ese contrato era un endeudamiento municipal a 10 años.

Desde la caída del proyecto hasta ahora la Municipalidad se abocó a analizar diferentes fórmulas para obtener los dineros que requiere para concretar el cambio de luminarias de sodio por las de tecnología led.

Una de las estrategias que ha seguido el municipio es avanzar en el retiro de los antiguos focos a través de recursos propios, lo que se ha focalizado en proyectos puntuales, como mejoramiento de áreas verdes, plazas y del acceso norte.

Otra modalidad fue pedir al Gobierno Regional fondos FNDR para financiar el recambio, pero este mecanismo estaría limitado en la actualidad.

Aquellas maneras de financiamiento tienen la virtud de ir avanzando progresivamente para alcanzar el objetivo final. No obstante es tal la cantidad de focos que componen la red lumínica de la urbe que no sería factible de ejecutar el recambio en el corto plazo.

Si se logra acceder a fondos de la Subdere, la administración edilicia podría concretar en un plazo mucho más breve el proyecto local. Y para lograr el financiamiento de aquella entidad, es clave en el proceso de postulación la entrega de la certificación que acredite el riesgo financiero lo cual está en licitación.

Informe clave

La directora de Administración y Finanzas de la Municipalidad de Chillán, Susana Baeza, explicó que se espera obtener el informe en un plazo de 45 días.

El producto que debe ser emitido por la empresa que gane la licitación tendría una validez de tres años, por lo que el municipio, en teoría, tendría hasta el año 2020 para postular al fondo de la Subdere.

La idea es presentar la solicitud con todos los antecedentes requeridos durante el año 2019. De esta manera la alcaldía se desmarca de un modelo ampliamente cuestionado, como es que privados se hagan cargo del recambio a través de endeudamiento municipal directo.

Más proyectos

La entidad edilicia no descarta que los recursos que pudiera conseguir desde la Subdere sean ocupados además para costear otras propuestas comunales.

La definición respecto de qué proyectos serán ejecutados por esta novedosa vía de financiamiento se tomará una vez que se conozca con certeza cuánto será la cantidad de dinero a la que se podrá acceder.

Al parecer la prioridad la tiene por ahora la instalación de luminarias LED, que para la administración municipal constituye una necesidad urgente.

La capacidad financiera de la Municipalidad si bien se verá mejorada con la llegada de recursos desde el Casino desde el año 2019, tales ingresos no pueden ser usados para pagar deudas.

Los fondos que aporte desde Marina del Sol vía impuestos, que se calculan entre $500 y $1.000 millones al año, deberán ser destinados solamente a obras de desarrollo urbano y no para otras actividades municipales, como por ejemplo pagar sueldos, remuneraciones o costear la nueva Planta Municipal que comenzará a operar desde el año 2020.

Programa Subdere

En ese contexto, y tal como informó LA DISCUSIÓN, la licitación del estudio del Estudio de Evaluación del Riesgo Financiero tiene como finalidad postular al “Programa de Inversión Desarrollo para las Ciudades”, de la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo (Subdere).

El objetivo principal del programa es impulsar, a través de aportes reembolsables, el diseño y aplicación de proyectos municipales de inversión en infraestructura comunal, que contribuyan a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

Para optar a ello, según la Subdere, es necesario pertenecer al 30% de las municipalidades con mayor población, o ser capital regional; estar al día con sus respectivos pagos previsionales municipales y de las corporaciones municipales, y en los aportes al Fondo Común Municipal. Además es preciso contar con una calificación de riesgo financiero, efectuada por alguna entidad competente, realizada dentro de los dos años anteriores a la fecha de postulación.

Además, quienes postulan deben contar con la capacidad de endeudamiento que le permita la devolución de los aportes reembolsables autorizados por el programa.

En este contexto, la Municipalidad de Chillán requiere contratar una empresa externa que efectúe su evaluación financiera en un plazo de 45 días, para lo cual pagará $6.000.000

Según el municipio, lo que se pretende es “evaluar el riesgo financiero de la Municipalidad de Chillán y de los servicios incorporados a la gestión, como los Departamentos de Salud, Educación y Cementerios”.

Asimismo, se pretende identificar todos los factores que afectan la capacidad de pago y la sustentabilidad de las finanzas municipales.

Para ello será necesario obtener toda la información necesaria y suficiente sobre los factores que sustentan la calificación que recibe la Municipalidad; acceder a “los indicadores financieros críticos que permitan conocer el grado de exposición al riesgo de la Municipalidad, identificar, y en lo posible cuantificar, las variables (factores) cualitativas que influyen en el riesgo municipal”.